Martes, 26 Marzo 2019

Publicidad Levantina de Seguridad

Navarra se moviliza contra el adoctrinamiento homosexual de niños en las escuelas

PUBLICADO EL Domingo, 16 Diciembre 2018 10:46 Escrito por
Imagen obtenida de Facebook de la concentración de ayer en Pamplona Imagen obtenida de Facebook de la concentración de ayer en Pamplona

Lo hemos explicado cientos de veces, pero en esta nación de imbéciles e imbécilas hay que seguir dejando clara la posición para evitar los juicios de quienes condenan sin saber, de quienes sólo leen los titulares y no pierden cinco minutos de sus vidas para concer los argumentos de los disidentes, de quienes escapamos del monocorde balido gris y escuálido de una sociedad aborregada por la telebasura y el adoctrinamiento. No estamos en contra de la homosexualidad: que cada quien, cuando cierra la puerta de su alcoba, haga lo que crea conveniente. Estamos a favor del sentido común.

¿Alguien en su sano jucio cree que a los niños de 3 a 6 años hay que enseñarles juegos de estimulación erótica?

¿Alguien -que no esté para encerrar en un psiquiátrico- puede defender que a adolescentes de 13 años se les enseñe en los colegios cómo chupar un pene sin hacer daño, las ventajas de la masturbación en grupo, reflexionar sobre si están a gusto con su sexo o creen que deberían cambiárselo, o el placer de la estimulación anal?

Cerca de 10.000 navarros de eso que ahora llaman transversales (es decir, de cualquier ideología, religión u orientación sexual) se han manifestado contra el programa Skolae que por imposición ha decidido el gobierno regional impartir en los colegios sin autorización de los padres, un programa de adoctrinamiento sexual que -entre otras muchas barbaridades- enseña a los pequeños (entre 3 y 6 años) a encontrar sus zonas erógenas y a estimularlas; un programa ¿educativo? que pervierte la mentalidad de los adolescentes, con técnicas de masturbación personal y en grupo, con prácticas de autoestimulación anal, con ¡enseñanzas de felación a chavales entre 13 y 15 años!... toda una serie de delitos por los que la mera pronunciación a menores ya debería ser motivo de meter entre rejas a quienes lo plantean.

Esto y mucho más imparten los colegios navarros a los niños, desde los 3 años, en ese programa de educación sexal denominado en vascuencia, Skolae, y que ha sido elaborado por pervertidos del colectivo LGTBI.

Y afirmamos que son prvertidos los miembros del colectivo LGTBI porque aquí nada tiene que ver la orientación sexual. Quien suscribe esta noticia es inequívocamente heterosexual y no se plantearía dar esa formación a niñas (que, por mucho que les moleste al "lobby rosa") que tienen vagina, como los niños tienen pene: no es religión caduca, conservadurismo sexual ni nada heredado culturalmente del "heteropatriarcado" sólo existente en las femiestalinistas: es biología pura y dura.

Por eso, cerca de 10.000 navarros salían ayer a las calles de Pamplona para exigir la retirada del programa Skolae, un plan de adoctrinamiento y perversión sexual que se impone en los colegios de manera oblogatoria y, además, sin el consentimiento de los padres.

Familias completas se concentraron en el autodenominado Parque de la Insumisión para clamar contra esta "salvaje e irracional ideología de género" en lo que -la consejera de educación del gobierno regional navarro- ha llamado, desvergonzadamente "programa de coeducación afectivo sexual" que este curso ya se ha implantado, en los colegios públicos y concertados de Navarra.

Los manifestantes, convocados por la plataforma ciudadana Libertad para Enseñar, mostraban pancartas con lemas como "Aquí yace la libertad de enseñanza" o "Aquí muere el sentido común sustituido por la imposición del pensamiento único".

La plataforma ciudadana Libertad para Enseñar manifestó "nos hacemos insumisos al programa Solae y vamos a comunicar a todos los centros educativos nuestra petición de que, antes de impartir cualquier contenido en materia afectivo-sexual o relacionada con Skolae, nos enseñen a las familias los contenidos y los materiales para que, si no estamos conformes con los mismos, nuestros hijos no acudan a esa formación". "Queremos que nos enseñen los materiales y las fichas editadas, que nos digan quiénes son los autores, que nos expliquen el contenido, y luego, si vemos que atacan nuestras convicciones, decirlo", ha explicado.

La portavoz de la plataforma ha dejado claro "No somos ningún partido político ni asociación, somos familias que, con absoluta libertad, queremos elegir la educación que queremos para nuestros hijos y que exigimos al Departamento de Educación que respete ese derecho amparado por la Constitución, porque el Gobierno de Barkos se empeña en aplicar un programa contenido pretende imponer la ideología de género y el pensamiento único como verdad absoluta".


 

 

Comenta esta noticia