Jueves, 22 Agosto 2019

Mucho tiki, poco taka. En los penaltis, España para casa

PUBLICADO EL Domingo, 01 Julio 2018 18:49 Escrito por
Los jugadores lamentan la fatídica tanda de penaltis Los jugadores lamentan la fatídica tanda de penaltis Twitter

La cobarde Rusia jugó a los penaltis y Piqué colaboró ​​en ello con una mano absurda que supuso el empate al filo del descanso. Fallaron en la muerte súbita koke, Aspas ... y De Gea

España ; De Gea, Nacho (Carvajal 70 ') , Piqué, Sergio Ramos, Jordi Alba, Koke, Busquets, Isco, Asensio (Rodrigo 104'), Silva (Iniesta 67 ') y Diego Costa (Aspas 80')

Rusia ; Akinfeev, Ferandes, Kutepov, Ignashevich, Kudryasov, Zhirkov (Granat 46 '), Kuzyayev (Erokin 97'), Zomniv, Samedov (Cherysev 61 '), Dzyuba (smolof 65') y Golovin

Resultado ; 1-0 Propia puerta (12 '), 1-1 Dzuyba, de penalti (41')

Árbitro ; Kuipers (holandés). Mostró cartulinas amarillas en Piqué, Kutepov y Zobnin

Incidencias ; Partidos de octavos de final disputado en Moscú ante 78,000 espectadores

 

España ya está fuera del Mundial. Era de esperar. Con el paso del tiempo, la Roja se ha convertido en la selección que fue en antaño; una selección que se merece más pero a la que la suerte no le acompaña. Debió eliminar a Rusia, la anfitriona. Ésta no hizo nada. Llevó el partido a los penaltis y estaba claro que ahí la suerte no nos acompañaría. No obstante, España aburre. Mucho toque pero escasa profundidad. Así no se gana un Mundial.

El choque comenzó con España mandando e imponiendo su juego. Además de tocar, pisaba área enemiga y pronto obtuvo su recompensa. A los ocho minutos, una falta escorada fue rematada por Ignasevich en propia puerta en colaboración con Ramos. Uno a cero arriba. Todo de cara.

Pero España cometió un error gravísimo; no mató el partido. El tanto de los de Hierro sirvió para que Rusia abriese líneas en busca del empate. Era el momento de marcar el segundo y dejar la eliminatoria cerrada. Pero España se dedicó a tocar y tocar. Sin profundidad ni motivación. 

Rusia tenía muy poco que ofrecer. Era incapaz de enlazar dos pases seguidos y la Roja se pensaba que el trabajo ya estaba hecho. Error. La anfitriona contaba con el balón parado. Era la única manera de hacer daño a los nuestros y cada saque de esquina o falta era celebrada por la grada como un gol. Llegó el minuto 41.

Córner lanzado por los rusos y mano más que absurda de Piqué. Uno a uno y descanso. Vuelta a empezar. Pero nada iba a ser lo mismo.

El segundo tiempo fue un monólogo de los nuestros, pero casi sin peligro. Tocó hasta aburrir, pero fue incapaz de herir a la cobarde anfitriona, que celebraba el paso de los minutos como una victoria. Sólo en los minutos finales la Roja se acercó con algo de peligro, pero fue incapaz de perforar la portería de Akinfeev. El choque, a la prórroga.

 

Las mejores ocasiones de España y los malditos penaltis

 

España salió en el tiempo extra decidido a marcar y no llegar a la temida tanda de penaltis. Fueron los mejores minutos de los nuestros, con un incansable Isco (el único que intentó el uno contra uno). Llegaron las oportunidades. Una en especial cuando el tiempo agonizaba. Buena jugada de Rodrigo que se planta ante el meta ruso, algo escorado. Su disparo es bueno pero lo rechaza el guardameta y con todo a favor llega Carvajal y estrella su disparo en la muralla rusa. Que lástima. Ahí estuvo la victoria. 

Se acabó ... llegó la lotería ...

No sé por qué, pero todos intuían que esta vez la suerte no nos iba a acompañar. Empezó bien el drama, ya que Iniesta no falló. Tampoco los rusos, aunque rozó el esférico con los guantes De Gea. No perdonó Piqué en el segundo turno y tampoco la anfitriona. Llega el turno de Koke.

En la cara del jugador colchonero se vio el miedo reflejado y el lanzamiento fue lamentable. Falla España. Turno para los rusos. Lanza fatal Golovin pero De Gea es incapaz de detener el penalti. Se mete el balón entre las manos y el cuerpo. Así es imposible. Todo cuesta arriba.

Turno de Ramos que no falla, pero cada vez hay menos opciones. Tampoco le tiembla el pulso a Cherysev. Tres a cuatro y turno de Aspas. Por desgracia, no hay emoción en el quinto y decisivo. El jugador del Celta también se topa con Akinfeev. Se acabó. España para casa.

Mal Mundial de los nuestros, que comenzó su andadura con la vergonzosa salida de Lopetegui antes del debut de la selección. Así no se va a ningún lado. Y tampoco con el tiki-taka. España ya no tiene jugadores para ese estilo. Aburre. No juega al fútbol, marea el balón.

 

Información adicional

  • Antetítulo: Triunfa el anti-fútbol de la anfitriona
Redacción Deportes La Tribuna de España

Redacción de Deportes de La Tribuna de Cartagena.

Comenta esta noticia