Sábado, 24 Agosto 2019

Publicidad Levantina de Seguridad

El comienzo del fin del "clan Botín". Ana Patricia ya no tiene dónde esconder tanta estafa y tanta compra de voluntades

PUBLICADO EL Miércoles, 24 Julio 2019 21:11 Escrito por
Esta era la rumbosa cara de Ana Patricia Botín en la que puede ser su última Junta General de Accionistas del Banco de Santander Esta era la rumbosa cara de Ana Patricia Botín en la que puede ser su última Junta General de Accionistas del Banco de Santander

Ayer, la  junta extraordinaria del Banco de Santander escenificaba el fin de la era del "clan Botín" al frente del banco en el que han impuesto su directiva mafiosa durante más de 70 años.

 

Por 1 euro al mes (menos de lo que cuesta un café) puedes ayudarnos a seguir haciendo este periodismo que quieren callar.

Sólo tienes que darte de alta en este enlace

https://www.teaming.net/porlalibertaddeprensa-mujeresdelatribunadeespana-

 
 

 

El discurso de la presidente del Santander, Ana Patricia Botín, en la pasada junta extraordinaria celebrada el 23 de julio puso de manifiesto el comienzo del fin del clan Botín al frente del banco.

Es sabido que Ana Patricia Botín no es Pericles ni Séneca, sus dotes de oratoria son bastante básicas; pero el pasado martes 23-7-19 el discurso de la todavía presidente del Santander dejaba entrever su mal estado anímico sabedora de que sus días al frente del banco que su clan familiar ha gobernado durante 70 años llega a su fin.

Hasta el propiopPresidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ponía cara de extrañeza al escuchar el discurso monocorde y átono de la presidente del Banco de Santander pueden ustedes comprobarlo en el minuto 9:54.

https://www.youtube.com/watch?time_continue=526&v=R9tSR-2vfXA

La lectura del discurso por la presidente fue entrecortado, poco fluido, nada elocuente y completamente anodino, no participaba ningún ilusión y confianza en el banco ni siquiera cuando anunció el resultado del último trimestre supuestamente el mejor de los últimos 8 años.

La cara de la presidente y de todos los miembros del consejo era de circunstancias, no es que ninguno de ellos sea la “alegría de la huerta”, pero en todos se vislumbra la preocupación.

Cómo estará el patio en el Banco de Santander que hasta un jubilado de 92 años y con muletas, José María Rodríguez, salió desde Madrid a las 2 de la madrugada para llegar a Santander antes de las 8:30 para acudir a la junta del banco del que es accionista y preguntarle a Ana por qué “si tan bien van las cosas, por qué las acciones están tan bajas”. Su intervención aparece en el minuto 56:28.

El jubilado imputó la pérdida del 60% del valor de todo su patrimonio invertido en acciones del Santander a una mala administración y achacó a Ana Patricia Botín ser “la causante de todo esto”.

La intervención del accionista arrancó los únicos aplausos espontáneos de toda la junta que se pueden comprobar en el minuto 57:50, ya que el resto de aplausos fueron forzados por los palmeros y palmeras habituales a sueldo del Santander.

El pobre accionista de 92 años ayudado en una muleta no tenía ni un atril donde apoyarse para formular su pregunta, mientras todo el consejo de administración escuchaba cómodamente sentado en el estrado.

 

 

También intervino Mariano Martínez que pidió explicaciones de por qué, siendo cliente del banco desde hace 60 años, no se le atiende en su sucursal fuera del horario de caja, mientras que en otras entidades en las que tiene cuenta como el BBVA o Bankia se le recibe con los brazos abiertos a cualquier hora.

El accionista Santiago Álvarez-Barón también preguntó a la presidenta por qué el banco no prestaba la colaboración exigida para esclarecer judicialmente un caso de posible fraude fiscal y de blanqueo de capitales de la empresa británica PA Consulting perteneciente al grupo Carlyle con el que el Santander mantiene relaciones comerciales. PA Consultores de Dirección fue liquidada en el año 2010 pero pese a ello mantuvo abierta una cuenta en el Banco de Santander con un saldo de más de 65.000 euros que incomprensiblemente fue retirado en el año 2018.

El representante de Adicae, David Solís, preguntó por qué se ofrece una prima del 14% a los accionistas de Santander México para el canje de sus acciones por acciones nuevas de Santander España, pero no se ofreció ningún canje similar a los accionistas del Banco Popular cuando la acción cotizaba a 0,85 céntimos de euro, y el Santander pagó 1 euro por todo el Banco Popular. También dudo de la liquidez del banco al recurrir al Tribunal Supremo por una macrodemanda por las cláusulas suelo con la única intención de demorar el pago.

Entre los accionistas que intervinieron no faltó el que preguntó por el uso abusivo de los empleados del banco para la captación abusiva de delegaciones que le sirven a Ana Patricia Botín para seguir aún al frente del banco, o por las mentiras de las excusas de la contratación de Andrea Orcel con falsedad en un hecho relevante comunicado a la CNMV. El banco en estos casos siempre contesta que no comenta los conflictos judicializados, pero en este caso el secretario del consejo, Jaime Pérez Renovales se despachó leyendo una extensa declaración.

Tampoco faltaron preguntas sobre la compra de voluntades políticas y judiciales sobre las visitas de Ana Patricia Botín a Bernard Madoff , los 2.000 millones de euros ocultos en Suiza, la finca de Mijas o el informe de los peritos del Banco de España que declaró la viabilidad del Banco Popular

Como siempre, ninguna de ellas tuvo respuesta.

También se pidió la creación de una comisión independiente para la investigación de los escándalos del Santander y del “clan Botín” así como el cese y remoción de todos los miembros del consejo de administración, peticiones que fueron rechazadas otra vez gracias a la utilización de delegaciones de voto captadas de forma abusiva por empleados de las sucursales del banco al servicio de su presidente y el consejo de administración.

En definitiva, el desánimo parecía cundir entre los consejeros y directivos que acudieron a la junta que posiblemente sea la última que presida Ana Patricia Botín.

Comenta esta noticia