Jueves, 18 Julio 2019

Publicidad Levantina de Seguridad

A pesar del silencio de Francisco I, la católica Asia Bibi por fin en libertad

PUBLICADO EL Jueves, 09 Mayo 2019 22:21 Escrito por
Asia Bibi, condenada por los musulmanes a pena de muerte por beber agua Asia Bibi, condenada por los musulmanes a pena de muerte por beber agua

 

Extraordinaria noticia de esas que celebramos con cava en la redacción de La Tribuna de España, en una redacción que últimamente no ganamos para disgustos.

La católica paquistaní, Asia Bibi, está en libre y segura en territorio canadiense. 

Para los lectores que no recuerden su historia (que hemos publicado en La Tribuna de España) Asia Bibi estaba arrodillada bebiendo agua de un pozo en Paquistán.

Sólo eso, que una católica beba agua de un pozo público ya es motivo de muerte en uno de esos países con cuyos líderes se abraza el sucesor de Pedro en la tierra.

Un grupo de mujeres, por supuesto musulmanas, le acusó de haber contaminado el agua -hasta entonces pura- por haber sido manchada con los labios de una "infiel".

Asia Bibi es una católica valiente que presume de su FE así que aireada contestó:"‘Yo creo en mi religión y en Jesucristo, que murió en la cruz por los pecados de la humanidad. ¿Qué hizo su profeta Mahoma para salvar a la humanidad?"

Esta frase fue suficiente para ser acusada de blasfemar contra el Corán y un tribunal islámico le condenó a la pena de muerte.

En todo el mundo se desató una campaña en defensa de la católica Asia Bibi y numerosos líderes occidentales exigieron su liberación.

¿Hizo algo El Vaticano? Absolutamente nada; los asesores de Francisco I, debieron informarle de lo negativamente que podría resultar su mediación en su lucha por la alianza inter-religiosa y Francisco I, no abrió la boca, El Papa calló porque no era tan importante la vida de una joven católica de Paquistán y se vendió por 30 monedas como Judas por mucho que nos duela escribir esto en un periódico cristiano.

Pero la verdad es la verdad y -como periodistas y como cristianos- a ella nos debemos.

El ministro de Minorías Shabahz Bhatti, y el gobernador de Punjab, Saalman Taser (ambos asesinados en ataques terroristas), defendieron cuanto estuvo en sus manos a la joven católica cuyo único delito había sido beber agua de un pozo, pero los radicales musulmanes de Paquistán (mejor dicho, los musulmanes de Paquistán) se manifestaron multitudinariamente exigiendo la pena capital para la "hereje".

Sólo en Paquistán, la aplicación de la Ley Sharia (ley musulmana maldita y asesina que propone el partido musulmán que se presenta a las elecciones municipales en muchos municipios de España sin que haya sido ilegalizado por ello por el ministerio de Interior) ha causado ya más de mil condenas a muerte "para mayor gloria de Alá" en Paquistán.

La defensa de la joven católica Asia Bibi ha durado tres largos años, tres largos años en los que Francisco I, ha recibido innumerables peticiones para que solicitara su libertad: pero El Papa decidió guardar silencio.

Finalmente la presión internacional de otros líderes occidentales (por cierto, líderes la mayoría NO católicos) ha logrado que Asia Bibi haya sido puesta en libertad y, en estos momentos, disfrute de su exilio en Canadá.

Los cristianos de todo el mundo (católicos y no católicos) hemos rezado mucho para que El Señor ayudara a Asia Bibi.

Desconocemos si en la intimidad (lo mismo que era donde hablaba catalán un expresidente español de triste recuerdo) Francisco I, habrá dedicado un padrenuestro por una católica condenada a muerte por quien no movió un dedo como máximo responsable de la Iglesia en la tierra.

 

 

Comenta esta noticia