Domingo, 21 Julio 2019

Publicidad Levantina de Seguridad

Magnate amigo de Donald Trump y Hillary Clinton, denunciado por pederastia

PUBLICADO EL Domingo, 07 Julio 2019 23:36 Escrito por

El magnate neoyorquino fue señalado por la justicia durante dos años consecutivos (2007 y 2008) pero consiguió evitar que se presentasen cargos en su contra tras declararse culpable de un delito de explotación de menores, aunque también ayudó especialmente el que llegase un acuerdo con la fiscalía.

 

Por 1 euro al mes (menos de lo que cuesta un café) puedes ayudarnos a seguir haciendo este periodismo que quieren callar.

Sólo tienes que darte de alta en este enlace

https://www.teaming.net/porlalibertaddeprensa-mujeresdelatribunadeespana-

También puedes colaborar con este periodismo disidente en nuestra cuenta PayPal

https://www.paypal.me/Latribunadeespana

 

Orgías en mansiones e islas privadas

Epstein ha sido también acusado durante mucho tiempo de abusar sexualmente de decenas de niñas, lo que le ha llevado a ser detenido este sábado. Los hechos se produjeron en el aeropuerto de Nueva Jersey, cuando el multimillonario fue arrestado, para, posteriormente, ser informado de que el lunes deberá comparecer ante el juez. Su casa de Manhattan ha sido también registrada concienzudamente por varios agentes del FBI.

Hace poco más de una década, entre 2002 y 2005, Epstein fue acusado de haber llevado hasta una treintena de menores a su mansión en Florida (Palm Beach) con el objetivo de mantener relaciones sexuales. A dichas jóvenes las llevó, también, a las demás residencias que posee en Nuevo México y en Nueva York, además de, presuntamente, haber abusado de ellas en su isla privada en el Caribe. Debido a que transportar a una persona entre dos estados con fines sexuales se considera una ofensa federal en Estados Unidos, el magnate ha sido detenido este fin de semana.

 

Siempre rodeado de amistades influyentes

Epstein dio sus primeros pasos como banquero, lo que le ha llevado a conseguir estrechar lazos con amistades más que poderosas. Entre sus allegados están el expresidente demócrata Bill Clinton (al que en múltiples ocasiones puso a su disposición su avión privado, el Lolita express… Un detalle curioso teniendo en cuenta que comparte nombre con la novela de Vladimir Nabokov), el actual presidente de EEUU Donald Trump (quien, teniendo en cuenta las actuales acusaciones, flaco favor le hizo cuando afirmó de Epstein que le gustaban las mujeres muy jóvenes, igual que a él), varios premios Nobel y algunas estrellas de Hollywood.

Esto, sumado a su larga carrera desde su propia firma de administración financiera, el J. Epstein & Co., ha provocado que Epstein pueda evitar ciertos malos tragos durante un tiempo, gracias a colegas y a contactos influyentes.

Alex Acosta, con quien también comparte una estrecha amistad, ejercía en 2008 como fiscal federal en el sur de Florida pudiendo así supervisar la negociación del pacto de Epstein en nombre del Departamento de Justicia.

El empresario admitió entonces su culpabilidad ante el delito de explotación de menores, aceptando ser inscrito en el registro de delincuente sexual. A cambio, fue condenado a 13 meses de prisión. Este proceso judicial le evitó el ser imputado con cargos federales gracias a un polémico acuerdo calificado de extrajudicial (en el cual afirmó haber solicitado servicios de prostitución).

De acuerdo al diario The Miami Herald, el magnate atrajo a decenas de adolescentes, algunas de 13 años de edad y en su mayoría de entornos problemáticos, para abusar sexualmente de ellas ofreciéndoles dinero a cambio de darle masajes, y prometiéndoles que financiaría sus carreras universitarias.

 

El pasado resucita: engaños a menores, dinero sucio e ilegalidades jurídicas

El encubrimiento de este delito de tráfico humano dio un giro después de que el pasado mes de febrero un juez de Florida estimara que la Fiscalía violó la ley al ocultar el acuerdo, el cual afectaba a más de 30 mujeres que lo denunciaron por haber sufrido abusos sexuales cuando eran menores. A esto hay que sumarle que las víctimas del caso desconocían que Epstein debía de compensarlas económicamente, además que Acosta tampoco fue sincero con ellas, ya que falsamente les garantizó que estaba negociando en su beneficio.

El caso resucita ahora en el Distrito Sur de Nueva York. Llama la atención que la unidad que lo dirige es la misma que procesó a Michael Cohen, el antiguo abogado de Donald Trump, quien por cierto, está en prisión por fraude.

El representante legal de tres de las víctimas considera que el arresto de empresario “es un paso importante para que se haga finalmente justicia”. Pero espera que los fiscales “no se queden solo en Jeffrey Epstein” y se procese a otras personas que habrían participado en la trama.

 

Casi 80 víctimas: miedo a denunciar, presiones y altos cargos cómplices

El miércoles, un tribunal federal de apelaciones de Nueva York ordenó que se inspeccionaran hasta 2000 páginas de documentos, los cuales mostrarían evidencia sobre si Epstein y su compañera, Ghislaine Maxwell  (quien nunca ha sido acusada), estaban reclutando a niñas y mujeres menores de edad como parte de un acto sexual internacional.

Según explica The Miami Herald el fallo se produjo después de que dicho diario digital, junto con un consorcio de compañías de medios de comunicación (incluido el New York Times), pidiera que se abrieran los registros. Por otro lado, el blogger de medios sociales Michael Cernovich y el abogado Alan Dershowitz, también han trabajado para que algunos de los documentos se hicieran públicos.

Dershowitz, quien representó a Epstein durante la investigación criminal federal de 2006-2007, también ha sido acusado de tener relaciones sexuales con una de las niñas víctimas de Epstein. Dershowitz ha negado la acusación, acogiéndose a que esos registros van a demostrar que jamás se ha visto envuelto en ningún delito.

Como parte de su investigación, The Miami Herald pudo identificar a casi 80 víctimas acosadas por Epstein. Cuatro de las niñas hablaron en vídeo sobre cómo fueron presionadas primero por Epstein, luego por sus abogados e investigadores privados, y finalmente por los propios fiscales, quienes se encargaron del caso sin notificarles ningún detalle ni movimiento.

 

Una de las víctimas, Virginia Roberts Giuffre, explicó que Epstein y Maxwell la obligaron a tener relaciones sexuales con varios políticos, académicos y líderes del gobierno, entre ellos el anteriormente citado Dershowitz y el Príncipe Andrew. También se vio obligada a tener relaciones con otro confidente de Epstein, Jean Luc Brunel, quien dirige actualmente la agencia de modelos MC2. Finalmente, y según  las últimas declaraciones, Giuffre consiguió escapar después de que Epstein la enviara a Tailandia para aprender masajes tailandeses y, de paso, “reclutar a otra joven” para presuntamente ampliar más aún esa red de tráfico humano.

Debido al miedo inculcado, y según afirman sus abogados, Giuffre no ha querido mencionar los nombres del resto de hombres que habrían abusado de ella.

En los 10 años transcurridos desde que el FBI cerró el caso de Epstein, se presentaron alrededor de dos docenas de causas judiciales civiles, argumentando constantemente que los delitos sexuales de Epstein con víctimas menores de edad eran mucho más graves de lo que los fiscales hacían creer al público.

 

Sin respuesta para las denunciantes: el acusado estaría resguardado por sus amistades

Cuando en 2011 dos agentes del FBI visitaron a Giuffre para trabajar en el caso de Epstein, la víctima afirmó que "parecían estar bloqueados para hacer lo que querían hacer”. Ella creía firmemente que tanto Epstein como sus amistades cómplices serían arrestados.

Más adelante, en 2014, Giuffre intentó ponerse en contacto con el FBI nuevamente para obtener información actualizada sobre la investigación de Epstein. "Nunca he podido averiguar quién estaba (y aún está) deteniendo un proceso", añadió Giuffre. "Porque no se está haciendo nada, me hace pensar que Epstein tenía razón cuando me dijo que tenía a tanta gente en el bolsillo. Tal vez todos ellos todavía lo están ayudando que no lo procesen por todo lo que me hizo

Teniendo en cuenta las últimas informaciones y la evolución del caso, en La Tribuna de España sólo nos resta afirmar que coincidimos con las palabras que dejó Giuffre a prensa hace unas horas:

"El sistema de justicia no parece responder a las víctimas en este caso. Parece favorecer a aquellos que tienen más dinero, poder e influencia”.

 

 

Alba Lobera -en exclusiva- para La Tribuna de España

Director de La Tribuna Radio

Comenta esta noticia