Jueves, 20 Junio 2019

Publicidad Levantina de Seguridad

La táctica malévola de Francisco

PUBLICADO EL Viernes, 01 Febrero 2019 14:10 Escrito por Riccardo Cascioli
Francisco I en Panamá. Imagen de RTVE Francisco I en Panamá. Imagen de RTVE

 

Traducción del original publicado en La Nuova Bussola Quotidiana

 

La conferencia de prensa del Papa Francisco en el vuelo de regreso de Panamá ha proporcionado, como siempre, todo tipo de ideas interesantes. 

Siempre recordando que no estamos tratando con declaraciones magisteriales, sino con opiniones personales que pueden ser cuestionadas, sin embargo, tienen un gran peso, aunque solo sea por el hecho de que estos juicios del Papa están destinados a orientar la opinión pública católica. y para crear percepciones sobre la Iglesia entre quienes no son católicos. Sus declaraciones también son dignas de discusión porque, por un lado, nos proporcionan una indicación del método que utiliza el Papa en su razonamiento, mientras que, por otro lado, nos ofrecen una indicación de las elecciones pastorales que está haciendo o pretende hacer. 


Lo principal que destaca de esta entrevista es la manera contradictoria del Papa de expresarse, la forma en que afirma algo, pero también su opuesto, para que cada persona pueda coger de sus discursos lo que le plazca. 


Un ejemplo perfecto es la respuesta que dio en esta conferencia con respecto alcelibato sacerdotal. En la primera parte de sus comentarios, defendió con la espada el "don" del celibato y su validez perenne, que dice que no pretende poner en discusión, ni siquiera en el futuro lejano. Pero luego miren cómo hace una excepción: "Solo quedaría alguna posibilidad de hacerlo en lugares lejanos, estoy pensando en islas en el Océano Pacífico, es algo que hay que considerar cuando hay una necesidad pastoral" o sea: Si hay escasez de sacerdotes y la Eucaristía solo se puede distribuir con dificultad, entonces está bien. 

Y así entendemos por qué ciertas agencias de noticias publicaron titulares sobre esta conferencia de prensa diciendo: "El Papa dice que no se puede cambiar el celibato", mientras que otros dicen "El Papa dice que está abierto a los sacerdotes casados"

Desde su discurso, cada uno puede tomar la parte que le es más conveniente.

En realidad, yendo más a las raíces de su respuesta, está claro que siempreestamos en medio del método de "procesos de iniciación", que es tan importante para él. Siempre comienza con excepciones: los lugares lejanos, los sacerdotes que visitan sus comunidades solo una vez al año (pero esto no es un problema nuevo, aunque los papas anteriores nunca consideraron la posibilidad de sacerdotes casados), luego las excepciones se convierten rápidamente en la regla. 

Después de todo, los obispos alemanes ya han empezado por este camino, y el tema de "viri probati" se llevará a cabo en el Sínodo sobre la Amazonía el próximo octubre.

El Papa también lanzó a la discusión las tesis de un cierto p. Fritz Lobinger que se refiere a una forma de sacerdocio "reducido" para hombres casados, dando la impresión de tener una idea improvisada, que realmente no se ha pensado, como si dijera que esta es una de las muchas hipótesis que pueden considerarse. ¡Que mentira! De hecho, este es un camino que ha sido cuidadosamente planeado durante mucho tiempo: el Cardenal Reinhard Marx, presidente de los Obispos alemanes y uno de los colaboradores más cercanos del Papa, dijo en noviembre de 2017, refiriéndose al tema de los sacerdotes casados, que el Papa Francisco había recomendado a los obispos alemanes durante sus visitas ad limina en 2015 que deberían leer las obras del Padre Lobinger. Por lo tanto, parece claro a dónde quieren llegar con esta batalla.


Otro ejemplo de este estilo de vacilación son las palabras del Papa con respecto a los inmigrantes. El tema de la hospitalidad, de las fronteras abiertas, de dar la bienvenida a todos, ha sido martilleado una y otra vez a lo largo de este pontificado, hasta el punto de que los fanáticos más fanáticos del Papa Francisco han empezado a pedir la excomunión para aquellos que incluso intentan sugerir poner un freno sobre la inmigración ilegal. Pero ayer, y para decir la verdad no por primera vez, el Papa hizo una declaración mucho más moderada y articulada y concluyó apoyando el concepto de "ayudémoslos en su propia casa", palabras que parecen ser plausibles en la boca de [el viceprimer ministro italiano del ala derechista anti-inmigración] Matteo Salvini. Y una vez más, cada persona puede tomar de los discursos del Papa lo que le plazca.

Sin embargo, incluso en este caso, el proceso real que ha iniciado el Papa debe entenderse a partir del colectivo total de todos sus discursos y de los mecanismos que ha puesto en marcha: (...) el principio de dar la bienvenida a todos, con una dosis masiva de intervenciones y gestos que apoyan la abolición de las fronteras nacionales. E incluso hay obispos, como también vimos, que se han convertido en verdaderos fanáticos.


En cualquier caso, la forma en que Francisco propone su pensamiento crea inevitablemente confusión, frustración y división, y esto se ve en la forma en que los observadores y muchos de los fieles luchan entre sí como resultado de las declaraciones del Papa que se contradicen entre sí.

Comenta esta noticia