Lunes, 17 Diciembre 2018

Ana Patricia Botín de la megaestafa de Madoff a la cárcel

PUBLICADO EL Sábado, 22 Septiembre 2018 03:56 Escrito por
Un rotulador rojo Carioca dibuja el camino penitenciario de Ana Patricia Botín Un rotulador rojo Carioca dibuja el camino penitenciario de Ana Patricia Botín

El Santander conocía las irregularidades por informes y denuncias de sus ejecutivos pese a lo cual Ana Patricia Botín defendió a Madoff en una comisión ejecutiva de febrero de 2008 tras dos reuniones con el megaestafador en 2007 y 2008 en sus oficinas del Lipstick Building.

 

 

En La Tribuna de España publicamos el 10-2-18 la relación de la familia Botín y de Ana Patricia Botín con la megaestafa de Bernard Madoff, teoría que ratifica la reciente sentencia 6B_857/2017 de 3 de abril de 2018 dictada por la Corte de Derecho Penal del Tribunal Federal Suizo de Lausanne, formado por los magistrados Christian Denys, Niklaus Oberbolzer y Monique Jametti y el contenido probatorio del expediente judicial iniciado por denuncia de Franck Berlamont y seguido por el fiscal Marc Tappolet contra Manuel Echeverría Falla.

La sentencia estima un recurso del suizo Berlamont afectado por la estafa de Madoff al invertir para sí y sus clientes más de 37 millones de dólares comercializados por el Santander a través de su gestora de fondos Optimal Investment Services dirigida por el acusado Manuel Echeverría. La sentencia acuerda remitir las actuaciones al Tribunal Cantonal de Ginebra para el enjuiciamiento de Manuel Echeverría por estafa.

Manuel Echeverría, que trabajó durante 18 años para el Banco de Santander en Suiza -hasta junio de 2008-  poco antes de que estallase el escándalo de la estafa piramidal más grande de la historia ¡más de 60.000 millones de dólares!, no era un empleado más del equipo directivo del Clan Botín sino que fue –nada menos que- Consejero Delegado y responsable de la cartera de valores de Optimal con sede en Suiza y con procedencia de Optimal Multiadvisors sociedad creada por el Banco de Santander en las Bahamas.

Como demuestra la historia, el Banco de Santander y el “mafioso y extorsionador” Clan Botín, han sido siempre muy aficionados a los paraísos fiscales y bancarios en distintas jurisdicciones como Panamá, Suiza, Liechtenstein, Luxemburgo, las islas Guernsey y Jersey del Canal de la Mancha, las Islas Vírgenes… etc.

 

Desde la gloriosa época del difunto Emilio Botín López (abuelo de Ana Patricia), el Banco de Santander y el Clan Botín han ocultado su patrimonio con infinidad de sociedades como: North Star Overseas Enterprises, Swissindependent Trustee, Parasant [de la que sería presidente Ignacio Benjumea hoy encausado por la Audiencia Nacional por blanqueo de capitales], Cilantro Holdings, Camelia Finance, Dolhisant Ltd, Frhisant Ltd, Chehisant Ltd, Flhisant Ltd, Belhisant Ltd, Swesant, Swesant Merchant, Tinre Etablissement, ABC Heritage Foundation, DEF Heritage Foundation, Euroshipping Charter, The Swanley Corporation, Cherokee Bay Limited, XYZ Heritage Foundation, Galbane Financial Investments Corp, Ondico Finance, Colton Management, Sonic Finance Ltd, Fransad Advisory Services, Hurstcourt Investments Group Inc., Lidel Overseas Corp., Yodta Malta Limited, Cata Holding, Libra Holding, Libra Trading y un sinfín de sociedades off shore, fundaciones y trusts con los testaferros habituales Jonathan James Low, Paul Louis Saurel, los hermanos Heinz y Herbert Batliner, etc..

 

El Clan Botín –mientras aparecía en las revistas del corazón como ejemplo de vidas de españoles trabajadores cuyo esfuerzo les conducía al éxito- se ha dedicado a estafar el dinero de sus clientes y desviar sus ganancias a cualquier lugar donde sus fortunas estuvieran a salvo y no pagaran al fisco español, porque Los Botines no conocen de banderas: ni se sienten santanderinos, ni cántabros, ni españoles, ni europeos… han nacido oliendo el olor del dinero, aprendiendo a contarlo con avaricia, y han ido creciendo en un ambiente de miseria moral inversamente proporcional a su incalculable fortuna económica.

 

El Clan Botín: estafadores confesos y amparados por la Hacienda española

 

 

 

Ingente patrimonio oculto que José Manuel Novoa cifró en 6.000 millones de euros y calificó como banco paralelo. ¡6.000 millones de euros la huchita que se ha hecho esata familia robando, estafando, manejando dinero procedente del narcotráfico y la venta de armas… haciendo oposiciones, en suma ¡por mucha que la matriarca del Clan, Paloma O´Shea -acusada con su hija de inducir al asesinato de su propio esposo- pertenezca a la casta más alta del Opus Dei, escuche la Santa Misa y comulgue todos los días…! para entrar con pase VIP en el infierno y tener un palco privado al lado del mismísimo Lucifer.

Vamos, lo que Jesucristo llamaba “hipócritas, fariseos y sepulcros blanqueados que convertís la Casa de mi Padre en una cueva de ladrones y mercaderes”.

El entramado de sociedades de paraísos fiscales del Banco del Santander y sus activos aparecían y desaparecían de las cuentas anuales del banco sin explicación alguna ¡y declarando injustificables pérdidas! lo que indicaría una presunta depredación de fondos del banco.

anejando dinero procedente del narcotráfico y la venta de armas… haciendo oposiciones, en suma ¡por mucha que la matriarca del Clan, Paloma O´Shea -acusada con su hija Ana Patricia de inducir al asesinato de su propio esposo- pertenezca a la casta más alta del Opus Dei, escuche la Santa Misa y comulgue todos los días…! para entrar con pase VIP en el infierno y tener un palco privado al lado del mismísimo Lucifer.

 Los misereables Botín reconocieron su entramado societario a la Hacienda Pública cuando regularizaron las cuentas en Suiza de la lista Falciani. Ejemplos evidentes los encontramos en dos de las cuentas del HSBC y JP Morgan en Suiza; el barco Adix y el Picasso de Jaime Botín, la Finca de Mijas robada a Inversión Hogar y cuyos beneficios fueron estafados a los propios accionistas, con los testaferros habituales Heinz y Herbert Batliner, Jonathan James Low o Paul Louis Saurel (que además de testaferro del Clan Botín ha sido presidente de Santander Asset Management Luxemburgo y Consejero del Banco de Santander en Suiza y Director del banco de Santander en la Isla de Guernsey.

Como apreciarán nuestros lectores, el Clan Botín es un clan de defraudadores fiscales contumaz y confeso, pero la Hacienda pública española les concede un trato privilegiado de favor que no recibimos el resto de los españoles.

Pero el tema de este artículo no son las sociedades en paraísos fiscales de Los miserables Botín al que nos referiremos en el futuro, por lo que seguimos con la relación de Ana Patricia Botín, el Clan Botín y el Banco de Santander con la megaestafa de Madoff.

 

 

Ana Patricia Botín, el Banco de Santander y la megaestafa de Madoff

 

 

 

A través de los fondos creados por Manuel Echeverría (Optimal Strategic US Equity Fund y Optimal Arbitrage Fund) se colocaron 3.000 millones de dólares de clientes del Banco de Santander en Bernard L. Madoff Investment Securities. A esos 3.000 millones de dólares hay que añadir aproximadamente otros 500 millones que llegaron hasta Madoff a través de los fondos Lux Invest Fund y Landmark Investment Fund del chiringuito de banca privada M&B Capital Advisors creada por Guillermo Morenés (esposo cornudo y consentido de la presidenta del Banco de Santander)  y de Javier Botín, hermano de Ana Patricia y a quien Emilio Botín quería situar como su sucesor al frente del Banco de Santander.

 

El material obrante en el expediente judicial pone en evidencia que Manuel Echeverría tenía una relación con la familia Botín, de la que algún medio internacional ha dicho que era su lugarteniente; no en vano constan “cariñosos” emails de agradecimiento de Manuel Echeverría a Ana Patricia Botín por haberle defendido a él y a Bernard Madoff en una reunión de la comisión ejecutiva del Banco de Santander celebrada en febrero de 2008 en contra de los que -desde dentro del propio banco- dudaban de las inversiones en los fondos de Madoff. El tiempo demostró que Ana Patricia Botín y Manuel Echeverría defendieron al que se demostró resultó ser el mayor estafador de la historia. Desconocemos si la defensa de Madoff llevada a cabo por Ana Patricia Botín tuvo algo que ver con las dos reuniones que mantuvo, en las oficinas de Madoff en Nueva York, en el Lispstick Building celebradas en 2007 y 2008. En la primera, ¡acompañada por su marido Guillermo Morenés! (todo un acontecimiento ya que el acompañante habitual de la actual presidenta de la entidad financiera era su guardaespaldas y amante, el narcotraficante colombiano Jesús Samper). Entonces, Ana Patricia invitó a Bernie Madoff a presenciar la 32ª Copa América a bordo de su barco, puesto que el Santander era patrocinador del evento.

La defensa de Ana Patricia Botín a Madoff, en la Comisión Ejecutiva de febrero de 2008, resulta de todo punto incomprensible pues eran conocidas en Optimal y el Banco de Santander las advertencias que varios altos ejecutivos de Optimal habían elevado a Manuel Echeverría en diversos informes y comunicaciones, entre ellas los informes de 2002 de Karine Courvoisier (jefa del departamento jurídico), los de 2006 de Rajiv Jaitly (jefe de riesgos) y correos de 2005 de Hugh Burnaby-Atkins (jefe de investigación y due diligence de la oficina de Nueva York). En todos ellos se ponían en evidencia de forma reiterada las manifiestas irregularidades de Bernard Madoff que habían sido además denunciadas por terceros como Harry Markopuolos en un informe a la SEC (CNMV americana) de 2005.

Todas las advertencias emitidas que fueron elevadas a los dirigentes de Optimal y del Banco de Santande,r fueron ignoradas, lo que pondría en evidencia la presunta responsabilidad directa en la megaestafa de Madoff de Optimal, del Banco de Santander, de Manuel Echeverríay sobre todo de Ana Patricia Botín y los miembros de la Comisión Ejecutiva de la entidad, al haber seguido invirtiendo en los fondos de Madoff pese a conocer sus irregularidades y no llevar a cabo actuaciones de comprobación “due diligence”, ni ordenar tanto la retirada “withdrawal” inmediata de los más de 3.000 millones de dólares de los clientes del Santander y los aproximadamente 400 de M&B Capital Advisors como la denuncia de la estafa piramidal a los supervisores y autoridades competentes (SEC, FINRA, FBI, etc.).

 

 

¿Es Ana Patricia Botín incompetente y tonta, o es perversa y malvada?

 

 

La duda es si Ana Patricia Botín es una absoluta incompetente y de ahí sus erradas decisiones pese a los múltiples informes de sus mejores asesores (cuestión difícil de creer ya que en el ADN Botín, igual que va implícita la codicia ilimitada no parecen existir restos de torpeza intelectual) o si participó activamente de la megaestafa, si voluntariamente causó unas pérdidas millonarias al Banco, sólo Dios y la presidenta del Banco de Santander sabrán por qué.

La constante negativa de Benard Madoff de no entregar la documentación que era requerida por el Santander, debió servir como una indiscutible alerta, pero Manuel Echeverría cobraba sustanciosas comisiones por los fondos que colocaba con Bernard Madoff que llevaron al Consejero Delegado de la gestora del Banco de Santander a ser uno de los ejecutivos mejor pagados de Suiza, con ingresos anuales entre los 3 y los 5 millones de francos suizos anuales.

Todas las irregularidades que cometía Bernard Madoff y eran consentidas por Optimal y por el Banco de Santander, derivaron en el abandono de Optimal del equipo directivo en el verano de 2008. Antes otros ya se vieron obligados a dimitir como Rajiv Jaitly cansados de que sus denuncias contra Madoff no fueren escuchadas. Curiosamente, ninguno de los altos directivos que abandonaron la entidad en el verano de 2008, pocos meses antes de que estallase el escándalo con la detención de Bernard Madoff en diciembre de 2008, se le exigió ningún tipo de responsabilidad por el Banco de Santander ya que el banco era consciente de que todas las irregularidades fueron advertidas y éste no hizo nada para evitar o disminuir los perjuicios a sus clientes.

Si es que los catalanes se las pintan solos para meter la para hasta el gaznate: Ana Patricia Botín elegida mejor empresaria del año por la patronal catalana.

Pero cómo se puede ser tan pelota, tan indigente intelectual y tan cantamañanas como el presidente de Fomento del Trabajo, Joaquín Gay de Montellá, y elegir empresaria del año a la que le regalan el Banco Popular por un euro y lo hunde ¡después de arruinar completamente a 306.000 familias españolas!, a la culpable (por acción o por omisión) de las mayores pérdidas del Banco que preside en la megaestafa de Madiff y a la que -antes de que acabe este año- ¡ojo, admito apuestas a este respecto! veremos entrar en prisión tras ser intervenido el Banco de Santander

Los clientes del Santander afectados por la estafa recibieron la propuesta de la compensación con los bonos fidelización, el producto habitual del Banco de Santander para arreglar todos los desaguisados del banco como Lehman Brothers, Bernard Madoff o el reciente caso de los accionistas arruinados por la “presuntamente delictiva” adquisición del Banco Popular por 1€. En los Estados Unidos acusaron al Banco de Santander de presionar y coaccionar a sus clientes para que aceptaran los bonos fidelización con plazos de 24 e incluso 6 horas para dar una respuesta y con la obligación de mantener la cuenta en la entidad bancaria, la renuncia a acciones judiciales y la cláusula de confidencialidad.

Ya en Estados Unidos el Santander tuvo que desembolsar 235 millones de dólares al liquidador de Bernard L. Madoff Investment Securities, Irving Picard, para evitar millonarias demandas.

Y ya veremos en qué queda el tema porque la justicia norteamericana no es como la española ni existe en el Derecho de los EE.UU. una “Doctrina Botín” para salvar siempre al Santander pase lo que pase con las demandas.

El pago por el Santander de tan millonaria cantidad constituye un reconocimiento de su responsabilidad directa en la megaestafa de Madoff, ya que si el Santander considerase que había actuado correctamente no hubiese pagado ninguna cantidad, ni hubiese incluido su habitual cláusula de renuncia a acciones judiciales y de confidencialidad. El pago del Banco de Santander de los 235 millones a Irving Picard para no ser demandado en Estados Unidos demuestra que el Santander no se siente tan protegido en los tribunales americanos como en los españoles siempre sumisos a los intereses del Clan Botín porque, como diría el rey Emérito -ante la carcajada unánime de millones de españoles- “aquí la justicia es igual para todos”.

La responsabilidad del Banco de Santander en la mayor estafa piramidal de la historia podría deducirse también de las declaraciones de Bernard Madoff en las que acusó a los bancos de “ceguera voluntaria”, de conocer lo que estaba ocurriendo y de no haber llevado a cabo las más elementales actuaciones de control para detectar su burda operativa: ninguna operación de “trading” en decenas de años -como comprobaría Irving Picard- por lo que si el Banco de Santander hubiesen exigidos los reportes de las operaciones y las hubiesen contrastado se hubieran confirmado sus sospechas de que las inversiones de Madoff no eran más que una burda estafa piramidal.

Pero claro, ¿qué iba a decir la presidente del Banco de Santander?... en ese negocio andaba su marido (que aunque no compartan cama si reparten lujos familiares) y su propio hermano.

 

 

Rotulador Carioca que dibuja el camino de la cárcel

 

 

 

Ciertamente en la estafa de Madoff concurrieron muchas actuaciones irresponsables y otras que podrían considerarse como delictivas al presumir y conocer las manifiestas irregularidades. Entre las actuaciones irresponsables están las de los supervisores y auditoras, entre las presuntamente delictivas las de los bancos y fondos de inversión que no tuvieron la mínima diligencia exigible en sus actuaciones de control.

Que el Banco de Santander conocía la actuación irregular de Madoff lo demuestra los informes que ya hemos reiterado de Karine Courvoisier y Rajiv Jaitly y los correos de Hugh Burnaby-Atkins pero además las advertencias de distintos despachos de abogados como Shearman & Sterling o KMZ Rosenman que les recomendaron llevar a cabo comprobaciones de las operaciones contactando con las supuestas contrapartes con las que se realizaban, mejor dicho no se realizaban, las operaciones de “trading”. Del mismo modo el Banco de Santander tampoco visitó a la entidad auditora de Madoff que no era ninguna de las habituales 4 grandes, PwC, Deloite, Ernst & Young o KPMG, sino una simple firma ¡casi fantasma! con tres empleados que debía supervisar las supuestas miles de operaciones de Madoff por importe de más de 60.000 millones de dólares.

Desgraciadamente para el futuro “penitenciario” del Clan Botín ¡para bien de la ciudadanía, para reparar la dañadísima imagen de independencia reguladora del Banco de España, para lograr un mínimo de credibilidadde la capacidad del Ejecutivo de tomar medidas económicas, para alivio de la sostenibilidad del sistema financiero español y europeo y, sobre todo, por el bien de la justicia! la auditoría que ahora les espera parece bastante más seria que la que esquivó el estafador Madoff. ¿Cómo se llamaba aquella marca de rotuladores que usábamos cuando niños…? ¡Ah, Carioca! Pues me huele a que un rotulador rojo Carioca, ya está dibujando el camino de la cárcel, por fin, para la malvada Ana Patricia Botín (y disculpen tan vulgar pareado).

 

Josele Sánchez

Director de La Tribuna de España.

Desde el exilio: La palabra de Josele Sánchez

Redes Sociales

Comenta esta noticia





Apoya a

Tu donativo nos ayuda a seguir contándonte lo que otros callan.