Jueves, 20 Junio 2019

Publicidad Levantina de Seguridad

Padres privados de sus hijos se manifiestan ante la sede del PSOE

PUBLICADO EL Domingo, 08 Julio 2018 07:39 Escrito por
Cartel de la concentración de ayer reclamando la Custodia Compartida Cartel de la concentración de ayer reclamando la Custodia Compartida

Son más de 4 millones de ciudadanos españoles privados del más elemental de los derechos: ver, disfrutar y educar a sus propios hijos. Su único delito: ser varones.

Más de 4 millones de padres separados, la mayoría de ellos víctimas de falsas denuncias por maltrato, una artimaña legal del propio sistema judicial para discriminar al hombre y para privar a muchos más millones de ciudadanos, en este caso, además, niños, de poder disfrutar de sus padres.

 

El poder del femiestalinismo lo ha arrasado todo: medios de comunicación y manipulación de la opinión pública, actitud policial y sistema judicial.

 

Además, no sólo se está privando a esos 4 millones de padres separados de ver a sus hijos; como decíamos, el mayor de los delitos es privar a aún más millones de españoles, a españolitos menores que deberían gozar de toda la protección y de todas las garantías legales para disfrutar, no sólo de sus padres, sino de sus tíos, abuelos y primos por parte paterna, criaturas a las que, de manera inadmisible, se les roba la mitad de su familia y se les priva del roce, goce, del disfrute y de la posibilidad de aprender, educarse y crecer junto a los de su misma sangre (claro está, sangre paterna).

 

Por eso ayer, padre separados y privados de sus hijos, absolutamente desesperados, se manifestaban ante la sede del PSOE en la calle Ferraz para pedir justicia, para exigir un ¡basta ya al secuestro legal de sus propios hijos!: sobre todo, justicia para los derechos de los pequeños que se están conculcando con la complicidad de un sistema abducido por la soflamas femipodemitas.

 

Pero nadie va a atreverse a poner el cascabel al gato porque la maldita Ley de Violencia de Genero resulta, en la actualidad, menos cuestionable, incluso, que la propia Constitución o que la Jefatura del Estado.

 

Nada tiene solución ni resulta negociable por mucho sufrimiento que cause: así lo manda esa “ideología de género” impuesta por quien de verdad manda en España, el multimillonario judío George Soros que, además, esta semana visitaba al presidente Sánchez para comprobar si su esbirro de la Moncloa está haciendo bien o no sus deberes.

Mientras tanto crecen exponencialmente las falsas denuncias de maltrato que ya se ha convertido en la primera estrategia de los abogados matrimonialistas para someter al marido y hacerle pasar por el aro de las pretensiones de la mujer por injustas y disparatadas que estas sean.

Y egoísta, mientras no le toca a uno, la sociedad española, los medios de comunicación, los partidos políticos y el Gobierno miran hacia otro lado.

Comenta esta noticia