Sábado, 24 Agosto 2019

Publicidad Levantina de Seguridad

Cliente prende fuego a sucursal del Banco de Santander. Comienza la socialización del dolor

PUBLICADO EL Viernes, 09 Agosto 2019 06:39 Escrito por
Comienza la socialización del dolor. Ana Patricia Botín debería andarse con ojo Comienza la socialización del dolor. Ana Patricia Botín debería andarse con ojo

Suscríbete a patreon.com/latribunadeespana para poder acceder a contenido exclusivo por sólo 3€/mes

 

Por 1 euro al mes (menos de lo que cuesta un café) puedes ayudarnos a seguir haciendo este periodismo que quieren callar.

Sólo tienes que darte de alta en este enlace

https://www.teaming.net/porlalibertaddeprensa-mujeresdelatribunadeespana-

 

 

Un cliente, harto del robo constante del “clan Botín” decide socializar el dolor y prende fuego a una sucursal del Banco de Santander en Barcelona, según publicaba El Periódico de Cataluña.

Ahora “la prensa del sistema” dirá que se trataba de un individuo con sus facultades mentales perturbadas: ¡qué cojones” se trata de un hombre muy cabal y hasta los huevos de soportar la injusticia sin que nadie le haga caso.

Su único error pagarlo con una sucursal que el Santander tiene asegurada y exponer al peligro a los trabajadores que ninguna culpa tienen. Acaso su acción debiera haberla realizado –es un suponer, no una invitación al delito, por supuesto- en el domicilio de la todavía presidente Ana Patricia Botín o en la Finca el Castaño que el “clan Botín” tiene en Los Castaños, Ciudad real, con un aeropuerto privado con pista más grande que el de San Sebastián y donde los negocios de carga y descarga de droga parece ser que funcionan de puta madre.

El pirómano justiciero debe ser uno de los 305 españoles que lo perdieron todo por la estafa del Banco Popular ejecutada por Ana Patricia Botín y Soraya Sáenz Santamaría (del que ya nadie se acuerda pero que ahora trabaja para el Santander desde un conocido despacho de abogados.

O uno de los miles de minusválidos puteados por “clan Botín”.

O uno de los pequeños accionistas que ha visto perder el valor de sus acciones a menos de la mitad desde que Ana Patricia Botín se hizo, “mano militar” con la presidencia del Banco.

O uno de los muchos trabajadores de la cadena de supermercados Día (la mayoría mujeres) que perderán su puesto de trabajo porque la Empresario del Año (según los catalanes que recibieron medio millón de euros por el premio) e icono del feminismo (que se suma al de huelga de las Trabajadoras el 8 de marzo, ella que no ha pegado un palo al agua en su vida) decide cepillarse a más de la mitad de la plantilla.

O alguno de los extrabajadores del Banco Popular que, desde que fueron adquiridos por un euro por Ana Patricia Botín ¡11.000 millones por 1 euro y nadie en la cárcel!, padecen unas condiciones laborales dignas del tercer mundo.

O alguno de los accionistas de Inversión Hogar que llevan pleiteando 25 años contra el Santander, son conseguir nada de una justicia cuyos jueces son puestos a dedo por el “clan Botín” por el robo y la estafa de la Finca de Mijas.

No es que recomiende a todos los españoles salir con una botella de gasolina y un mechero a hacer de justicieros pero cuando los exjueces Bermúdez o Garzón (a sueldo del Santander), o cuando la ministro de justicia que participó en una mordida de 30 millones de euros para evitar la extradición a Guatemala de un miembro del “clan Botín”, o cuando la exvicepresidente del gobierno Sáenz Santamaría que tras dejar a más de 300.000 familias españolas sin sus ahorros ahora trabaja para el Sántander... cuando cualesquiera de esta colección de mangantes (empezando por Ana Patricia Botín que hace años que debiera estar pudriéndose en la cárcel) tengan la necesidad de mirar los bajos de su coche, anden por las calles mirando los escaparates para ver si son seguidos… cuando sientan el miedo en el cuerpo, acaso en España habrá comenzado el despertar de una nueva justicia.

Les dejo un breve monólogo que hice en mi programa "La Quinta Columna" de La Tribuna Radio (de hace unas semanas y a tenor de otro caso”) hablando de “la mafia judicial española” y de la socialización del dolor.

Y a quien Dios se la de, que San Pedro se la bendiga.

 

Medios

0:00 / 15:38 Cuando no existe la justicia hay que socializar el dolor. Josele Sánchez. La Tribuna Radio
Josele Sánchez

Director de La Tribuna de España.

Desperta Ferro: La palabra de Josele Sánchez

Redes Sociales

Comenta esta noticia