Lunes, 17 Diciembre 2018

Jueza acusada de corrupción podría liberar a pederasta

PUBLICADO EL Lunes, 08 Octubre 2018 06:19 Escrito por Sanjuana Martínez
▲ El empresario lagunero Carlos Muñoz Franco, padre del menor asesinado por Enrique Busquets, distribuidor de pornografía infantil.Foto Sanjuana Martínez ▲ El empresario lagunero Carlos Muñoz Franco, padre del menor asesinado por Enrique Busquets, distribuidor de pornografía infantil.Foto Sanjuana Martínez

Según informa el periódico La Jornada, Monterrey, NL., En los pasados 20 años, una ilusión ha guiado la vida del empresario lagunero Carlos Muñoz Franco: rencontrarse con su hijo Carlitos. Soy consciente de que debo tener buen comportamiento porque tarde o temprano lo voy a volver a ver. Soy un hombre de fe y no quiero que mi hijo se sienta avergonzado de mí.

Y como firme defensor de la cultura de la legalidad, se ha dedicado esas dos décadas a luchar en favor de la justicia para que el asesino de Carlitos, el pederasta y distribuidor de pornografía infantil Enrique Busquets Casanova, cumpla íntegramente su condena de 20 años.

Hace unas semanas, por casualidad, se enteró de que Carlota Yadira Velázquez de Luna, jueza de primera instancia en materia de ejecución, estaba a punto de liberar a Busquets Casanova, a pesar de que le faltan siete años para completar su condena. Afortunadamente, Alejandro López Hernández, su abogado, logró diferir la audiencia para hoy.

La jueza –quien tiene cinco carpetas de investigación por presunta corrupción– argumenta que el pederasta tiene derecho a la libertad por buena conducta y con base en informes sicológicos que antes le eran adversos y ahora sorpresivamente resultaron en su favor.

Un buen siquiatra o sicólogo claramente dice que es muy difícil que la actividad delictiva de este tipo de personas se revierta. Es casi imposible. Este señor no debe salir. Si sale, va a ser un peligro para su ex esposa, mi familia y la comunidad en general, sentencia Muñoz Franco en entrevista con La Jornada.

Un pervertido

El empresario Carlos Muñoz Franco, de 69 años, es un hombre apreciado por su trabajo en La Laguna, y en desplegados publicados ha recibido el apoyo de decenas de vecinos.

Su historia se remonta a la trágica fecha del 2 de enero de 1999. Su hijo Carlitos, de 12 años, salió a mediodía a comprar un videojuego y ya no regresó. La tienda Centro de Inteligencia Artificial, propiedad de Busquets Casanova, era una fachada para la producción y distribución de pornografía infantil.

Carlitos fue encontrado sin vida a las 11 de la noche. Según los investigadores, todas las pistas y testimonios recabados se dirigieron a Busquets Casanova, quien fue respaldado por las autoridades judiciales de los gobiernos de los entonces gobernadores priístas Rogelio Montemayor y Enrique Martínez, y huyó a España.

En ese entonces lo apoyaron el obispo de El Salto, Durango, y las autoridades de Coahuila. Nunca hicieron bien su trabajo, perdieron muchas pruebas. Retomamos el caso luego de que salió Montemayor y entró Enrique Martínez, hasta que después de cinco años lo ubicamos en Cataluña y se hizo un juicio de extradición. Batallamos para traerlo porque las autoridades españolas no querían enviarlo, estaban de su lado. Pero por fin el juicio fue favorable y después de seis años ingresó a la prisión en Torreón, relata Muñoz Franco.

Añade: Si lo liberan, sería totalmente injusto, sería trágico para la sociedad. Es un riesgo muy grande. Él es un hombre inteligente, educado; tuvo buena formación, tiene dinero y relaciones. Definitivamente es un pervertido, es agresivo y despiadado y no respeta la vida humana.

El pasado agosto, la jueza Velázquez de Luna fue denunciada de presunta corrupción por la abogada Érika Gabriela Castillo ante la fiscalía anticorrupción, por el delito de litigación prohibida y aportó un video en el que la juzgadora alecciona al agente del Ministerio Público. Esta denuncia se une a otras cuatro carpetas de investigación contra ella.

Sigue operando

A Muñoz Franco le resulta sumamente sospechoso que un hombre de la peligrosidad y los antecedentes de Busquets Casanova esté a punto de salir. Por eso considera posible que siga operando la red de pornografía infantil desde la cárcel.

El sistema de justicia en México está totalmente viciado. Aquí se mezclan varias autoridades. Debería haber una pena máxima. No comulgo con la pena de muerte, pero estos casos hay que enfrentarlos con la mayor severidad posible, como el feminicidio y el asesinato a niños, con cadena perpetua. Y si a los pederastas o distribuidores de pornografía infantil se les libera antes de tiempo por alguna razón, que salgan sin libido, como hacen en otros países.

Uno de los principales testimonios contra Busquets Casanova fue el de su entonces esposa, Angélica María González Ríos: Mientras él siga en prisión estaré tranquilo. No le deseo más que cumpla su sentencia. Fueron seis años de lucha por la justicia. A la juez María Luisa Valencia, que lo sentenció a 20 años (de prisión) le faltó carácter. Debió haber sido sentenciado a 40 años y ahorita no tendríamos este problema.

Asegura: Hago esta lucha por la memoria de mi hijo. Después de este golpe no me he caído, he seguido adelante. Mi lucha es por los niños actuales y futuros, por mis nietos. Ellos sabrán lo que pasó y en ese momento seguramente yo ya no estaré aquí. Estaré con Carlitos, mi hijo, pero que tengan una imagen positiva de su abuelo. Yo no quiero venganza, lo único que quiero es justicia. Este hombre no debe salir. ¿Cómo va a salir? Y a mi hijo, ¿me lo van a regresar?

El empresario lagunero critica los amparos federales otorgados a Busquets Casanova: Voy a cumplir 20 años con este asunto. Y ni un día se me olvida mi hijo. Es muy difícil tumbar ese amparo, pero mientras viva voy a estar al pie del cañón. Para mí no hay imposibles. Esos jueces que tengan la seguridad de que van a ser investigados: locales o federales, no importa. Se les va a llamar a cuentas.

Comenta esta noticia





Apoya a

Tu donativo nos ayuda a seguir contándonte lo que otros callan.