Sábado, 24 Agosto 2019

Publicidad Levantina de Seguridad

Habrá huelga en el campo español el mes de septiembre.Petición de dimisión de Pedro Sánchez por su posicionamiento en favor del acuerdo comercial de la UE con MERCOSUR

PUBLICADO EL Lunes, 15 Julio 2019 08:07 Escrito por
Ruina del sector citrícola español Ruina del sector citrícola español

Los Tratados de Libre Comercio no son libres. No pueden serlo: porque se firman a espaldas del afectado, porque el secretismo es máximo, porque los lobbies (léase Cosa Nostra, Camorra Napolitana o Mafia Siciliana) de grandes multinacionales influyen sobre ellos para sacar beneficios.

 

Por 1 euro al mes (menos de lo que cuesta un café) puedes ayudarnos a seguir haciendo este periodismo que quieren callar.

Sólo tienes que darte de alta en este enlace

https://www.teaming.net/porlalibertaddeprensa-mujeresdelatribunadeespana-

 

Firma la petición de dimisión de Pedro Sánchez como Presidente del Gobierno español y su renuncia a la investidura por su posicionamiento en favor del acuerdo comercial de la UE con MERCOSUR, por perjudicar al Sector Primario español, la salud de los españoles y al medio ambiente.

http://chng.it/LLMRTNLvjY

 

El Sector Primario está harto de que le ninguneen los políticos y los medios de comunicación, está harto de ser moneda de cambio para otros intereses, está harto de perder mientras otros ganan, está harto de que, en la UE, los mismos políticos que debieran defenderle y representarle, firmen acuerdos internacionales que le perjudican; en definitiva, está harto de traidores.

En el Sector Primario no se entiende que otros colectivos o causas ideologizadas despierten todo el interés de esos medios adoctrinadores y de esos políticos hipócritas, al tiempo que ignoran el sufrimiento de todo un sector, en donde hombres fuertes y curtidos por el sol, se medican o lloran en silencio porque no pueden vender sus productos dignamente, porque no pueden sacar sus familias adelante, porque no ven recompensado su duro trabajo. ¿Acaso conocéis a alguien que pague por trabajar? Pues al agricultor que cultiva esas naranjas, melocotones, melones, patatas… que consumes habitualmente, desde que entraron en vigor ciertos tratados internacionales, producir le cuesta dinero.

Los Tratados de Libre Comercio no son libres. No pueden serlo: porque se firman a espaldas del afectado, porque el secretismo es máximo, porque los lobbies (léase Cosa Nostra, Camorra Napolitana o Mafia Siciliana) de grandes multinacionales influyen sobre ellos para sacar beneficios. No puede existir el libre comercio si la competencia es desigual, desleal e imposible. Los países con los que se firman, todos ellos emergentes o del tercer mundo, tienen sueldos esclavos, moneda devaluada, bajos impuestos y laxa o inexistente legislación medioambiental y fitosanitaria. De estas ventajas se aprovechan grandes inversores occidentales que producen con las características de allí y venden sin aranceles compensatorios aquí. Por mucho que nos organicemos o que les exijamos fitosanitariamente, sus productos seguirán inundando nuestro mercado con nefastas consecuencias para nuestra agricultura, nuestra ganadería, nuestra pesca y nuestro mundo rural en general.

Y con este panorama agónico provocado por esos acuerdos comerciales internacionales, de la mano de nuestro presidente en funciones Sánchez como principal Adalid, llega MERCOSUR; la puntilla a un malherido sector Primario español.

Parece que Bruselas ha vuelto a cerrar otro acuerdo con total opacidad, sin realizar informes de impacto previo para los actores económicos afectados y usando a la agricultura como moneda de cambio.

El blanqueamiento de los medios de desinformación españoles a este acuerdo ha sido vergonzoso. En primer lugar, han silenciado todo el proceso de negociación y en segundo lugar, una información de tanto calado y de tantas consecuencias económicas, no ha pasado de ser una noticia secundaria en el mismo día de su aprobación. Ningún medio realizó un análisis serio y profundo de las verdaderas consecuencias sobre el sector primario, todos se lanzaron, como medios sumisos que son, a anunciar con gran regocijo y satisfacción el gran éxito de nuestro presidente como principal impulsor del acuerdo, destacando las enormes posibilidades a la inversión y la previsible bajada de precios a los consumidores; un extraordinario “paraíso comercial”, que curiosamente, 14 de los 28 países de la Unión no son capaces de ver y se mantienen en contra o con grandes reservas a su ratificación.

El acuerdo, como todos los TLC, es global y no niego que pueda ser beneficioso para otros sectores. Especialmente se abren importantes expectativas para los exportadores de automóviles, electrodomésticos, maquinaria y productos farmacéuticos, por eso Alemania, Reino Unido y algunos países nórdicos ven con muy buenos ojos este tratado.

En cambio, la importancia de la agricultura y ganadería de los países de MERCOSUR (Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay), no solo es enorme, sino que tiene grandes posibilidades de crecimiento, de ahí que se convierta en una amenaza para aquellos otros países europeos en los que todavía se mantiene un sector primario fuerte, como Francia, Polonia, Grecia, Rumania, Hungría o Italia, que se muestran reticentes al acuerdo y han peleado por incluir, para ciertos productos calificados de sensibles algunas limitaciones en volumen, como: la carne de vacuno, las aves de corral, la carne de porcino, la miel, el queso, la leche …

Y con estos países debiera de haberse alineado España. Pero para nuestro presidente era más importante apuntarse el tanto de lograr la firma del acuerdo que proteger, del gran potencial de MERCOSUR, a nuestros ganaderos, a nuestra creciente agricultura tropical (mango, aguacate …) y sobre todo al castigado sector de los cítricos.

 

 

Efectivamente, Europa y nuestro gobierno siguen castigando al sector de los cítricos. A los anteriores acuerdos que nos obligaban a competir con grandes y crecientes productores de cítricos como Sudáfrica, Egipto, Marruecos o Turquía, ahora vienen a añadirse países de la potencia exportadora de Argentina y Brasil que, con la ratificación de MERCOSUR, sin que se haya negociado ninguna limitación de volumen para este producto, pudiéramos pasar en pocos años de ser el primer exportador mundial a la completa desaparición. del sector

Brasil, por detrás de China, es el segundo productor mundial de cítricos y el primer exportador de zumo de naranja, el desarme arancelario del acuerdo provocará el desmantelamiento de la industria de transformación de zumos de cítricos español que en una campaña normal absorbía entre el 14 y 20% de la producción citrícola anual.

Pero hay más motivos que los meramente agrícolas para gritar un no rotundo a MERCOSUR y a cualquier acuerdo comercial internacional con países en vías de desarrollo en donde se incluya la agricultura:

  • – LA SALUD DE LOS EUROPEOS: Europa en esos acuerdos “se olvida” de imponer las mismas restricciones fitosanitarias que impone a la agricultura de sus países miembro, demostrando que otros intereses son prioritarios a la salud de sus ciudadanos a los que envenena lentamente con la ingestión de fruta y verdura, procedente de esos países, con una alta cantidad de sustancias activas residuales.
  • – INTRODUCCIÓN DE PLAGAS . También “se olvida”, de exigir dentro de los tratados, el tratamiento en frio necesario para eliminar durante el transporte cualquier plaga endémica de esos países, para las que no existe en Europa el agente de control biológico que pueda controlarlas. Desgraciadamente, en la citricultura ya hemos sufrido las consecuencias de la introducción desde Sudáfrica de la plaga denominada Cotonet de les Valls “Delottococcus aberiae”, capaz de arruinar toda la cosecha, dándose la paradoja de que el fitosanitario que la destruye está prohibido por la exigente política ecológica europea.

Además, con MERCOSUR existe una especial preocupación con la plaga brasileña HLB o Huanglongbing. El HLB es una de las enfermedades de los cítricos más preocupantes de cuantas existen, causando pérdidas de producción desde el 30% al 100%, llegando hasta la muerte de la planta. En Brasil para controlarla se realizan tratamientos con potentes insecticidas de forma masiva y continua al perímetro de plantaciones de millones de cítricos, tratamiento que es imposible en España por legislación y un modelo familiar de explotación. El vector que introduce la enfermedad, Trioza erytreae, ya ha sido detectado en Canarias y en Portugal.

  • – DAÑOS ECOLOGICOS Y PAISAJISTICOS: La agricultura de Brasil crece ganándole espacio a la selva, de modo que, produciendo un daño ecológico gravísimo allí, se realizan transportes de 20.000 km -ida y regreso- con buques ultra contaminantes, para traernos a Europa productos agrícolas que producimos aquí, arruinando nuestra agricultura y causando de modo indirecto un daño irreparable al medioambiente y a nuestros paisajes tras la tala de nuestros frutales que tanto CO2 renovaban. Pero a esos políticos europeos que tantas restricciones imponen a los agricultores por motivos ecológicos y a esos ecologistas urbanos que tantos dolores de cabeza nos causan con sus denuncias, parece que esto no les importa.
  • – FAVORECEN LA EXPLOTACIÓN LABORAL Y EL FRAUDE IMPOSITIVO: A la Europa de los derechos humanos y la justicia laboral, parece que tampoco le importa crear el ambiente económico apropiado para que grandes inversores europeos adquieren grandes fincas en estos países y con salarios esclavos, sin derechos laborales y pocos o nulos impuestos, introducen sus productos inmigrantes en Europa sin ningún arancel compensatorio.

¿Qué oscuros intereses pueden llevar a Sánchez a defender un tratado con tantos perjuicios para el conjunto de los ciudadanos españoles?

Si alguien te hace daño intencionadamente, la justicia le obligará a anular la causa del perjuicio y le impondrá una indemnización. ¿por qué no existe justicia en Europa que obligue al parlamento europeo a eliminar la parte agrícola de dichos acuerdos y a indemnizar a los perjudicados con una cuantía igual al daño ocasionado?

Ha llegado el momento de poner en jaque al gobierno español. Ha llegado el momento de que todo el sector primario se movilice unido pidiendo la eliminación de la parte agrícola y ganadera de esos nefastos acuerdos y la preferencia dentro de la UE de los productos europeos, además de la no ratificación del recién firmado acuerdo de MERCOSUR. Ha llegado el momento de que apartemos las diferencias ideológicas y las disputas entre asociaciones y que todos en masa secundemos el paro convocado para el 18 y 19 de septiembre; nuestra supervivencia está en juego y no tiene nada de ideológico ni puede estar por detrás de otros intereses. Esto no va de izquierdas y derechas, esto va de supervivencia del Sector Primario y del mundo rural

Nuestro ejemplo a seguir debe de ser los agricultores franceses, que a pesar de que poseen subvenciones superiores a las nuestras, a pesar de que su gobierno a modificado el acuerdo reflejando ciertos límites en cantidad a productos que el tratado nombra como sensibles (carne, aves, leche, miel...), sus agricultores están movilizados en contra del tratado y su gobierno se muestra indeciso

Los partidos políticos que ratifiquen el acuerdo tendrán que explicar por qué firman algo que perjudica a todo el Sector Primario, envenena a la población, introduce en Europa plagas contra las que no tenemos defensa, perjudica el clima, el medio ambiente y al paisaje, apoya la explotación laboral en esos países y beneficia el fraude de grandes inversores europeos.

La unión que consigamos en el paro hay que mantenerla para realizar todas las acciones necesarias encaminadas a derribar la nueva política globalizadora de la UE, conseguir que la preferencia de nuestros productos sobre los de fuera y que al menos España no ratifique MERCOSUR.

Comenta esta noticia