Domingo, 21 Julio 2019

Publicidad Levantina de Seguridad

OTAN, 70 años de criminal impunidad y falsas banderas

PUBLICADO EL Viernes, 14 Junio 2019 19:35 Escrito por Luys Coleto
OTAN OTAN

 

 

La Misión de la OTAN en Kosovo y Metohija, dos decenios. Nada que encomiar, loar o aplaudir. Al contrario de lo que nos han contado, el aspaviento bélico en Kosovo jamás se libró en nombre de la libertad. La puta heroína sin más. Las finanzas globales, vinculadas a las drogas, farlopa y maría principalmente, forja cada año, en cash bruto, aproximadamente, 700.000 millones de dólares. ¿Quiénes salen favorecidos con este sórdido negociete?  Es el eterno goce, deleitosa licuefacción, del blanqueo de dinero procedente del narco del que tanto saben ciertos bancos. Y del que tantas élites se lucran a manos llenas. Lo tienen fácil con una sociedad de yonquirulos irredentos. Tal vez Slobodan Milosevic no fuera el líder más aseado y circunspecto al occidental modo. Era un líder harto discutible, sin duda, pero se le retiró abruptamente manu militari y, al final, fue asesinado porque el Imperio siempre ansía beneficios, económicos y de poder, desmedidos. La chusma del ELK (Ejército de Liberación de Kosovo), basura etnicida, ejerciendo de brazo ejecutor. Como la mayor parte del caballo que entra en Europa lo hace a través de Kosovo, la Yugoslavia que legó Tito estaba condenada a evaporarse definitivamente de la historia. Impunidad total.

Ahora, la OTAN, megabestia que explica tantas cosas, desea más parné para sus putrefacciones criminales. El brazo armado de USA y las provincias del Imperio. Siempre buscando enemigos, reales o ficticios. Comunismo o terrorismo musulmán. Meros pretextos. Jaco, petróleo, gas. Indistinguibles los intereses comerciales y sus aplastantes afanes de poder. La depredación y mando sobre los pueblos como principales fundamentos de su existir. En 2019 se han cumplido setenta de la creación de una organización criminal que ha perfeccionado guerras imperialistas en casi todo el mundo.70 años de horror. Lo reciente, morrocotudo oprobio bajo ridículas coartadas liberales, exportar la democracia, lo bautizaron: Iraq, Libia, Siria. El 4 de abril de 2019, efeméride. 70 años de barbarie que no cesan. Un dato reciente que se agrega al peligro de la OTAN fue el acuerdo tomado en su cumbre de 2016. Se reconocía el ciberespacio como "un dominio operativo, junto con el de tierra, mar y aire", dejando expedita la opción de que cualquier denuncia de ciberataque de una nación de la OTAN pueda desatar una guerra. Ten cuidadín, Putin. Por lo legal todo ello. Los legales. Impunidad total.

 

OTAN, Bilderberg, Gladio

 

Piensen en la postrera cuchipanda Bilderberg. El Grupo de Bilderberg no es básicamente un “gobierno ‎mundial en la sombra” sino esencialmente una madeja de nigérrimas influencias creada por la CIA y el MI6 para respaldar las acciones criminales de ‎la OTAN. ‎Pero su historia ilegal, también muy criminal, deviene espeluznante. Memento Gladio. El nombre Gladio proviene originalmente de gladius, un tipo de espada corta muy popular entre la soldadesca del Imperio Romano. Gladiadores. La banal coartada, vil alibi, para la creación de la Red Gladio, terrorismo en estado puro, era soslayar una invasión soviética con una retaguardia patriótica. Un ejército secreto paramilitar de extrema derecha como vivaracha carne de cañón. Más tarde, grosso modo, labores de infiltración y asesinatos. Meollo crucial. Un cambio en el concepto de Guerra Fría. La OTAN, en colaboración con la CIA, el MI6 británico y otros servicios secretos locales en los países donde operaba, cometió numerosos actos terroristas de falsa bandera. Ejecuto la masacre y se lo atribuyo al enemigo. Italia, el germen, ya en el 48. El magistrado ‎Ferdinando Imposimato, el presidente honorario de la Corte Suprema de Casación sintetizaba de la siguiente forma la conclusión a la que había llegado durante sus arduas investigaciones: ”El Grupo Bilderberg es uno de los responsables de la estrategia de la tensión y ‎por consiguiente de las masacres”. Ese preciosísimo contubernio con la CIA y los servicios secretos italianos, con Gladio y los grupos neofascistas, con la Logia masónica P2 y las logias estadounidenses ‎que operaban desde las bases de la OTAN. La conjura de los malvados, tan eficaz siempre. También nuestro 11M en Atocha y estaciones aledañas, demasiado similar a la salvajada de Bolonia, la cumbre de la falsa bandera, un 2 de agosto de 1980, 85 asesinados, más de 200 heridos. Las pistas del 11M también apuntan, como en los atentados de Bolonia, del 11S y del 7J, a los servicios secretos nacionales y supranacionales. Nada nuevo bajo el sol. Impunidad total.

 

Gladio y nuestra patria

 

El único objetivo de Gladio no era tan solo desnucar el comunismo. Un caso de obligada e inexorable reseña es el asesinato de Carrero Blanco en 1973, perpetrado por la banda asesina ETA mediante una bomba adosada a su coche, golpe mortal a la dictadura franquista. Carrero Blanco se oponía al ingreso de España en la OTAN, negándose a obedecer mandatos yanquis. He ahí la clave. La excelente película Muertos comunes ilumina, sobre todo en su derrape final, las cosas. El propósito de Carrero era extremadamente sencillo de comprender: impedir que nuestra patria fuera lo que hoy es, a saber, una vulgar y gigantesca base militar yanqui. Apreciaba la soberanía militar. Es más, la agencia soviética TASS declaró que la CIA ordenó asesinarlo, ya que durante la guerra de Yom Kippur, en 1973, Carrero impidió que EEUU utilizara sus bases en territorio español. No se niega la autoría de ETA en ningún instante, pero se sospecha que el atentado contra Luis Carrero Blanco contó con la venia useña y otros países. Demasiado semejante a la prototípica operación Gladio. Dudas razonables. Años después, los mendas lerendas amenazando con apuntalar el separatismo canario si no nos integrábamos en su covachuela belicista. Perderéis Canarias, qué majos. Poco después, el intento de asesinato de Cubillo, líder de la enajenación política canaria. Las piezas encajan a la perfección. Al final, con Calvo Sotelo, España dentro de ese macabro conciliábulo militar. Con la farsa añadida del referéndum sociata propiciado por FG, probable líder de la banda terrorista GAL, 27 asesinatos. Diez no eran etarras. Más tarde, las payasadas militaristas de Ansar. Hasta hoy. Impunidad total.

Gladio actuó tanto en favor de la España Franquista, como más adelante contra ella. Dependiendo de los intereses y conveniencias del momento. Los intereses cruzados. La matanza cometida contra los abogados laboralistas de Atocha, 1977. Según el servicio de inteligencia italiano CESIS, Carlo Cicuttini participó en el atentado. Era miembro de Gladio. Se buscaba forzar la legalización del partido comunista y desmoronar nuestro país. La celebérrima estrategia de la tensión. Montejurra, otro ejemplo, el caos carlista. Esos crímenes contaron con el auxilio de miembros de la Operación Cóndor de Sudamérica. Stefano Delle Chiaie, miembro de la Triple A, Alianza Apostólica Anticomunista. Siempre las curiosidades de la internacional terrorista. El terrorismo de Estado. O contra el Estado. Legal, alegal, ilegal. Tanto da. Ciertos grupos terroristas como ETA, Terra Lliure, GRAPO aparecieron en escena, en muchos casos, con la irrupción de Gladio, aunque siempre faltará una confirmación irrefutable que explique ciertas equívocas coincidencias. Otra vez, impunidad total.

 

Ni perdón ni olvido

Concluyo citando a Brecht. Contra la injusticia y la impunidad, ni perdón ni olvido. Puro efecto distanciamiento. En fin.

 

Sólo tienes que darte de alta en este enlace

https://www.teaming.net/porlalibertaddeprensa-mujeresdelatribunadeespana-

 
También puedes colaborar con este periodismo disidente en nuestra cuenta PayPal
 
Luys Coleto -en exclusiva- para La Tribuna de España

 

 

 

 

Comenta esta noticia