Miércoles, 22 Mayo 2019

Publicidad Levantina de Seguridad

"Sólo Benedicto XVI es el vicario de Cristo en la tierra". El Director del Archivo Franciscano, Alexis Bugnolo, niega la autoridad del Papa Francisco, mientras la Jerarquía Eclesiástica española calla.

PUBLICADO EL Miércoles, 16 Enero 2019 08:48 Escrito por
El Director del Archivo Franciscano, Alexis Bugnolo, niega la autoridad del Papa Francisco El Director del Archivo Franciscano, Alexis Bugnolo, niega la autoridad del Papa Francisco

 

 

A un medio de comunicación cristiano le resulta imposible contactar con un teólogo autorizado por la Jerarquía Católica española

 

 

El pasado viernes 11 de enero La Tribuna de España publicaba (en rigurosa primicia en nuestra nación) una noticia de extraordinaria relevancia a nivel mundial: la publicación en la revista From Rome de un artículo titulado "Francisco es el antipapa".

Nos limitábamos a traducir del original una publicación -que ningún medio español había reproducido- y que se había convertido en noticia viral en los cinco continentes. Desde La Tribuna de España no hacíamos posicionamiento alguno sobre este artículo y nos limitamos a cumplir con nuestra obligación de reproducir lo que es noticia. Pero pese a ser éste un periódico acofesional, es cierto que nuestro periodismo entronca con el pensamiento humanismo cristiano y que una buena parte de nuestros lectores y de nuestro equipo de redacción (nuestro propio director, sin ir más lejos) se declaran católicos practicantes.

Así las cosas hicimos lo que debe hacer un periódico veraz e independiente: confrontar las fuentes.

Nuestro propio director, Josele Sánchez, contactó con la Conferencia Episcopal -no para que hiciera un pronunciamiento oficial al respecto- sino para que nos derivara a un teólogo de su confianza- con la intención de ofrecer la respuesta teológica a unas gravísimas acusaciones, también de orden teológico. "Doctores tiene la Iglesia" y lo último que podemos hacer es opinar sobre cuestiones de tanta importancia y en una disciplina, la teología, en la que somos absolutamente legos.

Pero como, además, somos conscientes de que una buena parte de nuestros lectores (cuatro millones durante el pasado mes de diciembre según Google Analytics) son católicos, hemos querido ofrecer una respuesta de un teólogo católico (también son católicos quienes defienden que "Francisco es el antipapa") adscrito -por llamarlo de algún modo- al posicionamiento oficial vaticanista.

Pero como decía El Quijote a su escudero en la famosa novela de Cervantes, "con la Iglesia hemos topado, amigo Sancho".

La oficina de prensa de la Conferencia Episcopal nos remitió a la Universidad Eclesiástica San Dámaso. Puestos en contacto con la Universidad, nos pasaron a la secretaría de la Cátedra de Teología que dirige el Decano Gabriel Richi. Cuatro días después, la citada Cátedra de Teología nos responde que "No deseamos hacer ningún tipo de valoración sobre este temay nos sugieren que contactemos con el Arzobispado de Madrid.

¡Han pasado cinco días! desde que publicamos el artículo de Frome Rome y aún no hemos conseguido que ningún teólogo católico, autorizado por la Jerarquía Eclesiástica española, se pronuncie al respecto.

¿No le interesa a la Conferencia Episcopal responder a un agravio de tal magnitud?

Repetimos, somos un Grupo de Comunicación cristiano y -en consecuencia- lo último que pretenderíamos es causar ninguna herida a la Iglesia de Cristo. Pero el problema no es que la Jerarquía Eclesiástica española nos ningunee como medio de comunicación: el problema grave es que no den importancia a esta noticia de impacto mundial y que -acaso por su silencio- cada vez cobra nuevos adeptos. 

Ahora el cuestionamiento del papado de Francisco I viene, nada menos, que del franciscano Alexis Bugnolo, prestigioso teólogo católico, Director del Gran Archivo Franciscano, traductor de la obras de San Buenaventura, y de San Francisco de Asís, y responsable de la extraordinaria y magnífica edición de los cuatro libros con el comentario de San Buenaventura al libro de las sentencias de Pedro Lombardo. Bugnolo es también, quizá, el más grande medievalista católico experto en las cruzadas en el mundo hoy.

 

 

El prestigioso teólogo Alexis Bugnolo, Director del Gran Archivo Franciscano, niega también la autoridad de Jorge Mario Bergolio

 

 

 

En las controversias, a menudo olvidamos los principios superiores y terminamos disputando solo con respecto a las minucias. Esto es peligroso, porque los motivos principales, especialmente en las controversias en la Iglesia, deben depender de los principios Eternos y Divinos.

 

Alexis Bugnolo Teólogo franciscano

 

 

Por esta razón, es importante que recordemos que Cristo Jesús fundó la Iglesia Católica y es el Autor y Concedente de todos los oficios eclesiásticos: oficios, que son de origen sobrenatural y a los que Él ha colocado un don de gracia (munus) que NO puede ser alienado excepto por renuncia explícita.

Sabemos esto por la Revelación Divina. Porque cuando le preguntó a Simón qué pensaban los hombres de sí mismo, Pedro respondió: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios vivo.

A lo que Nuestro Señor, Mesías y Redentor respondieron: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás: porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en el cielo. Y yo te digo, que tú eres Pedro; y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Y te daré las llaves del reino de los cielos. Y todo lo que ates en la tierra, será atado también en el cielo; y todo lo que desates en la tierra, será desatado también en el cielo. (Evangelio de San Mateo, Capítulo 16)

A menudo no reconocemos que, mediante una Promesa Divina, Dios, que no puede ser atado y obligado al hombre, sin embargo se ha atado y obligado al hombre en lo que Él ha prometido. En lo que respecta a la Oficina Petrina (munus petrinum), Cristo realmente se ha vinculado a los actos oficiales del Romano Pontífice y sus palabras. Por lo tanto, ha querido, como DIOS, no actuar, si el Romano Pontífice no le permite actuar, y actuar cuando el Romano Pontífice le permite actuar.

Si bien este vínculo de Dios con Pedro no es universal, sí se refiere a los Hechos Papales, donde el hombre que es Papa actúa como papa. También se refiere al hombre que es papa, en la medida en que es un hombre, en el asunto de aceptar y renunciar a la Oficina Papal (munus petrinum). Porque cuando un hombre acepta su elección o aclamación como Papa, Cristo otorga al hombre el cargo y el don de la gracia (munus) que le dio a San Pedro para que se transmita a los Obispos de Roma hasta el fin de los tiempos.

La Iglesia en Su sabiduría ha significado este oficio y don de gracia con la única palabra latina que significa oficio y don, "munus".

Ninguna otra palabra latina que tenga tal significado, el Papa Juan Pablo II, como legislador del Nuevo Código de Derecho Canónico, promulgada en 1983, agregó esa palabra al Canon 322 §2, como condición fundamental para provocar, por así decirlo, el reconocimiento. De una renuncia papal.

Mientras que los hombres pueden ignorar esa palabra en el canon 332 §2, Cristo no puede.

Esto no es exageración, no es mera opinión humana. Porque ya que es de fe divina que Cristo prometió atar y desatar de acuerdo con la palabra de su vicario. Su vicario, al agregar esa palabra al canon con respecto a la resignación papal, obligó a Cristo mismo a no retirar el cargo y el don de la gracia (munus), si los munus NO fueron renunciados.

La Jerarquía Sagrada, y especialmente el Colegio de Cardenales, necesita reconocer esta verdad teológica fundamental de la cristología y la eclesiología, y volver a un reconocimiento correcto de los hechos del caso.

Deben ignorar lo que los hombres dicen sobre lo que sucedió el 11 de febrero de 2013 sobre la base de lo que un reportero del grupo, con poco conocimiento del pensamiento latino que Benedicto significó. Deben ignorar lo que todos los que piensan lo que significaba ese acto. Deben asistir únicamente al Canon 332 §2 de acuerdo con lo que dice el canon en su texto oficial en latín. Deben leerlo de acuerdo con el canon 17 y el texto Non solum propter.

Deben reconocer que cuando el Vicario de Cristo no renuncia al oficio y al don de gracia que Cristo le dio solo a él, Cristo no puede transferirlo a otra persona, incluso si toda la Iglesia quiere que lo transfiera. Él no puede actuar, hasta que actúe Su Vicario. E incluso si su vicario está confundido debido a la vejez, Él no puede actuar.

Por lo tanto, es indudablemente cierto que el Papa Benedicto XVI sigue siendo el Papa y que Cristo mismo considera a Benedicto solo como su Vicario en la Tierra. Dios mismo no puede hacer otra cosa. Él no puede romper su promesa a Pedro.

 

 

 

 

La Tribuna de España

Equipo de redacción.

Redes Sociales

Comenta esta noticia