Viernes, 19 Julio 2019

Publicidad Levantina de Seguridad

Urge una ley nacional de cuidados paliativos. Derecho a Vivir critica la comparecencia de Ángel Hernández sobre eutanasia en el parlamento catalán

PUBLICADO EL Jueves, 20 Junio 2019 09:08 Escrito por
 Derecho a Vivir critica la comparecencia de Ángel Hernández sobre eutanasia en el parlamento catalán Derecho a Vivir critica la comparecencia de Ángel Hernández sobre eutanasia en el parlamento catalán

“Los partidarios de la eutanasia lo que desean es encubrir sus ganas de librarse del 'problema' de atender a un ser humano. Hace falta formación adecuada de profesionales sanitarios y unidades específicas en la atención al paciente terminal, no una legislación”, asegura la portavoz de la plataforma, Rosana Ribera de Gracia.
 

 

Por 1 euro al mes (menos de lo que cuesta un café) puedes ayudarnos a seguir haciendo este periodismo que quieren callar.

Sólo tienes que darte de alta en este enlace

https://www.teaming.net/porlalibertaddeprensa-mujeresdelatribunadeespana-

También puedes colaborar con este periodismo disidente en nuestra cuenta PayPal

https://www.paypal.me/Latribunadeespana

 

Existe una diferencia abismal (la  diferencia entre el asesinato o la caridad y el amor) que es la existente entre "la medicina del buen morir" y la eutanasia.

El nacimiento y la muerte tienen mucho en común, ambos son acontecimientos para los que la naturaleza ha previsto unos programas específicos que funcionan mejor si se los altera lo menos posible. Por eso, los cuidados paliativos y el acompañamiento a la muerte son mucho más que un simple control médico de los síntomas. La atención médica, psicosocial y espiritual sólo es posible si existe comunicación, si se produce una conversación entre todos los implicados. Puede que la sociedad y la comunidad científica internacional haya tardado demasiado en preocuparse por ello pero hoy existe una "medicina del buen morir" absolutamente extendida por todo el territorio nacional -cubierta por el sistema nacional de salud- y con profesionales (médicos y enfermería) preparados y completamente volcados en esta impagable e imprescindible labor: ayudar al enfermo en su último momento y hacer que morir no sea un acto dolorosos físicamente.

Así las cosas la Asociación Derecho a Vivir ha criticado este jueves la comparecencia de Ángel Hernández sobre eutanasia en el parlamento catalán, “un señor que está a la espera de un juicio que la Audiencia de Madrid ha considerado que debe llevar un juzgado de violencia de género”, ha explicado la portavoz de la plataforma, Rosana Ribera de Gracia.
 
“En primer lugar, esta comparecencia es un insulto hacia los profesionales sanitarios que atienden a nuestros enfermos y les proporcionan cuidados paliativos allí donde los hay. El problema es que hace falta mucha más formación y que sea adecuada para profesionales sanitarios y la creación de unidades especializadas en la atención al paciente terminal”, ha recalcado Ribera. 
 
Y, desde luego, según Derecho a Vivir, lo que no hace falta en España es una legislación que no está funcionando en otros países, basta con ver los resultados y consecuencias destructivas que la eutanasia y el suicidio asistido tienen para la sociedad, por ejemplo, de Holanda y Bélgica. “Hace falta, en todo caso, una ley nacional de cuidados paliativos y una mayor cobertura sanitaria, claves para atender y acompañar al enfermo hasta el final de su vida”, ha reclamado la portavoz de Derecho a Vivir.
 
“En segundo lugar, esta invitación a sede parlamentaria es también una ofensa para los enfermos y sus familiares. Los partidarios de la eutanasia lo que desean es encubrir sus ganas de librarse del 'problema' de atender a un ser humano”, asegura la portavoz de la plataforma.
 
“Y, finalmente, es un agravio para toda la sociedad. Los políticos partidarios de esta práctica aberrante y nazi, así como los medios serviles a los intereses institucionales pretenden, como ocurrió con el aborto, lograr la despenalización de la eutanasia poniendo en los estrados parlamentarios y, por tanto, en las portadas de las medios, casos como el que nos ocupa, que no intentan más que justificar el asesinato (presunto en este caso aún no juzgado) como forma de evitar sufrimiento físico o moral. Nadie tiene derecho a provocar la muerte de un ser humano gravemente enfermo, ni por acción ni por omisión. Matar o dejar morir a una persona no es ningún derecho”, ha aseverado Ribera.
 
¿Solidaridad hacia él mismo?
 
La Cámara catalana fue el escenario este miércoles de la jornada 'La legalización de la eutanasia. Una necesidad inaplazable', en la que intervinieron diputados de Ciudadanos, JxCat, ERC, PSC, CatECP y la CUP, que defendieron la necesidad de avanzar en la legislación de la eutanasia  y agradecieron a Hernández la valentía de hacer público su caso, que él mismo describió como un "acto de amor y de solidaridad". “¿Solidaridad hacia él mismo”, se ha preguntado irónicamente la portavoz de Derecho a Vivir.

“Ángel Hernández es el presunto asesino de su mujer, María José Carrasco, afectada por una esclerosis múltiple de treinta años de evolución, y de lo que se habla es de solidaridad, de la ayuda a morir o de la ayuda al suicidio -asesinato-, de la ‘muerte digna’ -que todos queremos, ¡faltaría más!-, en vez de defender los cuidados paliativos como alternativa a la eutanasia. Seamos rigurosos con el lenguaje sobre eutanasia para no confundir a la sociedad”, ha reclamado y concluido la portavoz Derecho a Vivir.

La Tribuna de España

Equipo de redacción.

Redes Sociales

Comenta esta noticia