Domingo, 21 Julio 2019

Publicidad Levantina de Seguridad

"Mercadona vigila ilegalmente a ciudadanos". Juan Roig está en grave peligro, según denuncia el exescolta del empresario

PUBLICADO EL Martes, 18 Junio 2019 07:57 Escrito por Alba Lobera
El director de seguridad de Mercadona oculta -según la denuncia- los graves riesgos de protección a Juan Roig El director de seguridad de Mercadona oculta -según la denuncia- los graves riesgos de protección a Juan Roig

Falsos escoltas, vigilancia a cualquier ciudadano que transita cerca de las propiedades de Juan Roig, "presunto" soborno a la Guardia Civil en la adquisición de licencia de armas; y graves riesgos en la protección de Juan Roig y su entorno familiar. Estas son algunas de las gravísimas acusaciones que han llegado hasta La Tribuna de España y sobre las que no ha querido responder el dueño de Mercadona.

 

Por 1 euro al mes (menos de lo que cuesta un café) puedes ayudarnos a seguir haciendo este periodismo que quieren callar.

Sólo tienes que darte de alta en este enlace

https://www.teaming.net/porlalibertaddeprensa-mujeresdelatribunadeespana-

También puedes colaborar con este periodismo disidente en nuestra cuenta PayPal

https://www.paypal.me/Latribunadeespana

 

 

“Yo dejé quejas constantes de que lo que hacían era ilegal y estaba prohibido. Que un escolta, por ejemplo, no debe hacer las labores de un detective. La empresa era consciente de la ilegalidad pero le da igual, porque la Élite que protege a la familia la constatan tres personas que no tienen ni idea ni experiencia en general. Son dos simples empleados de empresa de Seguridad intentando llevar a cabo un operativo que es la Seguridad de la familia con la tercera fortuna más grande de España, y se ven respaldados con ese poder y dinero y hacen lo que quieren”.

Carlos Arteaga, ex escolta VIP de la familia Roig

 

Juan Roig es conocido por ser el presidente ejecutivo y máximo accionista de Mercadona, adquirida en 1981. Desde entonces la empresa ha ido creciendo hasta convertirse en la líder absoluta en su sector y, al mismo tiempo, no ha dejado de estar en el punto de mira, tanto por sus exitosos resultados como por noticias polémicas que siempre suelen ser silenciadas por “la prensa del sistema”: no hay que olvidar que Mercadona es, hoy por hoy, la empresa que más dinero distribuye entre medios de comunicación con sus inserciones publicitarias, sólo superada por el Banco de Santander.

Durante estos últimos meses, Mercadona ha hecho grandes avances empresariales, como construir en marzo un almacén para la venta online, iniciar en abril un proceso de selección para incorporar a más de 200 personas a su departamento de Informática o invertir más de 13 millones de euros en mayo para transformar su red de tiendas en Córdoba; pero el mes de junio no parece muy halagüeño. No, al menos, para Juan Roig, quien es protagonista involuntario de una absoluta falta de Seguridad -que también afectaría a su esposa, hijos y nietos-, “presuntamente” por culpa de sus empleados. Y lo peor de todo es que esto le está sucediendo sin que el empresario valenciano tenga ningún conocimiento de ello.

 “La función de escolta” -explica Carlos a La Tribuna de España- “debe garantizar, según la Ley de Seguridad de este país, proteger la integridad física de la persona asignada. Esta gente (los empleados) lo que quería era montar un círculo de contravigilancia con funciones detectivescas alrededor de la familia para contrarrestar su entorno”.

Hemos querido informar directamente al afectado de esta situación; esta periodista ha llamado personalmente a Juan Roig pero ha sido imposible comunicar con él porque, en cuanto me identifiqué como reportera de La Tribuna de España, el dueño de Mercadona concluyó la llamada colgándome inmediatamente el teléfono…

 

Los profesionales de seguridad no son bien recibidos: los periodistas tampoco

 

El señor Arteaga entró a trabajar en octubre de 2017 para Juan Roig y su familia. Tuvo una intensa reunión con la Coordinadora de Seguridad de Mercadona, Bárbara Boluda, quien “explicó al milímetro” en qué consistía el servicio. “Se suponía que era un servicio de escolta a la familia, y me contrataron como escolta. Pero jamás se llevó a cabo ninguna función de escolta” afirma Carlos Arteaga.

Su función laboral se vio interrumpida hace un tiempo dado a un despido improcedente, según cuenta su asesor laboral, Miguel Ángel Font.

“No comprendemos cómo es que Mercadona ha despedido al mejor empleado de Seguridad que han tenido nunca” dice el señor Font.

Y no parecen palabras vacías: el señor Arteaga es un ex militar con una mención honorífica (ofrecida por la Guardia Civil y entregada por el Ministerio de Interior) de categoría A. Está titulado como Director de Seguridad privada, además de poseer una gran experiencia en el sector.

 

Algunos de los diversos diplomas de Carlos Arteaga que demuestran su preparación

 

El motivo del despido de Carlos, según opina su asesor laboral, son supuestas represalias debido a unos comentarios en los que se señalaba el incumplimiento de normativa legal de Seguridad. Dichos comentarios fueron puestos en conocimiento de sus superiores, hasta que todo desembocó en un despido.

“La empresa prescindió de sus servicios sin carta de despido” Revela Miguel Ángel Font. “El finiquito no se lo pagaron en su momento. Nos hemos visto obligados a poner una demanda en el juzgado. No se ha pedido despido improcedente, sino nulidad con readmisión e indemnización con ciento un mil euros por daños morales ocasionados, porque esta empresa le impide su reincorporación como escolta VIP en el sector. Se ha visto obligado a trabajar desde empaquetador de pollos hasta vigilante del supermercado. Se han tomado represalias contra su empleabilidad futura. Queremos la readmisión e indemnización laboral (…) pero no de forma caprichosa, como se dijo en juicio”.

Lo más llamativo de esto según palabras de Carlos, es que durante el despido se le amenazó verbalmente, con un “ten cuidado con lo que haces, a ver si no vas a trabajar más en el mundo de la Seguridad como escolta VIP”. Esto quedó registrado en la demanda y no se negó en la conciliación judicial.

Además de la actitud “soberbia y prepotente” y “una superioridad en las formas y contenidos”, el señor Arteaga destaca la falta de humanidad de sus superiores cuando expuso el delicado estado de salud en el que se encontraba su esposa: “Incluso mi jefa sabía que la iban a tratar por unas intervenciones que la Seguridad Social no cubre y me echó a la calle justo en el mismo mes que operaban a mi mujer”.

 

 

Carlos recibiendo la mención honorífica de Categoría A

 

Detectives vigilan a los escoltas VIP de Juan Roig

 

El primer rasgo que nos podría hacer creer que los acuerdos laborales son turbios, es el testimonio de Carlos: “he pasado por Umivale, la aseguradora de Mercadona, y he visto que figuraba como empleado de Mercadona pese a ser empleado de Prosegur”.

Otro detalle que suscitaría extrañeza son las supuestas maneras de actuar para con los trabajadores. Las palabras del señor Arteaga son impactantes: “nosotros, los escoltas de Juan Roig, teníamos a una plantilla de detectives que nos acosaban. Lo sabíamos porque nos lo decían: ‘nosotros tenemos contratados a detectives y van a estar vigilándoos 365 días al año las 24 horas para ver si hacéis bien vuestro trabajo’.  Vamos, un gran acoso laboral”.

Un ejemplo de esto es la experiencia del denunciante, quien comparte a La Tribuna de España que fue despedido por estar mirando el móvil en horario de trabajo, algo que llegó al conocimiento de sus superiores gracias esos detectives que ilegalmente habrían contratado: “Se puede dar fe de lo que te estoy diciendo, te puedo señalar empresas que trabajan expresamente para esto. De hecho, mi CV llegó a manos de Mercadona a través de una agencia de detectives que trabajó para ellos, precisamente para lo que estoy contando”.

Sin embargo, esta no sería la primera vez que Mercado habría vigilado al escolta de Juan Roig: “A finales de febrero, antes de despedirme, me pusieron detectives durante el servicio. Me llamaron un día a las oficinas de Mercadona y Bárbara Boluda (Coordinadora de Seguridad) me enseñó el informe, en mi cara. Con mis grabaciones, mis fotos y mis vídeos. Pero claro, era un informe cutre de copia y pega hecho en Word. ¿Por qué? Porque eso luego se tenía que borrar. Eso no podía ser un informe original fichado por la empresa en PDF. Y no me pudieron decir nada porque yo hacía bien mi trabajo”.

 

Detectives espían a todos los trabajadores de Mercadona

 

No sólo se habría investigado al escolta de Juan Roig, sino a casi toda la plantilla de Mercadona. Estos servicios estuvieron ofrecidos, supuestamente, por la empresa Winterman. Así lo denuncia Carlos: “Una de las labores de Winterman fue, bajo la autorización del director de Seguridad de Mercado, Antonio Cantalapiedra, es investigar a todo el equipo de Seguridad hackeando la Deep Web”.

Para esta operación, esta agencia privada de detectives habría precisado de los servicios de un profesor de la UNED, experto en Ciberseguridad, Seguridad cibernética e Informática en Valencia:

“O al menos lo fue” apunta Carlos. “Hackeó todo lo que encontraba en Internet sobre ellos, algo que es ilegal. Porque no se puede contratar a toda una agencia de detectives para buscar trapos sucios de tus empleados.”

 

 

Tarjeta supuestamente entregada por Enric Vilamallo, contratado por Mercadona

 

Acusación de soborno a la Guardia Civil para obtener licencias de armas

 

No obstante, esas condiciones no son las mismas para todos los empleados. Algunos de ellos gozarían de un trato especial dado a sus contactos, como el caso que denuncia el señor Arteaga: “El Director de Seguridad de Mercadona, un simple empleado, tiene una minusvalía completa al faltarle el brazo derecho. Aun así este señor tiene la licencia de armas tipo B, algo imposible de conseguir ya que en España está prohibido si tienes una enfermedad congénita o minusvalía”. 

Seguidamente, aclara: “Es imposible que este señor, de manera legal, haya obtenido la licencia para portar un arma. ¿Cómo la ha conseguido? Habría que pedirle explicaciones al Ministerio de Interior. ¿El motivo de cómo consiguió esto? Muy fácil: sobornando a las personas adecuadas dentro de la Guardia Civil para que le consiguiera esta licencia. Y lo peor de todo es que este tío, encima de tenerlo en secreto, se jacta de ello y de cómo la ha conseguido: el típico gesto del puño golpeando la mano, el de aflojar dinero. Es el gesto al que todo el mundo hacía referencia en Mercadona, sobre cómo este individuo habría conseguido la licencia para portar armas”.

Pese a la situación planteada, Juan Roig parece estar al margen de todo esto y no ser consciente de que su dinero, en materia de Seguridad, estaría malgastándose:

“Tengo la sensación de que Antonio Cantalapiedra, el director de Seguridad, no cuenta estas ilegalidades a Juan Roig”. Opina Carlos a La Tribuna de España. Quien continua diciendo:

“Yo dudo mucho que Juan Roig esté al tanto de todas estas ilegalidades. A parte, este tío (Antonio) es un trepa de mucho cuidado. Este tío ha contratado empresas para que nos dé formación a nosotros, se ha gastado decenas de miles de euros de la empresa para nada. Porque después de la formación y de que muchos expertos hayan venido a decirnos que nuestro servicio es una mierda y que no sirve para nada, lo cual dije yo, él se gasta un presupuesto de la empresa que lo invertimos en octubre en formación todos los años, y luego no cambiaba nada. Dejaba el servicio tal y como estaba. Por lo cual, a mí me da la sensación de que lo que hace es reírse de Juan Roig vendiéndole humo, haciéndole creer que tiene un equipo de Seguridad de la hostia cuando lo que tiene es una puta mierda, y yo creo que le está mintiendo”.

 

Un informe evidencia graves faltas en la protección de Juan Roig y de su familia

 

 “Justo antes de entrar yo, Antonio Cantalapiedra contrató a una empresa de detectives para hacer una valoración del equipo de Seguridad. Se hizo un informe de más de 400 páginas dejando claro la vulnerabilidad que tiene la familia y lo mal hecho que está el servicio. El propio Antonio Cantalapiedra nos dijo a nosotros que tuvo que filtrar ese informe tan importante a Juan Roig para que no le despidiesen a él. Es decir, mintió al presidente de Mercadona sobre su Seguridad y ha seguido manteniendo a la familia sin Seguridad (…). En el momento que Juan Roig se entere de que este tío ha estado gastando su dinero y mintiéndole en todos los aspectos, el director de Seguridad se va de patitas a la calle”.

Por otro lado, los ‘falsos’ escoltas de Juan Roig no sólo estarían haciendo indebidamente su trabajo por falta de formación, sino que abusarían de su condición. Miguel Ángel Font tiene en cuenta esas ilegalidades, las cuales incluirían controlar de forma ilícita el entorno de la familia de Juan Roig, acosar a los transeúntes, sacarles fotos sin su permiso y aparentemente sin ningún motivo, revisar sus coches y fotografiar sus matrículas.

Escoltas del dueño de Mercadona estarían haciendo vigilancia y espionaje de cualquier ciudadano que transita cerca de alguna de sus propiedades

Esto incluiría que la gente en vez de hacer escolta, controlaría el entorno de la familia, se dedicarían a acosar a la gente por la calle, a perseguirlos, a sacar fotografías a sus matrículas y a revisar sus vehículos. Pero esta gravísima situación va más allá de un simple tanteo a ciudadanos inocentes: Antonio Cantalapiedra habría usado DetectaCar, una aplicación disponible a disposición de cualquiera en PlayStore. “Ahí metes el número de matrícula y tienes de quién es el coche, dónde vive y las multas que tiene. Mercadona es una empresa de alimentación, no puede tener esos códigos para acceder a la aplicación, es ilegal. Además, los datos los difundían por Whatssapp; se demostró en el juicio”.

Carlos consiguió contactar con el director de la empresa DetectaCar, para comentarle lo sucedido. También le preguntó si era consciente de la situación, y si sabía que no era legal dar esas licencias y códigos a una empresa de alimentación: “Me dijo que le cortó el grifo a Mercadona, que le quitó la licencia. Incluso tengo la grabación por teléfono en la que admite que Prosegur no tiene nada que ver con DetectaCar, pero que le dio los códigos ilegalmente a Mercadona”. Añade, también, que el simple hecho de pasar cerca de las propiedades de Juan Roig ya era motivo para ser sospechoso y estar clasificado en una base de datos, para posteriormente difundirlo todo por la Red.

El denunciante hizo constancia a la coordinadora de Seguridad de Mercadona que los escoltas que tiene no son escoltas en sí, sino simples empleados de Mercadona. “Esto sucede porque el Director de Seguridad de Mercadona es tan elitista y sectario que no se le ocurrió otra cosa que formar un equipo de Seguridad con la cantera de los supermercados. Es decir, usó los supermercados para usar a personas para que fueran escoltas privados. Gente que salió de Mercadona un día y fue a Prosegur para que les habilitaran como escoltas privados. Esa gente no tiene ningún tipo de preparación para serlo, sólo saben estar en la calle vigilando y ya”, comenta.

 

Mercadona lo niega todo

 

Mercadona, por su parte, niega tales hechos en el juicio. Por lo visto, la Coordinadora de Seguridad manifestó no tener nada que ver con empresas de detectives, algo que, según palabras del señor Arteaga, contrasta con lo que dijo en el juicio: “no, nosotros pasábamos los datos de la matrícula al director de la Seguridad y este le pedía la información a unos detectives”.

Por su parte, Juan Roig y su esposa no hicieron acto de presencia, pese haber estado citados en el juicio, y tampoco ofrecieron justificación ante esto, según palabras del señor Arteaga.

Ante la negativa de Juan Roig a atendernos, desde La Tribuna de España vamos a intentar contactar con Antonio Cantalapiedra (director de seguridad) o Bárbara Boluda (coordinadora de seguridad) para conocer la posición oficial de la cadena de alimentación ante esta noticia, que cuestiona la seguridad de uno de los empresarios más importantes de España así como las prácticas de espionaje realizadas por la empresa, no sólo con sus empleados, sino sobre ciudadanos anónimos que transitan libremente por las proximidades de cualesquiera de las propiedades del dueño de Mercadona.

Alba Lobera -en exclusiva- para La Tribuna de España

Comenta esta noticia