Sábado, 24 Agosto 2019

Publicidad Levantina de Seguridad

La Tribuna de España abandona todas las plataformas sionistas. Adiós a Youtube, Facebook y WhatsApp

PUBLICADO EL Martes, 30 Julio 2019 12:37 Escrito por
Adiós a Youtube, Facebook y WhatsApp Adiós a Youtube, Facebook y WhatsApp

Les aseguro que me ha costado mucho tomar la decisión de abandonar las redes sionistas pero, también les aseguro que me siento muy orgulloso, acaso, de ser el primer medio de comunicación -a nivel mundial- que rompe absolutamente con la estrella de David, con el nexo que le une a la misma soga con la que somos estrangulados.

 

Por 1 euro al mes (menos de lo que cuesta un café) puedes ayudarnos a seguir haciendo este periodismo que quieren callar.

Sólo tienes que darte de alta en este enlace

https://www.teaming.net/porlalibertaddeprensa-mujeresdelatribunadeespana-

 

Se trata de una decisión muy difícil (últimamente, casi a diario tengo que tomar decisiones complicadas), una decisión que pueda catapultar al GRUPO Tribuna de España hacia un prominente lugar en el ámbito de la información disidente, o que puede hundir para siempre este proyecto de periodismo independiente y terceraposicionista.

Pero en el cargo va tomar este tipo de decisiones, evaluar los riesgos, sopesar las consecuencias y optar por lo que uno considera más conveniente.

Abandonar todas las plataformas sionistas (Facebook, YouTube y WhatsApp) no puede ni debe ser fruto del "encabronamiento" puntual por sus injustas condiciones; por el contrario, la repercusión cuantitativa que va a suponer en la pérdida de audiencia del Grupo (La Tribuna de España, La Tribuna Radio y La Tribuna TV) hace que la decisión deba ser muy ponderada.

Por eso esta decisión tan arriesgada (sabia o errónea, sólo el tiempo lo dirá) no la he tomado a la ligera.

Sé muy bien lo que representa enfrentarte a la mafia de las redes sociales controladas por rabiosos perros sionistas que imponen su ley única y su pensamiento único; pero, por otra parte, uno ya está hasta los mismísimos cojones de medir cada palabra que publicamos, de intentar sortear la censura que estos criminales imponen autocensurándonos también nosotros.

Y al final me pregunto, ¿para eso lanzamos este proyecto?

¿Tiene sentido intentar diferenciarnos de "la prensa del sistema" jugando en su misma liga, con árbitros comprados y con reglas de juego hechas sólo para que triunfe el adoctrinamiento y la mentira?

Cuando nos fuimos de Facebook (después de que Facebook ya nos hubiera censurado con su "Maldito Bulo" y su Torquemada Ana Pastor, versión española y periodística de Mónica Lewinsky, pero con George Soros) perdimos tres cuartas partes de la audiencia que teníamos. Pero no se trató de un hecho casual. El sistema no podía permitir que un periodismo como el nuestro llegara todos los meses a seis millones de españoles y sabía perfectamente cómo dañar de manera irreparable nuestra línea de flotación.

Fíjense que hasta que no se produjo éste hecho, hasta que no perdimos el 75% de nuestra audiencia, "la mafia judicial" española siquiera nos había presentado una querella: no se atrevían. Pero Facebook y Ana Pastor le hicieron el trabajo sucio, le despejaron el camino para atacar a un enemigo en franca desigualdad numérica, con sus baterías antiaéreas destruidas, con su arsenal bajo mínimos y con la moral muy tocada por los daños sufridos tras el ataque demoledor del judío "cara de libro".

No fueron pocas, también, las deserciones de colaboradores que se mostraban como los más disidentes y los más entusiastas mientras todo eran éxitos y parabienes para el periodismo de La Tribuna de España (aumento de casi un millón de lectores cada mes, aperturas de nuevos periódicos digitales...); pero que cuando vieron que ésto iba en serio, que el enemigo era el propio sistema y que no disparaban con munición de fogueo, sacaron el miserable cobarde que llevaban dentro (como ocurre en toda guerra y en el bando más débil) y salieron "cagando leches" a ponerse a cubierto de "la disidencia controlada", amariconaron sus discursos y encontraron cobijo en las filas de periódicos, que van de patriotas y de independientes, pero que no son más que esa prensa discrepante del poder pero sometida al mismo, prolongación y voceros de "la derechita valiente" que hace mucho ruido, pero que vive de las subvenciones y de los escaños, que aplaude a la constitución y que forma parte asquerosa del putrefacto Régimen del 78.

Entonces dejamos Facebook y nos mudamos a la rusa VK donde permanecemos, al menos, felices de no ser censurados -hasta día de hoy- en ninguna de nuestras  publicaciones.

9 querellas criminales y cuatro millones de lectores menos, después, puedo asegurar que hay vida más allá de Facebook.

Ahora ha sido YouTube la que nos ha sancionado hasta el próximo mes de octubre sin poder publicar nuevos vídeos por supuesto "discurso de incitación al odio", por un vídeo viejo que, además, no era nuestro sino de "Aquí La Voz de Europa" a quien les ofrecimos nuestro canal cuando fueron censurados por YouTube.

Ya ven (yo jamás me corto a la hora de contar la verdad) no hemos recibido idéntica y justa reciprocidad de "Aquí La Voz de Europa", ahora que los censurados somos nosotros; en fin, uno ya no se sorprende de nada: tengo el cuerpo lleno de puñaladas traperas y la mochila cargada de traiciones e ingratitudes.

YouTube nos censura cuando superamos, en sólo unos meses, los tres millones de visulaizaciones y estábamos muy cerca de obtener 20.000 seguidores, 20.000 seguidores de verdad y no como "otros disidentes" que pagan por incrementar el número de suscriptores en una indecente maniobra que, además, supone el más vil de los sometimientos a la mentira de esa plataforma.

Así que, después de mucho reflexionar, al final los principios van por delante de todo; si tenemos que morir, moriremos, al menos con la cabeza bien alta.

Acaso seamos el primer grupo de comunicación que abandona todas las plataformas sionistas (Facebook, YouTube y WhatsApp) y nos aventuramos a que sea lo que Dios quiera. 

Necesito creer que más allá de este "único mundo virtual" que nos ha planificado el Nuevo Orden Mundial, debe haber vida y, si es posible, vida inteligente.

Y así, con nuestros cuatro fusiles desfasados, nuestra arcaica artillería y nuestra escasa -pero fiel y convencida- infantería, emprendemos camino hacia "la noche clara, arma al brazo y en el cielo los luceros...".

A partir de mañana, La Tribuna de España (latribunadeespana.com), La Tribuna Radio y La Tribuna TV, sustituye WhatsApp por Telegram, Facebook por VK y YouTube por las plataformas UgeTube, RuTube  y BigChute.

Nuestros seguidores podrán acceder a los contenidos que publiquemos con sólo pinchar los enlaces de nuestras noticias, o entrando directamente en estas plataformas y haciéndose usuario de las mismas.

El abandonar la dictadura sionista y atreverse a respirar el poco aire libre que nos corresponda, es una decisión que también pueden tomar ustedes: quien acepta las miserables condiciones de permanencia de Facebook y Youtube es porque quiere, y quien utiliza WhatsApp -sin conocer la letra pequeña e ignorando a qué autoriza a los propietarios de la red- es, también, porque le da la gana.

Ya sé que la gente tiene toda su vida metida en Facebook, que todos sus contactos los mantiene en WhatsApp... repito: la permanencia en estas redes es un acto volutivo; es lo mismo que quienes, pese a tener conocimiento de la explotación laboral infantil en el tercer mundo que practica Nike, decide seguir comprando productos de esta conocida marca de material deportivo (ya sé que no es el único ejemplo y que existen otros muchos igualmente sangrantes)... allá cada quien con su conciencia.

Yo no sólo he de arrastrar con mi conciencia, sino que, en mi condición de director general del GRUPO Tribuna de España, he de tomar decisiones que afectan a otras personas que trabajan en este proyecto de periodismo alternativo, disidente, patriótico y de Tercera Posición.

Les aseguro que me ha costado mucho tomar la decisión de abandonar las redes sionistas pero, también les aseguro que me siento muy orgulloso, acaso, de ser el primer medio de comunicación, a nivel mundial, que rompe absolutamente con la estrella de David, con el nexo que le une a la misma soga con la que somos estrangulados.

Adiós, perros, sionistas... con vuestro pan os lo comáis.

La disidencia, más allá de Facebook, YouTube y WhatsApp continua su camino de frente, con la cabeza alta, y cara al sol.

 

Josele Sánchez

Director de La Tribuna de España.

Desperta Ferro: La palabra de Josele Sánchez

Redes Sociales

Comenta esta noticia