Martes, 26 Marzo 2019

Publicidad Levantina de Seguridad

VOX pretende la ilegalización de Falange

PUBLICADO EL Domingo, 17 Febrero 2019 20:08 Escrito por
Ortega Smith: "habría que ilegalizar la Falange" Ortega Smith: "habría que ilegalizar la Falange"

 

 

Según ha manifestado Javier Ortega Smith, secretario general de VOX "también habría que ilegalizar a Falange".

 

 

El dirigente de VOX, Javier Ortega Smith ha manifestado literalmente, en el curso de una entrevista: "todo aquel partido que atente contra la democracia, contra la libertad y contra la unidad, debería ser un partido ilegal".

Ante las críticas de los contertulios, el dirigente de la formación de Abascal añadió que "se llame PDCat, se llame Esquerra Republicana, se llame Bildu... o se llame Falange". 

Por lo expuesto por Ortega Smith, parece ser que para VOX, España, los españoles o la patria no existen sino como un territorio que pertenece a una Constitución -y  no a la inversa-.

Resulta difícil defender unas posiciones patrióticas anteponiendo, por encima de la unidad territorial, de la historia y de la voluntad de los españoles, una Costitución que -además de putrefacta- no está en manos, de los ciudadanos ni al servicio de la nación.

Una constitución cualquiera (también la nefasta Constitución del 78) no es más que un conjunto de artículos jurídicos que intentan establecer un marco de convivencia.

Habría que aclararle a un Ortega Smith ¡que siempre aparece como encantado de haberse conocido a sí mismo! que la historia de España es muy anterior a la de la Constitución, que desde la Constitución de La Pepa hasta la actual, llevamos 17 constituciones (y eso que durante 40 años no se jugó a esto, porque de lo contrario llevaríamos 30 ó 40) y que la patria es algo que trasciende y supera cualquier marco legal o régimen político.

 

 

Podemos quiere ilegalizar a Falange. Ahora VOX también pretende dejar fuera de la Ley a los seguidores de José Antonio

 

 

La ilegalización de Falange ha sido solicitada por Podemos en el Congreso de los Diputados y parece que el partido que lidera Abascal coincide con la formación de Pablo Iglesias, no sabemos si por un concepto próximo a los podemitas de la Ley de Memoria Histórica, o por un deseo de aparecer como los únicos patriotas de esta nación.

Para cualquier patriota que se considere demócrata, los únicos partidos que deberían ser ilegalizados son los que apoyan el terrorismo, los que no condenan los atentados y los que atacan la unidad nacional.

Sin embargo VOX, en una lucha incansable por desmarcarse de la extrema derecha, parece decidido a ser el abanderado de la ilegalización de los falangistas.

Se puede ser patriota (el que escribe esta Editorial es un ejemplo de ello) siendo anticonstitucionalista.

Es más, la dicotomía entre constitucionalistas e independentistas -que se ha establecido en Cataluña- es una farsa perversa, porque ambos no son sino la cara y cruz de la misma moneda: el Régimen del 78. ¡Qué quieren que les diga, yo tengo exactamente lo mismo en común con Carlos Puigdemont que con Albert Rivera: absolutamente nada.

La única diferencia posible -en territorios donde el seceionismo ha alcanzado tan alto seguimiento- es la diferencia existente entre los independentistas y los patriotas.

 

 

Ortega Smith debería lavarse la boca antes de mencionar a José Antonio Primo de Rivera

 

 

Los patriotas no aman un modelo legal concreto ni una forma de estado: los patriotas amamos a la patria por encima de todo, sea cual sea la constitución y la forma de estado que exista, la amamos aunque no estemos conformes con las leyes, con los gobernantes o con el jefe del estado: como decía José Antonio Primo de Rivera (Ortega Smith debería lavarse la boca antes de siquiera pronunciar su nombre) "amamos a España porque no nos gusta".

Habrá que recordar a Ortega Smith que esa Constitución -a la que terminan lanzando "¡vivas!" en sus mítines- es la culpable del Estado de las Autonomías: y de aquellos vientos el actual tsunami secesionista.

También la Constitución Española es la culpable del modelo económico que ha llevado a la quiebra de España y a un modelo de sociedad donde los ricos, cada vez son más ricos y los pobres, cada día son más pobres.

La diferencia entre la unidad de España que proclamaba José Antonio y la que defiende VOX radica precisamente en eso, en el modelo económico: así las cosas, mientras para VOX (como para el resto de la derecha actual PP y Ciudadanos o de la de la derecha de la Segunda República, CEDA, Acción Popular, Renovación Española...) lo importante es la oferta y la demanda, el sistema de libre comercio, la no intervención del Estado en la planificación económica y la defensa de los intereses de los bancos y de las grandes compañías transnacionales, los falangistas defienden una unidad de España en la que el hambriento de siglos, por fin, pudeda sentir el orgullo de ser español, una economía planificada en la que la banca y las empresas de servicio público estén nacionalizadas y un modelo productivo en el que la plusvalía revierta directamente en el trabajador y no en el capitalista.

 

Comparar a José Antonio con Ortega Smith es como comparar a Dios con un gitano

 

 

La derecha de VOX es la derecha liberal de todo el mundo: socializar las pérdidas y privatizar las ganacias y ¡la banca siempre gana! 

Por el contrario José Antonio (y, en consecuencia, esa Falange que pretende ilegalizar VOX) entendía la propiedad como "la proyección del hombre sobre las cosas" y sólo consideraba legítima la propiedad tanto en cuanto supusiera aquello de lo que el hombre era capaz de disfrutar y no el acaparamiento de bienes para que no puedan ser disfrutados por el resto de los españoles.

También consagra la Constitución del 78 la monarquía, sin haber sido consultado el pueblo español por la forma de estado que desea.

¿Entiende -pues- VOX, que quienes estamos en contra de la monarquía debemos ser ilegalizados?

¿Cree Ortega Smith que los que deseamos otra República (bien diferente a las dos precedentes) amamos a España menos que él y debemos ser considerados individuos al margen de la Ley?

En la citada intervención de Ortega Smith, en un momento dado se muestra, incluso -y según las circunstancias- partidario de la ilegalización de su propia formación política: esto no es más que la aceptación pura y dura de las tesis liberales de Juan Jacabo Rousseau, en la que el estado Liberal puede cuestionarse todo, incluso si el propio Estado debe seguir siéndolo, o si por el contrario debe inmolarse.

Lo que parece evidente es que el discurso de VOX cada vez se sitúa más del lado del ultraliberalismo y de su escuela, tanto política como económica.

Josele Sánchez

Director de La Tribuna de España.

Desperta Ferro: La palabra de Josele Sánchez

Redes Sociales

Comenta esta noticia