Domingo, 21 Julio 2019

Publicidad Levantina de Seguridad

Coronel Camacho: "Sánchez es el mejor aliado de Puigdemont. Hay que aplicar ya el Estado de Alarma en Cataluña"

PUBLICADO EL Jueves, 20 Septiembre 2018 01:59 Escrito por
Sánchez es el mejor aliado de Puigdemont según el coronel Diego Camacho Sánchez es el mejor aliado de Puigdemont según el coronel Diego Camacho

El exagente del CESID Diego Camacho (coronel del Ejército de Tierra y colaborador habitual de La Tribuna de España) escribe el artículo que adjuntamos con una dureza inusual contra el gobierno socialista y en el que llega a afirmar -en relación con Cataluña- que en la actual situación "la negociación es imposible" y que se requiere "la inmediata Declaración del estado de alarma conforme al artículo 116 de la Constitución Española". En un mismo texto el coronel Camacho (no especialmente caracterizado por la virulencia en sus reflexiones) califica de incompetente a la ministro de Defensa Margarita Robles y sostiene que debería demitir tras su decisión rectificada por el presidente respecto a la venta de bombas a Arabia Saudí; también sostiene acusaciones durísimas contra el ministro Borrell por su postura respecto al Sahara y por defender que Cataluña es una nación y contra la ministro de educación por despreciar el informe de los técnicos sobre el adoctrinamiento de los niños en Cataluña para no irritar a los separatistas. Finalmente, Diego Camacho carga contra Pedro Sánchez del que sostiene "es el mejor aliado de Puigdemont"-

 

Desinformación y desbarajuste gubernamental

 

 

La desautorización de Sánchez a la ministro de Defensa, en la cancelación del suministro de 400 bombas laser a Arabia Saudí, afirmando no había tenido en cuenta la existencia de otro contrato con el mismo país para suministrarle 5 corbetas.

Es difícil creer al Presidente por los siguientes motivos:

 

  • 1º a Robles solo le interesaría conocer los acuerdos internacionales referidos a suministro de bombas, nulo interés con los astilleros.
  • 2º los acuerdos internacionales sobre suministro de armas no es tema que se trate en el Consejo de Ministros, la ministra actuaría por su cuenta-
  • 3º Sánchez oculta que ambos suministros estaban ya firmados y el de las bombas –además- pagado.
  • 4º Robles y su equipo ignorarían la situación en Oriente Próximo y el papel de Arabia Saudí en nuestra política comercial.

 

Una desautorización como esta ¡que se justifica en la incompetencia de la ministra! solo podría finalizar con la dimisión de Robles. La rectificación, ha generado desconfianza en el cliente y mostrado la debilidad de nuestro sector exterior. Sólo puede explicarse la continuidad de Robles si estuviera asumiendo voluntariamente una responsabilidad que no es suya. Las patéticas explicaciones del ministro de Exteriores y de la ministra portavoz sobre las bombas “que al ser guiadas por laser son muy certeras y solo tienen 1 metro máximo de error por lo que no hay daños colaterales”, permiten barruntar que estaban tratando de minimizar la cuestión con un dato baladí, pues los daños colaterales se producen según sea el radio de acción del impacto y no del acierto de la bomba en el objetivo.

Después de la acusación de PlagScan -empresa utilizada por Moncloa para desmentir las acusaciones de plagio en la tesis doctoral de Sánchez- de haberse filtrado la búsqueda y aplicado configuraciones específicas en su programa para obtener un índice de coincidencia del 0,96 y no el 21% de contenido duplicado que le había dado el escaneo a la empresa. Resulta difícil creer a un hombre al que se le ha pillado, en tan poco tiempo, demasiadas veces faltando a la verdad. Si finalmente resultara que la tesis doctoral de Sánchez tiene irregularidades, no sería digno de estar sentado en el Consejo de Ministros.

Por su parte Borrell, desde su nombramiento como ministro de Exteriores, no hace más que ayudar a que la coherencia y el prestigio internacional de España vayan hacia abajo. Lo primero es su declaración en el Congreso, sobre que la administración del Sahara Occidental es responsabilidad de Marruecos (en contra de la doctrina de la ONU y de las sentencias del Tribunal Superior de Justicia Europeo). Lo segundo es afirmar que Cataluña es una nación ¿desde cuándo? ¡Qué países la reconocen como tal! Lo tercero es su deseo sobre los políticos presos, para que en lugar de prisión preventiva estuvieran en libertad provisional, lo que supone una inaceptable intromisión y presión sobre el Tribunal Supremo y las decisiones que en otros momentos dicen aceptar. Finalmente se pone de perfil en el tema de Gibraltar, en la negociación del Brexit, facilitando la negociación a los británicos en lugar de facilitársela a los europeos. En resumen, siempre errado y defendiendo otros intereses diferentes al interés nacional.

En este desbarajuste gubernamental lo más grave ha sido la descalificación por parte de la ministro de Educación y portavoz del gobierno, de la Alta Inspección de Educación y al informe remitido por este organismo que denuncia el adoctrinamiento que se produce en la Comunidad catalana. La ministra descalifica después de mentir y ocultarlo en base a “su falta de rigor científico”. Esta acción gubernamental pone de manifiesto que este gobierno, al menos de momento, está dispuesto a lo que sea con tal de no irritar al movimiento secesionista y asegurarse sus votos para sacar adelante los presupuestos.

Mientras exista tal cúmulo de incompetencia en el palacio de la Moncloa es imposible solucionar este problema. Sánchez es el mejor aliado que tiene Puigdemont para hacer lo que sea, aunque sea suprimir de facto el Senado -como si la soberanía popular solo estuviera representada en el Congreso de los Diputados- como dice Pablo Iglesias, que por lo que parece no llegó a leer el artículo 66 de la Constitución Española, cuando estudió Ciencias Políticas.

Si la negociación es imposible, puesto que lo que quieren los secesionistas el gobierno no puede darlo, solo puede actuarse de una manera para recuperar la normalidad constitucional, el respeto al Estado de Derecho y liberar a más de la mitad de la población catalana del nazismo excluyente que quiere aplicárseles: Declaración del estado de alarma (artículo 116 de la CE), el Estado dispondría de 15 días para recuperar las competencias de seguridad, educación, sanidad y comunicación, aplicando el artículo 155 de la CE. Todo ello es política, necesaria para salvaguardar la unidad de España. Otro camino es buscar su disgregación a corto plazo.

Diego Camacho

Sin Tregua

Comenta esta noticia