Lunes, 18 Marzo 2019

Publicidad Levantina de Seguridad

Irán: 148 latigazos y 38 años de prisión para Nasrín Sotudé por oponerse al "velo islámico"

PUBLICADO EL Miércoles, 13 Marzo 2019 09:37 Escrito por
Hay que ser rematadamente imbécil para declararse feminista y defender el uso del velo islámico Hay que ser rematadamente imbécil para declararse feminista y defender el uso del velo islámico

 

Mientras en España las feministas siguen apoyando el derecho a llevar el velo islámico ¡como si de una reivindicación de los derechos de la mujer se tratara! en la otra parte del mundo, valientes mujeres son condenadas de por vida por todo lo contrario: por defender el derecho de las mujeres musulmanas a no verse obligadas a vestir como decida el gobierno y El Corán.

 

Tal y como denunciábamos hace tan solo unos días en La Tribuna de España -ante una concentración de "feministas en defensa del derecho al uso del velo islámico", ser feminista e islamista es una contradicción de una imbecilidad supina.

Ese "derecho" que a las femipodemitas les resulta "tan simpático" defender es motivo de sumisión y represión de las mujeres árabes en todos los países musulmanes y de encarcelamiento de ppor vida a quien osa enfrentarse al sistema del mayor machismo que pueda existir: el Islam.

 

El mundo sigue girando. Occidente sigue disfrutando de una “aparente paz” (preludio de la Guerra Santa que no se avecina sino que ya está en marcha) y estas noticias no tienen interés para “la prensa del sistema”.

Mientras tanto, Irán condena a 148 latigazos y ¡38 años de prisión! a la activista pro Derechos Humanos y reconocida abogado internacional, Nasrín Sotudé -degún a hecho público a través de Facebook su propio esposo, Rezan Jandan-. Se trata de la letrado que solía defender ante los tribunales iraníes a activistas y opositores.

Y esto ocurre con un personaje de reconocimiento internacional, pueden imaginar qué pasa con el resto de mujeres de Irán. ¡Y ni imaginan cómo son las cárceles en Irán!

 

Así son las cárceles en Irán

 

 

Su esposo, Rezan Jandan ha señalado en su cuenta de Facebook que Nasrín Sotudé ha sido condenada a cinco años de prisión por uno de los casos y a ¡33 años de cárcel y 148 latigazos por el segundo!.

Porque no piensen con mentalidad occidental; allí no existen indultos, ni hay rebajas de condena por buenas noticias.

 

Condenada de por vida por luchar contra lo que aquí defienden las feministas: el derecho a NO usar la hiyab

 

Nasrín Sotudé ha sido condenada en rebeldía -por negarse a acudir al juicio al negarle el derecho a elección de abogado- por “crímenes contra la seguridad nacional”. En la actualidad se encuentra en la prisión de Evin.

La cárcel más tristemente famosa de Irán, Evin, ha sido renovada y parece ser que el comportamiento de sus funcionarios y los responsables de los interrogatorios se han moderado. En lugar de golpear a los detenidos o colgarles del techo por los pies, ahora suelen utilizar técnicas psicológicas. Éstas incluyen despersonalizar a los prisioneros tratándoles como un número, o diciéndoles que sus familiares han sido detenidos y van a torturarles.

Hassan, un joven activista de izquierdas que pasó algún tiempo en Evin, tiene un recuerdo similar de la cárcel. "La comunidad internacional ha presionado tanto a Irán que 209 es un lugar menos amenazante", asegura. "Lo han pintado de verde, convertido celdas de aislamiento dobles en individuales y, en general, lo han limpiado".

También el esposo de la conocida activista, Rezan Jandan, ha sido condenado a 6 años de cárcel junto a por respaldar las protestas contra la obligatoriedad del velo.

 

Comenta esta noticia