Miércoles, 19 Junio 2019

Publicidad Levantina de Seguridad

"A muchos vascos no les representa la ikurriña". Para Ladrón de Guevara se trata de "un engendro del racista Sabino Arana"

PUBLICADO EL Martes, 08 Enero 2019 13:05 Escrito por
A muchos vascos no les representa la ikurriña, un engendro inventado por el racista Sabino Arana A muchos vascos no les representa la ikurriña, un engendro inventado por el racista Sabino Arana

Ernesto Ladrón de Guevara, sin duda, uno de los poquísimos intelectuales vascos "indomables" y públicamente comprometidos con su españolidad, contesta al portavoz del PNV que afirmó que en Vascongadas "muchísima gente no se identifica con España y su bandera". Artículo de imprescindible lectura.

 

 

 

 

                                El nacionalista Esteban, la bandera española y el Rey

 

 

 

Hay gente como Jauregui que ve positiva la unión entre el PNV y el PSOE, en el caso del acuerdo sobre la actual legislatura en la que gobierna el PNV de forma hegemónica y con su habitual talante monocolor, con la ayuda de los socialistas.

Decía el 21 de noviembre de 2016, es decir hace dos años, que se trataba de un acuerdo "lógico y positivo" en el que le parece "razonable" que el PNV "reconozca la pluralidad del país" y quiera construir el futuro Gobierno vasco con el PSOE.

¡Cosas veredes…! dijo Quijote a Sancho.

Pues bien, como muestra del respeto a la pluralidad del “País” -no se sabe a qué país se refería el señor Jauregui- el portavoz de los nacionalistas vascos en el Congreso, -que representa al 1,19 % del electorado español, con grupo propio, cuando otros, con muchos más votos, no lo tienen- ha respondido al Rey por su mensaje en la Pascua Militar, diciendo que "muchísima gente" no se identifica con España y su bandera. No sé si don Ramón se refería a cosas así cuando se manifestaba sobre el reconocimiento nacionalista a la pluralidad.

Esteban, que al parecer es un apellido muy vasco,  dice que su majestad D. Felipe VI cierra los ojos ante un importante número de personas que no se identifica con España, con su unidad y su bandera", y afirma, sin que le asome un atisbo de sentido del ridículo, que en el ADN de catalanes y vascos "está interiorizado" que la enseña española "se ha utilizado contra determinadas ideologías y está asociada a un concepto de España centralizador y negador de la diversidad".

Un buen enfoque -desde luego- del sentido de pluralidad al que se refería Jauregui, el “flexible” como un mimbre con los nacionalistas.

Sin embargo, los vascos que hemos recogido el legado verdaderamente histórico de nuestros antepasados, amando a nuestra patria, España, como el guipuzcoano Blas de Lezo, no nos vemos representados por el sentimiento “pluralista del señor Esteban, porque simplemente nos sentirnos españoles y somos españoles; y nos hemos visto discriminados, ninguneados y en muchos casos perseguidos. Yo mismo he tenido que llevar escoltas durante once años por el concepto de “pluralidad” de los nacionalistas, y como aún conservo la memoria por mucho que los nacionalistas intenten blanquearla o lavarla, rememoro aquel pacto a finales de los noventa del nacionalismo vasco con ETA en el acuerdo de Lizarra, y otras cosas que a lo mejor recuerdan los del Bar Faisan y que tan fielmente reproduce mi admirado Raúl Guerra Garrido en su novela “La carta”.

Gran sentido del pluralismo político, sí señor.

Tan pluralistas son que no dejan elegir a los padres la lengua vehicular en la enseñanza, y quieras sí o quieras no, se obliga a todo niño nacido en esta patria vasca tan plural a pasar por el aro de la inmersión lingüística sin obedecer su propia ley, la de Normalización del Uso del Euskera, que obliga a respetar la realidad sociolingüística de cada zona. Gran sentido de la pluralidad, sí señor.

Me gustaría saber cuánta gente es “muchísima gente”; la que no acepta la enseña española según Esteban. Por cierto, esa bandera no es de Franco, tal como dicen los adoctrinadores, sino de Carlos III, el rey ilustrado. Y yo quisiera conocer el criterio que tiene el señor Esteban para afirmar que esa bandera representa la centralidad. A muchos -no sé decir a cuántos- ya nos gustaría que fuera así, para acabar de una vez con el caciquismo que tan exquisitamente representa el señor Esteban.

Los compañeros de orquesta nacionalista de este señor, que por aquellas fechas no tendría edad para votar,  se abstuvieron en la votación de la Constitución pese al trágala que los constituyentes hicieron asumiendo sus postulados, como lo prueba la Adicional I que es inconstitucional en sus propios términos ya que está en contradicción con el artículo 14 que preserva la igualdad esencial de todos los españoles, y por  el propio Título VIII, que se hizo para contentar a nacionalistas vascos y catalanes; con lo que se abrió una brutal brecha entre españoles, tanto económica como social y cultural, y que es una alcantarilla por donde se pierde el presupuesto nacional. Pero es igual. El señor Esteban muestra la cara del nacionalismo, que es una hidra a la que le crecen los tentáculos cuanto más permisibilidad y concesiones se le hagan.  

¿No habrá llegado la hora de combatir el cáncer del nacionalismo que tanto daño está haciendo a los españoles? Yo pienso que sí, pero algunos siguen dándoles de comer para que el monstruo crezca más aún.

El señor Esteban habla de respeto a los que no se sienten representados por la bandera española.

 

 

Muchos vascos no nos vemos representados por la ikurriña, un engendro del racista Sabino Arana

 

 

Y yo, que como muchos más no nos vemos representados por la ikurriña, pues no es la bandera de todos los vascos por mucho que digan, ya que fue un engendro del racista Sabino Arana, me pregunto si se respeta el sentimiento de muchos vascos que no se sienten a gusto con esa bandera que en el imaginario de muchos ciudadanos refleja la idea del centralismo vasco.

¿O acaso cree el señor Estaban que muchos alaveses -como yo- están conformes con el centralismo bizkaitarra que ha ahogado el bienestar y la prosperidad que tenía Alava antes del expolio y colonización nacionalista?

¡Qué fácil es ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio!

Ernesto Ladrón de Guevara

Desatando Nudos

Comenta esta noticia