Miércoles, 21 Agosto 2019

Publicidad Levantina de Seguridad

Banco de Santander: apropiación indebida y estafa a Hacienda

PUBLICADO EL Lunes, 17 Septiembre 2018 07:46 Escrito por
Banco de Santander: apropiación indebida y estafa a Hacienda Banco de Santander: apropiación indebida y estafa a Hacienda

Apropiación indebida y estafa a Hacienda del Banco de Santander, PA Consulting Group y Carlyle. La familia Botín, la consultora británica y la mega gestora de activos americana involucrados en una estafa a indebida un jubilado de 83 años.

 

 

En un Juzgado de Madrid se instruye una causa contra el Santander y la consultora inglesa PA Consulting Group (PA Consulting) por presunta apropiación indebida y delito contra la Hacienda Pública, que podría enmarañarse aún más con una posible estafa procesal cometida ante un Juzgado de lo Social de Bilbao al que al parecer se habría facilitado información no ajustada a la realidad.

La Tribuna de España ha tenido acceso al caso de 26.940 acciones de la consultora PA Consulting propiedad de un jubilado –la cautela es imprescindible en todo lo relacionado con la familia Botín, conociendo como se las gasta un clan acusado de haber asesinado al propio patrón por lo que omitimos la identidad del afectado) que adquirió y desembolso su precio (“fully paíd shares”) en 1988 cuando trabajaba como directivo en la sucursal de la consultora en España.

En 2013, veinticinco años después, cuando, siendo ya jubilado, quiere vender sus acciones, le dicen desde la consultora que no puede venderlas porque ya fueron vendidas “entre el 1-7-1994 y el 1-7-1995” (sic). Pero su legítimo propietario nunca las vendió y la consultora no acredita ni el pago ni la supuesta transmisión de las acciones por ningún medio, ni con el formulario de transmisión de acciones “stock transfer form”, ni póliza intervenida por Corredor de comercio, ni por escritura pública otorgada ante Notario ni por ningún documento privado registrado en organismo público alguno.

Mientras tanto, el Banco de Santander -todavía presidido por Ana patricia Botín que, recordemos, está acusada de haber inducido junto a su madre, Paloma O´Shea al asesinato de su propio padre, Emilio Botín- le sigue certificando al jubilado, año tras año, que es propietario de dichas acciones que permanecen custodiadas en su cuenta de valores abierta en la entidad financiera.

La pescadilla que se muerde la cola. Y el jubilado, con 83 años de edad, no puede vender las acciones que le pertenecen, que actualmente podrían alcanzar un precio superior a los 200.000€ y en el año 2000 valían 700.000 libras esterlinas (1.165.000€ aprox.).

El jubilado afectado, escamado, empieza a pedir explicaciones, tanto al Banco de Santander como a PA Consulting, al Banco de España, a la CNMV, al Ministerio de Hacienda pero no recibe solución. Ante las reclamaciones el Santander decide, de “motu proprio” y sin avisar a nadie, cerrar la cuenta corriente que obligatoriamente debe estar asociada a toda cuenta de custodia de valores.

En la cuenta corriente abierta a nombre de la sucursal española de PA Consulting había al cierre más de 65.000€ que se han esfumado sin justificación alguna, ya que nadie de la consultora ha podido ordenar su cierre porque fue liquidada y disuelta el año 2010.

El jubilado no da crédito a la situación ya que, además de no poder disponer de sus acciones, que podrían reportarle entre 200.000€ y 1.165.000€, se da cuenta de que, inexplicablemente, una sociedad disuelta es titular de una cuenta en el Santander en la que había 65.000€ y es cerrada por el Santander sin orden de nadie.

Pero además, en la cuenta de la consultora disuelta en 2010 siguen realizándose cargos y movimientos lo que impediría su cierre. Y además los extractos y demás documentación de la cuenta son enviados, incomprensiblemente, a una sociedad disuelta que no existe y cuya supuesta dirección en Madrid, Juan Bravo 3B, es un solar deshabitado en el que curiosamente se está construyendo un edificio de 42 viviendas de lujo financiadas ¡cómo no! por el propio Banco de Santander. Promoción en la que en 2016 se vendió una vivienda de 800 m2 por 13 millones de euros (16.000€/m2) batiendo un record dentro del mercado residencial de alto standing de Madrid. El solar fue propiedad de la promotora de Fernando Fernández Tapias hasta 2015 cuando se vendió a la Socimi de Grupo Lar y el fondo americano Pimco.

Todas las circunstancias que rodean el caso son sumamente extrañas, y llevan a concluir que alguien se ha apropiado indebidamente de las 26.940 acciones (valoradas en 1.165.000€ en el año 2000 y 200.000€ en 2015) del jubilado y además ha desaparecido el saldo de la cuenta corriente desde el momento en que empezaron las reclamaciones de éste al Santander.

El jubilado se pregunta cómo es posible que una cuenta corriente, de una sociedad disuelta y, por tanto, legalmente extinguida y supuestamente sin actividad, tenga un saldo de 65.000€ y en ella se realicen cargos de forma sistemática facturas de consumo y además se cierre por el Santander sin orden de nadie.

Ante todo ello el jubilado interpone un procedimiento en un Juzgado de lo Social de Bilbao, ciudad donde PA Consulting ha reabierto la sucursal en España en 2014, para que le aclaren todos estos extraños y aparentemente ilícitos hechos. El jubilado se asombra cuando el apoderado de PA Consulting manifiesta al juzgado que las acciones se vendieron “entre el 1-7-1994 y el 1-7-1995” (sic) y que no es accionistas desde dicha fecha. Estas afirmaciones, realizadas por el apoderado de la sociedad, Kully Janjuah, y director de cumplimiento y gobierno corporativo de la matriz inglesa, pudieran ser constitutivas de un presunto delito de estafa procesal, ya que dicha afirmación no se acredita y además se contradice con las certificaciones de titularidad de las 26.940 acciones que el Santander le emite al jubilado desde hace años.

Lo que resulta inexplicable de todo esto es que el afectado es un jubilado que vive de su pensión y necesita el dinero que podría reportarle la venta de sus acciones; mientras que la empresa británica es una consultora que factura millones de libras al año, que opera en sectores como la defensa, seguridad, energía, servicios financieros, servicios públicos, salud, laboratorios farmacéuticos, transporte y logística; con oficinas en los cinco continentes y que tiene como clientes a los ministerios de Defensa, Interior (Home Office) y Justicia (HM Courts & Tribunals Service) del Reino Unido, al supervisor financiero británico (Financial Conduct Authority), la multinacional británica gestora de activos Schroders, la multinacional francesa Veolia Water Technologies (VWT), la empresa de tecnología de transporte americana Virgin Hyperloop One, el banco holandés Rabobank, etc.

PA Consulting es a su vez propiedad de la mega gestora de activos número uno del mundo The Carlyle Group (Carlyle -no confundir con Carlisle Ventures de cuyos litigios con Banesto/Santander tras su intervención por el Banco de España en 1993 hablaremos en otra ocasión-). Carlyle compró el 51% de PA Consulting lo que ofrece un valor de la consultora, en 2015, de unos 660 millones de libras o 1.000 millones de dólares. Por su parte, Carlyle es una de las mayores gestoras de activos del mundo que cotiza en el mercado tecnológico americano NASDAQ con una capitalización bursátil de 7.500 millones de dólares y más 210.000 millones de dólares en activos en los sectores aeroespacial, energía, bienes raíces, tecnología, telecomunicaciones, transporte, etc., siendo igualmente uno de los más grandes contratistas en defensa del Gobierno de los Estados Unidos. Carlyle ha tenido entre sus asesores y accionistas a los dos expresidentes americanos Bush padre e hijo y al ex secretario de estado americano James Baker y conexiones con el Partido republicano, habiendo sido relacionada con escándalos de las empresas Arbusto Energy, Raytheon, United Defense Industries y The Bin Laden Group. Actualmente, Carlyle es una de las potenciales compradoras de la petrolera española Cepsa de cuya salida a bolsa se encarga el Banco de Santander.

Una vez más, la prepotencia de las entidades financieras y grandes multinacionales abusando de un jubilado indefenso de 83 años. ¿Qué necesidad tienen estas grandes multinacionales como el Banco de Santander, PA Consulting o Carlyle de privar al jubilado del dinero que podría reportarle la venta de las acciones que compró hace 30 años? ¿Hasta cuándo se van a permitir estas situaciones de indefensión generalizada en España?

En próximos días desde La Tribuna de España vamos a ofrecerles información ¡de calado internacional! que dejará al descubierto la cara oculta de Ana Patricia Botín y la auténtica situación de una entidad financiera, el Banco de Santander, que ya ha rebasado todos los límites de inmoralidad empresarial, de perversión económica, de tráfico de influencias y de "maquillaje de resultados", unos resultados que cuando se conozcan harán temblar los pilares del sistema financiero español.

Josele Sánchez

Director de La Tribuna de España.

Desperta Ferro: La palabra de Josele Sánchez

Redes Sociales

Comenta esta noticia