Martes, 20 Agosto 2019

Publicidad Levantina de Seguridad

Hasta Jorge Vestringe clama contra "el efecto llamada" y contra la inmigración

PUBLICADO EL Viernes, 03 Agosto 2018 11:18 Escrito por

Según ha publicado la interesante web DISIDENCIA, Jorge  Verstrynge envío un artículo a eldiario.es, periódico financiado por George Soros y dirigido por su esbirro Ignacio Escolar, como parte de una serie de artículos que el díscolo profesor universitario debería escribir para este periódico digital caracterizado por defender siempre el mensaje porinmigración, por ocultar y deformar la verdad y por ser el medio de intoxicación y adoctrinamiento más importante de España.  

La web DISIDENCIA, que debos recnococer que desconocíamos su existencia (en La Tribuna de España ni nos atribuimos el trabajo bien hecho por otros ni recatamos ninguna verdad) y que, por cierto -al entrar para leer este artículo nos ha parecido extrordinariamente interesante- sostiene que cuando eldiario.es censuró el artículo de Vestringe (un profesor de la Universidad Complutende de Madrid que ha oscilado desde la Alianza Popular de Manuel Fraga hasta Podemos, sin perder cierto toque de autocrítica en la izquierda, por cierto algo muy poco habitual en los neocomunistas podemitas) se lo pasó a Fernando Sánchez Dragó que (siempre según la web DISIDENCIA) el escritor decidió hacerlo público.

Este es el artículo de Jorge Vestringe que eldiario.es no quiere que leas. 

 

 

 

HIPOCRITAS SON….

 

1. Los franceses, que, habiéndose comprometido a acoger 30.000 migrantes procedentes de Italia y Grecia, cerraron sus puertos ante los barcos cargados de personas y a la deriva…

2. Los que ocultan la verdad (“ongs”, tertulianos, “periodistas”…) que saben, pero no lo cuentan, que subirse a una barcaza le cuesta a cada migrante un mínimo de 3.000€. Ese dinero al sur del Sáhara, es una cantidad más que suficiente para montar una empresa o hacerse con una explotación agraria o ganadera…teniendo en cuenta que aquí no vienen cabreros, sino gente emprendedora, valiente, y con formación profesional como mínimo. Se trata de una gran sangría injusta para el país emisor.

3. Los que miran para otro lado, cuando saben que las personas dedicadas a la nueva trata de negros son las mismas que controlan el tráfico de armas hacia el sur y hacia el norte.

4. Los que ocultan que estamos ante unos traficantes que “trabajan con todas las garantías”. Sólo beneficios: una vez subidos a las barcazas y llevados a cierta distancia de la costa, a los migrantes se les abandona, y se les confía a las fuerzas de la marina europea, llamadas al rescate, vía llamada de móvil (muy barato); si llegan a tiempo, bien y si no… Desembarcados en las costas europeas, si no se les da asilo, tampoco (o muy difícilmente) se les puede echar.

5. Y ahora Alemania ofrece (porque Grecia e Italia ya no pueden más) erigirnos en nuevos campos de concentración a cambio de plata (cuando la magnitud del nuevo fenómeno migratorio para los europea, es ya una cuestión de identidad, mucho más que de dinero). Y por cierto, a Marruecos, Argelia, Túnez y Libia habría que darles medios suficientes, para que controlen sus costas y las nuestras.

6. Nuestra responsabilidad como blancos descendientes de negreros (cuando eran los propios negros los que vendían negros a los árabes con fines de esclavitud): ¡nula! Ninguna responsabilidad. Nuestros antepasados hicieron la revolución francesa, ahora les toca a los “subsaharianos” (que vocablo más púdico); no debería ser tan difícil, en un continente (el africano) ahora mismo en la cresta del crecimiento económico.

7. Afirmar que acoger a estos a estas personas masivamente no creará efecto llamada es, sencillamente, insultar la inteligencia humana.

 

Fdo. Jorge Vestrynge.

La Tribuna de España

Equipo de redacción.

Redes Sociales

Comenta esta noticia