Sábado, 17 Noviembre 2018

Complicidad de la Guardia Civil en la Pederastia en Puente Genil

PUBLICADO EL Viernes, 02 Noviembre 2018 06:22 Escrito por
Teniente Coronel Jefe de la Comandancia de Córdoba de la Guardia Civil, Juan Carretero Lucena Teniente Coronel Jefe de la Comandancia de Córdoba de la Guardia Civil, Juan Carretero Lucena

El caso de “El Sheriff de Puente Genil” está rodeado de omisiones, pérdida de diligencias policiales y actuaciones irregulares por parte de la Guardia Civil que, hasta el momento, no han derivado en ninguna investigación interna, ni se ha producido depuración alguna de responsabilidades, lo que compromete, gravemente, el buen nombre del Cuerpo e implica al Instituto Armado como Institución.

 

 

Les ponemos en antecedentes: el agente de la Policía Local de Puente Genil –en la actualidad, suspendido de empleo y sueldo ¡durante 4 largos años!- Daniel Tejero, tuvo el valor de denunciar a su mando superior, el Jefe de la Policía Local, Lorenzo Humánez Aguilar, nada menos que por la violación de una menor. A partir de ese momento se desencadena toda una serie de actos irregulares por parte de la Guardia Civil para evitar que los hechos lleguen a conocimiento del juzgado.

Entonces, el teniente al mando de la Guardia Civil en la localidad cordobesa de Puente Genil, era Miguel Ángel Fernández Cabrera (que tras pasar un año y medio de baja) fue trasladado a otra localidad, sin que haya recibido ninguna sanción ni se le haya abierto expediente informativo alguno por parte de La Benemérita.

Así las cosas, parece que ha habido un intento de silencar todas estas gravísimas irregularidades en lo que podría constituir un posible delito de ocultación de pruebas y omisión del deber de perseguir delitos por parte del más alto mando del Instituto Armado en la provincia: el teniente coronel Juan Carretero Lucena al frente de la Comandancia de la Guardia Civil de Córdoba.

 

Imagen

 

 

Nada menos que siete diligencias policiales desaparecen, sin explicación alguna, del mismísimo cuartel de la Guardia Civil de Puente Genil.

Entre las diligencias que por arte de magia se esfuman de las dependencias de la Guardia Civil de Puente Genil y que, en consecuencia, nunca llegan al juzgado, se encuentra la Diligencia nominada como número 7, diligencia que contiene el registro y la grabación de la llamada telefónica que realiza el Jefe de la Policía Local, Lorenzo Humánez Aguilar -más conocido como “El Sheriff de Puente Genil”- al propio Teniente de la Guardia Civil, Miguel Ángel Fernández Cabrera, preguntando si han presentado  en el Cuartel de La Benemérita un pendirve con grabaciones pedófilas que le incriminarían, de manera más que fehaciente, no sólo en el delito de pederastia y violación de una menor del que le acusa el policía Daniel Tejero, sino en la tenencia y difusión de vídeos de contenido pedófilo. En la llamda, "El Sheriff de Puente Genil" muestra su preocupación porque el vídeo puede incriminar también a su subordinado, amigo íntimo y compañero de correrías nocturnas, Antonio Bascón Rodríguez.

Es tal el escándalo que se produce por la supuesta actuación irregular del Teniente de la Guardia Civil de Puente Genil, Miguel Ángel Fernández Cabrera, por la más que sospechosa amistad que mantiene con el Jefe de la Policía Local, “El Sheriff de Puente Genil, y por la inexplicable desaparición de diligencias policiales del propio Cuartel, que el Teniente Coronel Juan Carretero, al mando de la Comandancia de Córdoba, decide abrir una investigación, una investigación de cara a la galería y, "presuntamente", con el único objetivo de ocultar la protección prestada desde el propio Instituto Armado al presunto violador y pederasta, Lorenzo Humánez Aguilar.

 

Si la Guardia Civil de Puente Genil no es capaz de encontrar esta Dilencia, La Tribuna de España sí ha tenido acceso a la misma.

Resulta muy difícil creer que unos periodistas -por mucha voluntad y por mucha dedicación que pongamos a todas nuestras investigaciones- tengamos más capacidad de encontrar documentos supuestamente "extraviados" de forma involuntaria y dentro del propio cuartel de Puente Genil que la propia Guardia Civil.

 

 

 

 

Así las cosas la comandancia de la Guardia Civil de Córdoba abre una investigación interna en la que se nombra como instructores a agentes al mando del propio Teniente investigado.

Pónganse ustedes en situación: agentes de la Guardia Civil que deben instruir una investigación contra su propio jefe ¡que ni siquiera es apartado del mando ni destinado a otro lugar!, al que tiene que seguir viendo todos los días, de quien reciben órdenes diarias (porque no son apartados del servicio y destinados exclusivamente a esta investigación interna, sino que deben compaginarla con su labor diaria bajo las órdenes del Teniente Miguel Ángel Fernández Cabrera), con quien comparten vivienda dentro del propio cuartel…

De esta manera, la presión ejercida –tácita o explícita- sobre estos guardias es tal, que uno de ellos, de nombre Rubén, lleva más de año y medio de baja psicológica.

La situación de desconcierto interno y las presiones de los mandos ha llegado a tal punto que, en la actualidad -en una plantilla tan corta como la del cuartel de Puente Genil- ¡son tres los agentes de la Guardia Civil que se encuentran de baja psicológica!

 

 

El Sheriff de Puente Genil : un pederasta muy bien relacionado con altos mandos de la Guardia Civil y de la Justicia

 

 

Resulta inadmisible que casi cinco después de que se produjera un delito tan grave como la violación de una menor por parte del Jefe de la Policía Local de Puente Genil y la aparición de un pendrive ¡en las propias dependencias de la Policía Local de Puente Genil! con contenido pedófilo, que implicaría al propio Lorenzo Humánez Aguilar, “El Sheriff de Puente Genil” y al agende de la Policía Local. Antonio Bascón Rodríguez, nada se sepa de la instrucción ordenada por el máximo mando de la Guardia Civil en la provincia de Córdoba, el Teniente Coronel Juan Carretero Lucena.

Y es que la amistades del pederasta Lorenzo Humánez Aguilar ¡que sigue trabajando en el Ayuntamiento -pese a haber sido apartado de la jefatura de la Policía Local- y que mantiene su despacho porque, en la práctica, sigue siendo quien manda en el cuerpo policial municipal de Puente Genil! son muy influyentes: el teniente coronel jefe de la comandancia de la Guardia Civil de Córdoba, Juan Carretero Lucena, el Teniente jefe de La Benemérita en Puente Genil, Miguel Ángel Fernández Cabrera, el alcalde socialista de la localidad, Esteba Morales Sánchez (“mi osito” para la presidente de la Junta de Andalucía, Susana Díaz) y el exsubdelegado de Gobierno en Córdoba y diputado del PSOE, Jesús María Ruiz García… con esos amigos, el Jefe de la Policía Local de Puente Genil se siente completamente inmune. Y, por las continuas omisiones e irregularidades cometidas en la investigación de la Guardia Civil, razones para estar tranquilo no le faltan.

En la fotografía, el pederasta Lorenzo Humánez Agulilar junto al alcalde de Puente Genil, Esteban Morales Sánchez y el Teniente Miguel Ángel Fernández Cabrera, jefe de la Guardia Civil en Puente Genil. 

 

 

 

 

Comprometedora grabación para la Guaria Civil: un agente reconoce que las diligencias se pierden dentro del cuartel por órdenes superiores

 

 

 

La investigación interna que debería haber hecho la Guardia Civil es una pantomima. Con el instructor de baja psicológica, pasan los años, el teniente Miguel Ángel Fernández Cabrera no es suspendido ni recibe sanción alguna, las diligencias policiales siguen sin aparecer y nadie da explicaciones en la Guardia Civil.

Mientras tanto, varios agentes piden el traslado fuera de Puente Genil porque no soportan la presión que se vive en el cuartel, por unas actuaciones irregulares que ensucian el buen nombre del Cuerpo. El Teniente es sustituido por un brigada, posteriormente al brigada le sustituye otro teniente recién salidito de la Academia que, cuando sólo lleva un año en el puesto, pide también el traslado: nadie quiere comerse “este marrón”; en la actualidad, otro brigada ocupa provisionalmente la jefatura de la Guardia Civil de la localidad cordobesa de Puente Genil que tristemente, ya es mucho más conocida en España por el caso de pederastia que por sus famosos membrillos o por sus olivares.

Como la Guardia Civil no hace su trabajo, La Tribuna de España lo hacemos por ella.

Tenemos en nuestro poder la grabación de una llamada que evidencia que la pérdida de las diligencias policiales que incriminan en posesión de material pedófilo al pederasta Lorenzo Humánez Aguilar y al agente de la Policía Local de Puente Genil, Antonio Bascón Hernández, ha sido deliberada y ordenada por el mando superior.

Se trata de una llamada telefónica entre el Policía Local denunciante de los pederastas, Daniel tejero y el Guardia Civil de Puente genil, Luis Tejada.

La transcribimos literalmente y ponemos esta grabación a disposición del Juzgado y de la propia comandancia de la Guardia Civil que intenta silenciar tan grave actuación del Cuerpo.

Daniel Tejero:

La Guardia Civil es cierto que hizo su trabajo e instruyó las diligencias, es decir que eso es un tema de prevaricación por parte del juzgado que es la que ha perdido, la que ha extraviado una serie de diligencias las cuales indicaban quién era el propietario del prendrive y te digo una cosa, como aquí se toque a un guardia civil de Puente Genil me veis en televisión

Guardia Civil Luis Tejada:

Es que eso no ha sido así Daniel

Daniel Tejero:

¿Entonces cómo ha sido?

Guardia Civil Luis Tejada:

Las diligencias no han llegado a salir del cuartel

Daniel Tejero:

Ah ¿qué no han llegado a salir del cuartel? Ah, amigo, entonces eso es delicado ¿eh?

Guardia Civil Luis Tejada:

Por eso, ese es el tema, por eso hay mucha gente que se han ido del cuartel, y hay otros que están de baja psicológica

Daniel Tejero:

Claro, te digo una cosa, porque se está acusando al juzgado, porque a mí un Guardia Civil me dijo que las diligencias se habían enviado al Juzgado y que el Juzgado las había perdido y te digo el nombre del Guardia Civil que me lo dijo, y eso no es así porque aquí se ha hecho el trabajo

Guardia Civil Luis Tejada:

Yo no sé si tú puedes tener acceso a las que están en el Juzgado pera esas diligencias en el Juzgado están numeradas y verás que no tienen la misma numeración que las diligencias que puedes tener tú, por eso, es que no han salido de aquí, porque las han quitado, las han quitado, las han quitado del medio por órdenes de “otro” (en referencia al Teniente Miguel Ángel Fernández Cabrera, jefe de la Guardia Civil en Puente Genil)

Daniel Tejero:

Ea, pues te digo una cosa, que se depuren responsabilidades porque te voy a decir una cosa, un tema en el que yo, además, eso lo sabe todo el mundo, nosotros fuimos allí (en referencia al Cuarte de la Guardia Civil) ¡ yo y Rafael Ruiz Estepa (otro agente de la Policía Local) y otro compañero, lo entregamos y dijimos, oye, mira, esto nos lo ha dado un compañero que estaba pinchado en la torre de las cámaras de la Jefatura de la Policía y hemos visto pornografía y entre ella hemos vito niñas, claro, ellos allí, vieron el pendrive y dijeron, ¡señores, aquí tenemos un problema!, ¿por qué? Porque eso lo vimos todos los que estábamos allí presentes y se instruyeron las diligencias y se hizo una “cadena de custodia”, porque tontos no vamos a ser.

 

 

Imprescindible la comparecencia del Director de la Guardia Civil en sede parlamentaria

 

 

Lo verdaderamente importante de esta grabación es que el Guardia Civil Luis Tejada reconoce que las diligencias se han persido dentro del propio cuartel obedenciendo órdenes.

Lo más grave es que el Guardia Civil de mayor graduación en la provincia, el jefe de la Comandancia de Córdoba, Teniente Coronel Juan Carretero Lucena, es perfectamente conocedor de estos hechos. La Tribuna de España está en condiciones de afirmar que el Teniente Coronel Carretero llamó a su dfespacho al Guardia Luis Tejada y fue puntualmente informado por el agente de cuanto sabía.

Así las cosas no encontramos ante una gravísima actuación, absolutamente irregular, por parte de la Guardia Civil y ante el encubrimiento que el propio mando del Cuerpo ha hecho de los acontecimientos: un encubrimiento que podría hacer que, el Teniente Coronel al mando de la Guardia Civil de Córdoba, estuviera incurriendo en un delito de ocultación o destrucción de pruebas omisión del deber de perseguir el delito.

Resulta imprescindible que el Director General de la Guardia Civil de explicaciones de esto.

Sabemos de sobra cómo los dos grandes partidos nacionales, PSOE y PP siempre se ponen de acuerdo para ocultar estos temas. Pero resulta del todo inadmisible que ningún de los dos partidos políticos que venían a regenerar la vida pública española, que ni desde grupo parlamentario de Ciudadanos, ni desde el de Unidos-Podemos (que venían a limpiar "la casta") se solicite una comparecencia del Director General de la Guardia Civil para que de explicaciones del encubrimiento, la ocultación de pruebas, el incumplimiento del deber de perseguir el delito y del "compadreo" de un cuerpo policial, como la Guardia Civil, con pederastas.

El Director General de la Guardia Civil debe comparecer en sede parlamentaria para dar una información oficial sobre todas las irregularidades cometidas en este caso. Además, mientras no se esclarezca por completo los hechos, tanto el Teniente Miguel Ángel Fernández Cabrera, así como el máximo jefe del Instituto Armado en la Comandancia de Córdoba, el teniente Coronel Juan Carretero Lucena, deben ser apartados de sus puestos.

La Guardia Civil es una de las poquísimas instituciones en las que aún creen los españoles y, sin duda alguna, la institución más valorada por los ciudadanos. No se puede tolerar que una actuación como ésta manche su buen nombre y ponga en peligro el crédito que La Benemérita tiene entre la sociedad española.

Comenta esta noticia