Sábado, 17 Noviembre 2018

Inés Arrimadas vs Inma Sequí: cara y cruz contra el lazo amarillo

PUBLICADO EL Lunes, 10 Septiembre 2018 04:14 Escrito por
Inma Sequí, dirigente de España2000 - RESPETO Inma Sequí, dirigente de España2000 - RESPETO

Inés Arrimadas se hace la foto quitando lazos amarillos -siempre acompañada de su jefe de filas, un Albert Rivera celosísimo del aumento de protagonismo de su dirigente en Cataluña- y se va. Eso es el constitucionalismo, aquellos que dicen combatir el independentismo defendiendo la Constitución del 78, el ordenamiento jurídico que ha hecho posible la actual situación de Cataluña. En contraposición Inma Sequí -colaborador de La Tribuna de España- presidente de Juventud Identitaria, portavoz de España2000 en Cuenca y una de las líderes más carismáticas de la federación de Partidos RESPETO, recauda fondos por toda España para Els Segadors del Maresme” y los CBL (Cuerpos de Brigadas de Limpieza), hace entrega en Mataró de la cantidad recaudada y dedica una semana completa de sus vacaciones estudiantiles a colaborar, como una patriota más, limpiando las calles de la Comarca del Maresme, retirando las diabólicas cruces amarillas de las playas, los lazos que simbolizan la solidaridad con los presos del “procés” en calles y carreteras y eliminando todo tipo de propaganda separatista de las calles de Cataluña. Inma Sequí combate la Constitución y el régimen del 78, culpables del actual Estado de las Autonomías y de la deriva soberanista de la región catalana.

 

Inés Arrimadas es hermosa y constitucionalista. Inma Sequí es hermosa y patriota

Inés Arrimadas es un puro producto de marketing político -lo mismo que su jefe de filas, Albert Rivera-. Inma Sequí, con sólo 22 añitos y a punto de terminar sus estudios de derecho, es una joven hecha a sí misma, no es fruto de la creación de laboratorio de unos especialistas en ingeniería social y representa una de las mayores esperanzas de liderazgo del cada vez más creciente -y trístemente desunido- social patriotismo en España.

Ínés Arrimadas divulga por las redes sociales (y los medios de comunicación multiplican el impacto de sus mensajes) cada vez que algún cafre malnacido le insulta o le falta al respeto. Inma Sequí no hace promoción pública de los contínuos ataques verbales que sufre. Nada que ver con la brutal paliza que recibió, por parte de la extrema izquierda, cuando sólo tenía 18 años. Entonces, Inma Sequí sólo era una niña que acababa de estrenar su mayoría de edad, militaba en VOX y, por fortuna, fue evolucionando ideológicamente hasta acabar en el social patriotismo, en ese patriotismo incompatible con la Constitución del 78, un patriotismo que -a su defensa encendida de la unidad de España- lleva unido, de manera inseparable, la defensa de una justicia social para todos los españoles, especialmente para los más desfavorecidos.

Inés Arrimadas lleva detrás suya, a cada paso que da, un equipo de expertos en comunicación. Inma Sequí no tiene ningún grupo de expertos que divulgue su labor y tampoco lo necesita. Y aún tiene tiempo, además, de ser la portavoz del Observatorio para la violencia de la extrema izquierda.

Inés Arrimadas es una profesional de la política. En 2016, ¡hace ya dos años! cobró -según ella misma declara- 74.845 euros brutos más otros 20.062 euros de indemnización, libres de impuestos, para gastos. Inés Arrimadas tiene dedicación exclusiva como diputada. Además, reconoce disponer de 85.000 euros en cuentas corrientes y depósitos bancarios y otros 4.900 euros en “acciones y otro tipo de bienes”. Inma Sequí estudia el último curso de derecho y para poder pagar sus estudios le toca, como a la mayoría de estudiantes españoles, hacer trabajos extras con percepciones de miseria. Es hija de un abogado conquense -no pertenece a ninguna familia adinerada-, la política no es su oficio sino su servicio a España y a todos los cargos que ostenta ya comentados ¡y ninguno remunerado!, aún es capaz de sacar tiempo para colaborar con La Tribuna de España y con Radio Ya, colaboraciones por las que tampoco percibe un euro.

40403711_1253186338155055_116766867854458880_n.jpg

Inma Sequí quitando basura independentista, una imagen que no ha divulgado ningún medio de comunicación

 

La pasada semana, la constitucionalista Inés Arrimadas se hacía la foto quitando lazos amarillos junto a su jefe de filas. Montones de cámaras de televisión, puesta en escena, cinco minutos de rodaje y al coche oficial con escoltas que le estaba esperando. También la pasada semana, la patriota Inma Sequí dedicaba la última semana de sus vacaciones universitarias en jornadas intensas de limpieza de toda la mierda independentista, sin cámaras ni periodistas que lo reflejaran, en jornadas agotadoras que se iniciaban nada más amanecer y que concluían al caer la tarde, sin escoltas, subida -como un integrante más de las Brigadas de Limpieza- en una de las furgonetas patriotas que recorren calles y carreteras, junto a Mónica Lora, la también hermosísima y valiente concejal identitaria de Plataforma per Catalunya (PxC) en Mataró -formación política integrada, también, en la Federación de partidos RESPETO-.

Y aún tenía tiempo esta joven de 22 años de reunirse con el portavoz de "Els Segadors del Maresme" y los Cuerpos de Brigadas de Limpieza (CBL), José Casado, que agradeció la donación y mostró la labor de “descontaminación amarilla” que cientos de patriotas catalanes llevan a cabo día a día; y de mantener varias reuniones de trabajo con el secretario de organización de la formación Plataforma per Catalunya (PxC)Jordi de la Fuente, compañero de Inma Sequí en la Ejecutiva Nacional de la Federación de Partidos identitarios Respeto.

Inés Arrimadas e Inma Sequí: cara y cruz del constitucionalismo y del patriotismo.

Busque, analice, compare y suyas son las conclusiones... 

 

Comenta esta noticia