Martes, 26 Marzo 2019

Publicidad Levantina de Seguridad

El Jesuita abusador de menores apartado por la propia Congregación. Contrasta con la protección a los pederastas de los Maristas

PUBLICADO EL Viernes, 15 Marzo 2019 08:55 Escrito por
Colegio jesuita Colegio jesuita

 

 

Pocas instituciones -por no decir ninguna- ¡y mucho menos dentro de la Iglesia!, repsonden con la rapidez y contundencia con la que han actuado (al menos en este caso) los jesuitas ante la denuncia de "presuntos" abusos sexuales de uno de sus sacerdotes, Jorge Enríquez Muñoz.

Contrasta con la política habitual de la jeraquía Católica y, en concreto, podemos comparar con la obstaculización a la información, los intentos de paralizar la denuncia, la negación de los hechos y el ocultar la cabeza como las avestruces llevado a cabo por otra congregación religiosa dedicada a la enseñanza en España, los Hermanos Maristas, ante los casos de profesores y frailes pederastas de esa congregación que han sido denunciados.

 

 

La trasnparencia de los jesuitas. El ocultismo de los maristas. Ante la pederastia, dos actitudes muy diferentes dentro de la Iglesia

 

 

Es como si fueran diferentes las enseñanzas -en materia de trato y respeto sexual a los menores- de San Ignacio de Loyola, que las derivadas de San Marcelino de Champagnat -fundadores de una y otra congregación- ambas dedicadas de manera especial a la enseñanza.

 

Protesta en el colegio Maristas, en febrero.

Los maristas amparan y protegen al pederasta, se desprecocupan de las víctimas: política oficial: negarlo todo y obstaculizar la investigación

 

 

Los jesuitas nos sorprendían anteayer a través de un comunicado inequívoco:

El P. Provincial de España de la Compañía de Jesús ha sido informado de la existencia de una denuncia por abusos sexuales. El denunciado es el P. Jorge Enríquez Muñoz y los presuntos abusos habrían ocurrido en Gijón». «Esta es la razón», prosigue el texto remitido a las familias por el centro escolar, «por la que el P. Provincial, siguiendo el protocolo establecido, trasladó de forma inmediata al P. Jorge Enríquez desde Logroño, donde se encontraba destinado, a otra ciudad mientras se clarifica lo sucedido, imponiéndole también algunas medidas cautelares como la de no tener contacto con menores”.

No negación. No ocultación. Total transparencia. Y Rápida respuesta… actuación ejemplar, sobre todo, por retirar inmediatamente del contacto con los niños al sacerdote acusado.

Una medida adoptada sólo dos semanas desde la comunicación del caso de abusos de José María Sánchez Nieto en Salamanca en la década de los ochenta, una noticia que ha coonmocionó al colegio y a los escolares a quienes en su momento dio clases.

En su comunicado, los jesuitas afirman “nuestro compromiso con la transparencia y tolerancia cero ante cualquier tipo de abuso cometido con menores en nuestras instituciones”.

 

Comenta esta noticia