Martes, 16 Julio 2019

Publicidad Levantina de Seguridad

Musulmán, asesino en 2006, detenido por nuevo asesinato. Señor Fiscal: le prometo que lo mío no es "islamofobia"

PUBLICADO EL Jueves, 02 Mayo 2019 09:06 Escrito por
¿Islamofobia? ¿Islamofobia?

 

Bueno, a ver cómo escribo este Editorial para no agravar la investigación que la Fiscalía para Delitos de odio me ha interpuesto por denuncia de la pacífica y ejemplar Asociación de Musulmanes contra la Islamofobia, una modélica y altruista entidad civil, hiperfinanciada de los impuestos de los españoles, que se dedica a perseguir toda insinuación delictiva sobre el colectivo que representa y a la que -por cierto- jamás he escuchado manifestarse cuando estallan bombas, se producen atropellos indiscriminados u otras acciones de esas a las que los musulmanes ¡por supuesto, no todos, sólo los radicales! nos tienen tan acostumbrados.

El musulmán (porque esa es su religión), y marroquí (porque esa es su nacionalidad), Mohamed R., seguramente en un mal pensamiento de esos que todos tenemos alguna vez, en el año 2.006 asesinó a otro ser humano (un ser humano que desgraciadamente no poseía una Asociación que velara por sus derechos, ni que tampoco tuvo la suerte de encontrar un Fiscal para Delitos de odio capaz de encontrar atisbo alguno de inquina en la acción de ese otro hombre- asesinos les llaman, cuando pertenecen al resto de confesiones religiosas del mundo- que le quitara la vida).

Tras un fugaz paso por prisión (no vayamos a hacerlo demasiado largo no sea que los jueces también sean denunciados pos islamófobos) fue puesto en libertad: al fin y al cabo, sólo se trató de quitar la vida de otro ser humano, algo por lo que no va a estar pagando, como si de un asesinato se tratara, el buen vecino (y mejor padre de familia) practicante de "la Religión de la Paz", tan injustamente condenado por estas nuestras leyes, una legislación española que no entiende su diferente cultura, de su religión diferente, ni del infinito perdón de su dios: creo que es Alá como le llaman...

Bueno, pues el pasado lunes, Mohamed R. volvía a llevarse por delante a otro ser humano y le enviaba allá donde sólo la Justicia Divina puede devolver -al pobre asesinado- la paz que le fue negada en la tierra.

¿En qué cabeza puede caber que el bueno y pacífico de Mohamed R. posea gen de maldad alguno?

¿Quién -a no ser un islamófobo- podría encontrar paralelismos entre las ideas religiosas de este excelente refugiado musulmán (tampoco vamos a ensombrecer su historial de buen ciudadano -con derecho a prestaciones del Estado español- por un par de asesinatos de nada), quién puede deducir relación alguna entre estos dos pequeños incidentes y "la Religión de la Paz" que profesa?

Como ustedes saben, este viejo periodista (junto a un tercio del Equipo de Redacción del GRUPO Tribuna de España) Miguel Blasco director de nuestro programa de La Tribuna de España Radio "Aquí La Voz de Europa", Germán Junqueras, Pedro Rosillo, Milenko Bernardic y el exdirector de La Tribuna de Extremadura, Carlos Aurelio Caldito) está siendo investigado por un posible delito de Islamofobia que se paga con penas de cárcel iguales ¡o incluso mayores ¡que las de los asesinatos sin importancia! cometidos en 2006 (y hace tres días) por el pacífico Mohamed R.

Así que para armonizar mi deber como periodista -informar de todo aquello que ocurre y que es silenciado "por la prensa del sistema"- con las recomendaciones de mi letrado "¡coño, Josele, que ya llevamos 8 querellas!, ten cuidado a ver qué es lo que escribes" (y es que mi abogado, extraordinario penalista por otra parte, entiende mucho de leyes pero poco de periodismo y en su afán siempre protector de este viejo reportero no acaba de comprender que yo no elijo las noticias, sino que simplemente me dedico a contar lo que sucede).

Sí, es cierto -amigo lector- que Mohamed R. ya se ha llevado dos hijos de Dios por delante, pero ¿quién no comete algún error en su vida?

Que haya asesinado a dos personas no quiere decir que otra breve estancia, en alguna de nuestras incómodas e inhumanas prisiones -a diferencia de las cárceles de los países musulmanes- no logre devolvérnoslo perfectamente reintegrado en nuestra sociedad, a una sociedad que lo que precisa es de librarse de peligrosos sembradores de odio como este periodista.

Por cierto, yo soy católico practicante, lo que no me impide, en mi ejercicio de un periodismo veraz e independiente, denunciar todos los crímenes de pederastia que se producen dentro de MI Iglesia Católica, ni de acusar a su Jerarquía (hasta el mismísimo Papa incluido) de complicidad -por acción u omisión- con estos delitos...

¿Por qué la Fiscalía para Delitos de odio no me investiga por presunto Delito de Cristianofobia?

Seguramente esa no es una de las misiones para las que fue creada esta detestable herramienta de la mafia judicial española...

¡Mando huevos!

 

Josele Sánchez

Director de La Tribuna de España.

Desperta Ferro: La palabra de Josele Sánchez

Redes Sociales

Comenta esta noticia