Viernes, 19 Julio 2019

Publicidad Levantina de Seguridad

Trasmediterránea: ¿corrupción a gran escala o incompetencia millonaria? El Santander no pagará nunca

PUBLICADO EL Sábado, 15 Junio 2019 09:15 Escrito por Alba Lobera
Trasmediterránea: el gran pelotazo que pagamos todos los españoles Trasmediterránea: el gran pelotazo que pagamos todos los españoles

 

 

En 1978 el Estado decide apropiarse de la empresa privada Trasmediterránea, una compañía que -más que una promesa- era toda una realidad de excelente negocio: contaba con una plantilla de 1243 trabajadores en flota y un millar más en tierra, más de 23 buques y un buen patrimonio inmobiliario y logístico envidiable por cualquier otra naviera. Cubría todo tipo de comunicaciones de la Península con Baleares, con Ceuta y Melilla y Canarias.Privatizada en el año 2003 bajo el deseo del presidente Aznar, esta gran naviera capaz de producir hasta 25 millones de euros anuales de beneficio y con una flota totalmente modernizada capaz de cubrir terrenos extranjeros -tales como rutas de Italia o Francia-, cayó en picado.

 

 

De esta forma, Trasmediterránea acaba arrastrando un pasivo de 300 millones de euros y otro más de 150 millones. Más adelante, sería vendida a Antonio Armas, algo insólito puesto que cuenta con hipotecas navales por valor de 750 millones de euros.

“Hipotecas navales jamás vistas en la historia de la Marina Mercante; emisiones de supuestos bonos ‘al despiste’, porque ya no hay quien se aclare si se emitieron en Londres, en Irlanda, en Fráncfort o Siberia. Empresa matriz y aval de este ‘virtual’ grupo, Naviera de las Isletas, S.L  que, según Expansión, tiene entre 0 y 10 empleados, de 0€ a 500.000€  de facturación y con un capital social menor de 100.000€ y que va a emitir SETECIENTOS CINCUENTA MILLONES DE EUROS en bonos” – (9º artículo aclaratorio)

“El barco es un bien mueble e inmueble”. Explica Rafael Rosselló. “Y es un bien mueble a efectos de hipoteca naval. Los barcos en los que tienen esas hipotecas, que son hipotecas de hasta 303 millones de euros, son barcos que no valen ni 9 millones de euros. Grupo Santander y Bakinter (dos entidades financieras pertenecientes al mismo grupo), están aumentando una deuda brutal. Hice miles de escritos para oponerme a su venta a Antonio Armas”.

Rosselló es un Capitán de la Marina Mercante que ha dedicado incansablemente los dos últimos años a una lucha para denunciar, mediante una investigación iniciada en octubre de 2017, supuestos delitos tales como estafa continuada, prevaricación, administración desleal y quebranto patrimonial, A través de su blog, podemos encontrar misivas enviadas al Presidente del Gobierno, al Ministro de Fomento, al Director General de la Marina Mercante, al Congreso, al Senado y a un sinfín de responsables que miran hacia otro lado, hasta el punto de que la Fiscalía Anticorrupción -también advertida de esto- ha archivado hasta 7 escritos en un solo auto y sin revisarlos. La Fiscalía anticorrupción europea tampoco ve nada reseñable y adopta la misma actitud. ¿Incompetencia o complicidad?

 

 

Privatización a cambio de regalos de navidad de aviones y barcos. Aznar pone la empresa en bandeja a su amigo Abel Matutes 

 

 

Todo comienza cuando Naviera Armas compra Compañía Trasmediterránea, un hecho inaudito ya que, en esos momento, Naviera Armas no tiene buena situación económica, además que la entonces intachable fama de Trasmediterránea –Rafael Lobeto Lobo, Director General de la Marina Mercante (1989-1995)puede dar buena cuenta de ello- se ha convertido en un simple recuerdo.

La privatización de Trasmediterránea fue un escándalo en la época por numerosos factores. En primer lugar, el señor Trias de Bes (presidente años antes) declaró que esa privatización era un regalo de Aznar para sus amigos. Y efectivamente, así fue: acabó en manos de Abel Matutes (ministro del Gobierno de Aznar, y actual Presidente del grupo Matutes) y José María Entrecanales (cuyos conocimientos sobre el mundo marítimo y su gestión han sido puestos en duda por diversos expertos). En este artículo (datado el 30 de diciembre de 1999) podemos ver cómo Rubalcaba acusa a Aznar de “regalar” aviones y barcos por Navidad.

El segundo factor que levanta desconfianzas es la creciente participación del grupo Matutes en privatizar Trasmediterránea. Más adelante, la Naviera Baleària (también una participante activa del grupo Matutes) entra en juego, empujando a Trasmediterránea al principio de su fin. Aun con todo, su imparable decadencia no fue mal aprovechada, ya que Baleària se apropió de todo aquello.

Así consta en una de las incontables denuncias realizadas por Rosselló, el Capitán de la Marina Mercante, la cual fue realizada el 15 de julio de 2018 en el Juzgado de Guardia y puede encontrarse pública aquí. En dicha denuncia expone también una connivencia en la destrucción de Trasmediterránea, ya que ésta habría sido causada por Baleària y la naviera Armas, la cual formaba parte del accionariado de Trasmediterránea:

 

Fotocopias de algunas denuncias realizadas por Rosselló

 

 

“Este quebranto fue sin duda para apropiárselo Balearia y Naviera armas en perjuicio de Trasmediterránea y con la connivencia de los administradores de esta naviera, el Grupo Acciona con Don José María y Don Jose Manuel Entrecanales a su cabeza”.

Son muchas las denuncias interpuestas a estas navieras. Por ejemplo, la gran competidora de la naviera Armas en el mercado canario, la noruega Fred Olsen, reiteró que Trasmediterránea utiliza ayudas públicas para ganar cuotas. Parece ser que, para las rutas de interés general, todas estas navieras españolas pidieron ayudas a la UE.

“Todas las ayudas que se han dado son ilegítimas” cuenta el Capitán. “Desde que se privatizó la Compañía Trasmediterránea todos los españoles estamos manteniendo a estas navieras con nuestro dinero (…) y por si fuera poco, esta empresa es “contratista” del Estado, y el Estado, estimados Srs., como Hacienda, lo somos todos. Y lo más grave: están emitiendo bonos, bonos especulativos, deuda subordinada, cuando hay constancia de Hipotecas Navales desproporcionadas…”.

 

 

Barcos de dudosa calidad. Resulta imprescindible auditar a Antonio de Armas

 

 

Los motivos por los que la Marina Mercante exige una auditoría a Antonio de Armas son las crecientes dudas ante las irregularidades que giran en torno a estas navieras.

Y los posibles motivos por los que no se concede dicha auditoría, son que, si se demostrase que el grupo Naviera Armas está en quiebra se vería que la emisión de bonos habría sido irregular –como ocurrió con Pescanova, acusada de ampliar su capital y emitir bonos cuando ya estaba quebrada-.

No sólo eso. Se sospecha también de un monopolio encubierto.

El señor Rosselló acusa al Sr. Marín Quemada de “falsear una realidad”, apelado al Artículo 1 (Conductas colusorias); "Falsear, Sr. Marín Quemada, que es justo lo que han hecho Vds. admitiendo sin tan siquiera ruborizarse que el propio Sr. Armas trajese de la mano a la Naviera FRS que, fletando los buques a la mismísima Naviera Armas, falseaba una realidad que es un monopolio encubierto".

Antonio Armas tiene 125 millones de euros que es una deuda pasiva que padece Trasmediterránea, además de 350 millones que tienen la cuentas anuales (425 millones de euros) sumado a los 300 millones de euros que le ha costado la compañía (según declaró… y de no ser cierto, hablaríamos también de una venta ficticia), Esto en total deja una deuda de 750 millones de euros, añadido a otros 750 millones en hipotecas navales.

“La Dirección General y la Inspección de Buques han hecho la vista gorda. Estamos hablando de empresas que arrastran 1500 millones de euros que anualmente no facturan ni 30 millones de euros. No tienen ni para pagar los intereses. ¡Y asombrosamente lo está haciendo!” Comparte Rosselló a La Tribuna. También visibiliza la denuncia de una azafata que fue silenciada: “El señor Armas posee barcos de dudosa calidad, denunciados por no tener estanqueidad, ¡y la Dirección General y la Inspección de Buques han hecho la vista gorda!”.

 

 

El Grupo Santander no va a pagar nunca

 

 

Resulta más que evidente la estafa millonaria a la que nos enfrentamos los españoles, quienes pagamos estos gastos por mediación de las ayudas que reclaman dichas navieras. Después, contamos con el hecho de que España ha privatizado todo lo posible: las empresas públicas, el agua, las eléctricas... etc (la conocida industria estratégica) excepto la ruta que controla el Sur de Europa.

Recelamos de los bonos emitidos por Antonio Armas en el Mercado de Valores de Berlín, y también, del hecho de que se inyecte dinero desde Alemania a la naviera FRS (alemana).

El grupo Santander no va a pagar nunca. No se va a hacer cargo de las hipotecas navales, porque estas hipotecas se hunden con el barco, por lo que tendría que pedirse otro rescate al banco, del cual Rothschild posee una parte”, explica Rosselló. “Cuando Antonio dice en 2016 que va a emitir bonos para quitar las hipotecas navales, no sólo no las quita, sino que las aumenta. Posteriormente, en el año 2017/18 explica que está emitiendo bonos para adquirir la compañía Trasmediterránea, pero realmente, el volumen de estos bonos es 0”.

 

 Volumen de negocio: 0

 

La situación sólo nos permite pensar en dos opciones. Bien que nos encontremos ante una estafa, o que esto sea una estrategia para que, en un tiempo determinado, cualquier grupo alemán poseedor de esa supuesta deuda se quedará con las rutas de interés general y el control de toda Europa.

“He mandado copias de toda la documentación a la Unión Europea. Y curiosamente, la Comisión Europea ha mirado para otro lado. La Fiscalía Anticorrupción ha archivado todos mis escritos, los 7, en un solo auto. O la Fiscalía está prevaricando o no se ha enterado de nada. Lo peor de todo es que también lo envío a la Fiscal Anticorrupción Europea y también me lo archiva. En el Tribunal de Luxemburgo me ponen pegas.”

El Capitán de marina mercante, a modo de conclusión, considera inconcebible que Antonio Armas, con semejante deuda (mil quinientos millones de euros), tenga Trasmediterránea. Tampoco ve adecuado que haya barcos con más de una veintena de antigüedad que porten pasajeros o que un barco, denunciado debido a los problemas de su estanqueidad por una azafata, no suscite ninguna alarma a los inspectores y responsables de seguridad.

“Llevamos dos años de escándalo en escándalo, y quince años saqueando las Cuentas. Es una vergüenza que un Ministro de Interiores sea partícipe de una empresa que está privatizando su propio Gobierno. La Naviera más importante -Trasmediterránea- ha sido vaciada por otra compañía que él tiene la propiedad del 40%. No hay un escándalo en el mundo marítimo como este”.

 

 

Por 1 euro al mes (menos de lo que cuesta un café) puedes ayudarnos a seguir haciendo este periodismo que quieren callar.
Sólo tienes que darte de alta en este enlace

https://www.teaming.net/porlalibertaddeprensa-mujeresdelatribunadeespana-

 
También puedes colaborar con este periodismo disidente en nuestra cuenta PayPal
 
Alba Lobera -en exclusiva- para La Tribuna de España

Comenta esta noticia