Martes, 21 Mayo 2019

Publicidad Levantina de Seguridad

Los Maristas ampararon la pederastia: 21 años y 9 meses de prisión para un profesor por abusos sexuales a sus alumnos

PUBLICADO EL Lunes, 29 Abril 2019 14:55 Escrito por
Los Maristas de badalona Los Maristas de badalona

 

 

El tribunal subraya el "hecho perverso y odioso" cometido por Joaquín Benítez, que ha afectado para siempre a sus víctimas

Joaquín Benítez exprofesor de los Maristas, ha sido condenado a 21 años y 9 meses de prisión por cuatro delitos de abusos sexuales cometidos entre 2006 y 2009. Además, el tribunal también le impone una indemnización de 120.000 euros por los daños causados a las víctimas, inhabilitación como profesor durante 13 años y 8 meses y una orden de alejamiento de sus exalumnos.

Y los más importante de la sentencia, los Hermanos Maristas son responsable civil subsidiario, a través de la Fundación Champagnat.

Se da la vergonzosa circunstancia que (a diferencias de otros casos, como el que recientemente ha afectado a los Jesuitas), los Hermanos Maristas han protegido al delincuente, han silenciado a las víctimas y han tratado de “escurrir el bulto acusando a la prensa de una caza de brujas.

Caza de brujas no puede haber en La Tribuna de España, un medio manifiestamente cristiano y, todavía menos en su director, católico practicante reconocido y antiguo alumnos de los Maristas, una formación intelectual y humana de la que presume públicamente y de la que se siente orgulloso.

El tribunal ha considerado probado que el profesor de los Maristas, Joaquín Benítez, aprovechó su condición de profesor de educación física para abusar de cuatro alumnos en diversas ocasiones e incluso, en  dos de los casos, la Audiencia aprecia un delito continuado de abusos.

Benítez, fue profesor de los Maristas entre los años 1.999 y 2.011 y usaba una camilla que tenía en su despacho propio para abusar de los alumnos con la vil escusa de realizarles masajes terapéuticos. “Aprovechando su ascendencia y jerarquía como profesor de educación física y de la confianza que los alumnos tenían por ello depositada en él”, manifiesta de manera explícita la sentencia.

Los hechos -ocultados por los Maristas, que en ningún momento se pudieron de parte de las víctimas, sus propios alumnos a los que sus padres confiaban su educación y cuidado- que sufrieron los denunciantes constituyen una experiencia vital negativa en un momento en que todavía no tenían desarrollada su personalidad y les ha condicionado el cómo son de adultos. -Según la sentencia- ello no tiene precio ni reparación posible”.

Durante el juicio -celebrado 25 y 27 de marzo- el acusado admitió parcialmente los cargos y la sesión de declaración de las víctimas se celebró a puerta cerrada.

 

 

Los Maristas supieron de los abusos y protegieron al profesor pederasta

 

 

Nuestra cruzada periodística contra la pederastia no conoce límites políticos, ideológicos ni religiosos.

Así las cosas en La Tribuna de España hemos denunciado a diputados, presidentes autonómicos, presidentes de diputación, Fiscal Anticorrupción, jueces y miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado culpables de pederasta.

 

 

 

Y también a miembros de la jerarquía católica.

Nuestra inspiración en el humanismo cristiano como línea editorial -lejos de suponer una censura para los crímenes cometidos dentro de la Iglesia- supone una mayor obligación y un extraordinario compromiso en denunciar estos hechos, aún más en este caso cuando la institución religiosa, los Hermanos Maristas, han sido colaboradores necesarios del criminal por tratar de esconder los hechos y dar la espalda a las víctimas: sus propios alumnos.

 

Los Maristas ocultaron los hechos; los Maristas recibieron una denuncia por tocamientos; se dieron por enterados y por convencidos de la veracidad de la misma ya que el profesor fue apercibido, pero ni el profesor fue despedido, ni el colegio puso los hechos en conocimiento de la autoridad judicial.

Las acusaciones cargaron también contra los Maristas, por no haber actuado contra el profesor y el propio Benítez aseguró que se sentía protegido por los Hermanos Maristas.

El tribunal destaca que los Hermanos Maristas tuvieron conocimiento concreto de los abusos cometidos por el exprofesor y no lo denunciaron en el juzgado.

Solamente decir que los Maristas sabían realmente de este caso y hay datos y pruebas de dos personas que contribuyeron a este caso”, fueron las últimas palabras pronunciadas en el alegato final por el exprofesor Joaquín Benítez .

La Fiscalía y las acusaciones denunciaron el papel de los Maristas por no haber actuado antes y por su actitud “obstruccionista” en el momento de la de denuncia de 2011.

 

 

Marcelino Champagnat (fundador de la orden) estaría avergonzado con la actuación de los Maristas -según el Fiscal-

 

 

Para vergüenza de todos los católicos, los Maristas llegaron un “pacto de silencio” para que el profesor Benítez dimitiera (sin idemnización por despido, que parece ser que es lo único que preocupaba a la institución religiosa) a cambio de que los Maristas no denunciaran.

Por no comprometer el prestigio de los maristas , decidieron no expulsarle”, declaró una de las acusaciones.

Y como ha quedado probado, los Hermanos Maristas incluso recolocaron tres meses después al profesor pederasta en otro trabajo vinculado con los orden religiosa para ayudar al criminal Benítez a cobrar el seguro de desempleo.

 

Resultado de imagen de marcelino champagnat

El bueno de San Marcelino Champagnat se avergonzaría de los Maristas

 

 

El fiscal acusó a Los hermanos Maristas de  no estar del lado de las víctimas:

Tiene una enorme responsabilidad civil, pero sobre todo tiene una enorme responsabilidad moral, porque si en el 1986 hubiera actuado como debería haber actuado, estos hechos no se había producido”.

En estos tiempos en los que el Papa Francisco pide perdón por los casos de pedofilia -añadió la Fiscalía- ocurridos en Estados Unidos o Australia, la fundación Champagnat (la orden de los Hermanos Maristas en España) está regateando hasta el último céntimo y eso que tiene una póliza de seguro”.

Y es que los Hermanos Maristas se han demostrado, durante todo el juicio, sólo preocupados por permanecer liberes de toda indemnización económica sin mostrar el menor dolor por el daño causado a sus alumnos, un daño que según la sentencia será irreparable de por vida...

Al ministerio fiscal no tiene duda de que el fundador de la orden, Marcelino Champagnat, estaría conturbado con la actuación de la Hermanos Maristas".

Así las cosas, ¿qué pensarán los miles de padres cristianos que confían la educación de sus hijos a los Hermanos Maristas?

Hemos preguntado a nuestro director -que conoce perfectamente la institución porque cursó en ella sus estudios- y no ha querido hacer declaraciones porque sus hermanas son profesoras en un colegio de esta orden religiosa y no quiere comprometerlas.

A pesar de ello le hemos arrancado una frase: "me entristece enormemente este caso, como todos los abusos sexuales producidos en mi Iglesia y que la jerarquía ha escondido. En cualquier caso los valores y las enseñanzas que recibí de los Maristas en nada se corresponden con lo que ha ocurrido"- ha manifestado Josele Sánchez-.

Y es que, "una cosa es predicar y otra dar trigo"...

 

 

Comenta esta noticia