Martes, 18 Diciembre 2018

Hockey hielo, un maravilloso y olvidado deporte

PUBLICADO EL Sábado, 17 Noviembre 2018 12:46 Escrito por Miguel Angel Ruiz Piñeiro. Asociación Nacional de Hockey Hielo
Hockey Hielo en España Hockey Hielo en España

Para los que no conocen el hockey hielo les animo a que intenten asistir a algún partido de categoría senior, ya sea categoría femenina o masculina. Seguro que salen fascinados. Es un deporte que engancha, tanto a quien lo practica como a quien lo ve desde la grada.

 

La cuestión es entonces, ¿porque solo hay 5 equipos en liga senior masculina? Esta pregunta es aún más desconcertante si nos dan el dato que en la temporada 13/14 había 11 equipos repartidos en dos divisiones.

Veamos aspectos que son retahíla comunes en el mundillo del hockey, para tratar de entender el escenario al que nos enfrentamos.

“Requiere una instalación cara y costosa de mantener”. No es cierto. La instalación no es más cara ni más costosa de mantener que una piscina cubierta. Actualmente en Europa y América se están construyendo pistas muy eficientes en su consumo y con coste de construcción muy razonable. Si pretendemos una pista de dimensiones máximas (30x60), con muchos vestuarios y un graderío para 1.000 personas, bajo un pabellón espectacular, etc, claramente el precio se dispara. Pero si optamos por una pista de dimensiones suficientes para la competición nacional (26x56), con pocos vestuarios, gradas para 200 personas y bajo una carpa tipo igloo, el precio baja considerablemente y el retorno de la inversión se acelera. En este punto, hay que destacar que una pista de hielo, además de generar ingresos por las cuotas de los deportistas, tiene una gran fuente de ingresos en el ocio, a diferencia de otro tipo de instalaciones deportivas. Hay muchas ciudades que no disponen de una pista de hielo, lo que garantiza la viabilidad de esta inversión. Por lo tanto, podríamos concluir que una pista de hielo bien gestionada, con una explotación deportiva adecuada y una gestión de marketing que atraiga patinadores en las sesiones públicas, posibilita unos ingresos que hacen viable y rentable la inversión.

“Hay pocas pistas de hielo en España”. Cierto, pero hay matices al respecto. En España hay 14 pistas de hielo con dimensiones suficientes para la práctica del hockey, pero solamente 5 clubs se han desarrollado suficientemente para poder mantener un equipo senior. Pero lo peor llega cuando vemos que hay pistas en las que no se juega al hockey, ni siquiera como escuela para niños. ¿Porque es tan difícil para un club prosperar y poder completar todas las categorías en competición? ¿Porque no puede haber 14 clubs de hockey con todas las categorías?

“El hockey es un deporte violento”. Falso. El hockey hielo es un deporte duro, exigente y muy intenso. Obviamente hay roces entre los jugadores, es un deporte de contacto, pero los partidos siempre acaban con un saludo entre ambos equipos. Las imágenes de peleas interminables que nos llegan de la liga americana hacen mucho daño a la imagen y son un freno para muchos padres. Pero hay que decir que en Europa no se permiten las peleas y son cortadas de inmediato por los árbitros. Es labor de la Federación y de los clubs divulgar los valores del hockey, así como las ventajas que aporta a la formación de los niños y jóvenes. En Francia el rugby ha desbancado al futbol, precisamente haciendo hincapié en esos valores formativos que los padres aprecian en el desarrollo de sus hijos.

 

Resultado de imagen de Hockey Hielo en españa

Selección nacional

 

“La equipación es muy cara”. Cierto, pero particularmente a partir de cierta edad. Cuando se llega a las categorías donde comienzan a permitirse las “cargas”, es decir, donde el hockey empieza a ser de verdad de contacto, conviene disponer de protecciones, al menos, de nivel medio. Pero también hay mucho despilfarro por parte de los “papas de futuras estrellas”, que compran equipaciones de primer nivel para niños o niñas que juegan en categorías inferiores, donde valen perfectamente las equipaciones básicas. Es una labor de los clubs fomentar la lógica en estos temas, asesorando e influyendo en los padres para que este tema no suponga una barrera de entrada.

“Competir es muy caro para los jugadores”. Totalmente cierto. Entre las cuotas mensuales, la licencia federativa, derechos de competición y costes de los viajes, es fácil que un padre deba afrontar cerca de 2.000€ anuales, una barbaridad. Obviamente, este disparate podría bajar mucho si hubiera más equipos, pues se podrían jugar muchos partidos con viajes más cortos. También ayudaría si la licencia federativa o el derecho por competir que cobra la Federación fuese menos elevado. El hockey en España no es profesional, lo que significa que los jugadores no ganarán nada si llegan al equipo senior,  aunque es habitual que en esta categoría los jugadores no paguen cuotas ni viajes. Pero hasta llegar a categoría senior se deben afrontar muchas temporadas en categorías inferiores. Además es frecuente que los padres que quieren subir el nivel de juego de sus hijos les envíen, bien a campus de verano en el extranjero o incluso a escuelas en el extranjero que combinan los estudios con un alto nivel de formación en hockey.

“La liga senior femenina, actualmente, es más fuerte que la senior masculina”. En mi opinión no es así. Aunque la liga femenina ha crecido mucho y tiene 8 equipos, hay aspectos que favorecen que pueda haber más equipos que en masculino. Lo más importante es que en esa liga se juega sin “cargas” o contacto, lo que posibilita que puedan jugar chicas más jóvenes. En concreto las chicas nacidas en los años 2005, 2004 y 2003 pueden jugar en senior, mientras que en chicos solo pueden jugar en senior a partir del 2002. Si de las plantillas de femenino quitásemos a las jugadoras nacidas en esos años, tendríamos 2 equipos con solo 11 jugadoras y 1 equipo con 12. Teniendo en cuenta que el mínimo para comenzar un partido es disponer de 11 jugadoras (incluida la portera), hay tres equipos que tendrían inviable poder comprometerse a una liga. Aunque suene negativo, más bien quiero decir justo lo contrario, pues las chicas jóvenes crecerán, y acabarán completando plantillas generosas en número y calidad. Hay otro factor que favorece al desarrollo deportivo de las chicas, y es que pueden jugar en las ligas inferiores masculinas, o mejor dicho mixtas, lo que les proporciona la posibilidad de jugar más partidos que los chicos en las edades más importantes de su formación deportiva. Por estos motivos, la liga femenina tiene un prometedor futuro, tanto en número de jugadoras como en calidad. Es la liga femenina un rayo de esperanza en medio del resto de noticias desalentadoras.

“La mayoría de jugadores y jugadoras abandonan el deporte durante la adolescencia”. Cierto, los deportes de competición exigen un esfuerzo que pocos jóvenes están dispuestos a asumir, y más en una sociedad donde la oferta de ocio fuera del deporte es cada vez más atrayente y absorbente. Y precisamente por ello es necesario que se trabajen una serie de factores dentro de cada club. Uno de los más importantes es que el foco en las categorías inferiores debe ser la formación de los niños y niñas como deportistas, no el número de victorias o campeonatos conseguidos. Asimismo, es fundamental definir un plan de desarrollo individualizado, pues un joven deportista  no es solo pasión por el hockey, sino que en él influyen muchos aspectos, como estudios, adolescencia, problemas familiares, novias, novios, amigos, etc. Se debería evaluar a cada deportista de forma personalizada, marcándole objetivos alcanzables según sus posibilidades y tener paciencia. Otro aspecto crucial es gestionar los sentimientos y expectativas de los deportistas que nunca llegarán a la excelencia, tomando especial importancia lo que el club puede ofrecer a sus integrantes, por encima del aspecto simplemente deportivo. Cada deportista debe sentirse partícipe de los objetivos del club, de sus valores y de su tejido social, y ver posible una continuidad dentro del mismo.

“El hockey hielo español está en un momento dulce, porque el año pasado se ganaron todos los mundiales”. Falso. Conviene explicar que los mundiales de hockey se juegan por divisiones, por lo que las selecciones se enfrentan a equipos de similar nivel. La división superior cuenta con los equipos potentes del planeta y es una competición análoga a lo que conocemos como mundial en otros deportes. Pero en las divisiones inferiores son competiciones cortas entre seis equipos. El equipo que queda primero sube de división y el último desciende. Por ejemplo, la selección senior masculina ganó el mundial en una división en la participó como claro favorito, pues el año anterior había descendido. Pero esta temporada, las demás selecciones deben dar lo mejor de sí mismas para poder mantenerse en las nuevas divisiones alcanzadas. Así como en la categoría femenina parece haber una tendencia al alza, como hemos explicado más arriba, en masculino el futuro no parece nada esperanzador. No se puede mantener el nivel de unas selecciones con sólo un pequeño grupo de deportistas y jugando en una miniliga. Por mucho que los padres gasten dinero para formar a sus hijos fuera de España, la solución debería poder encontrarse dentro de nuestras fronteras. Es necesario aumentar el número de clubs, de deportistas que compitan en las categorías inferiores a nivel nacional y mejorar otras muchas cosas.

A la vista del presente panorama, la pregunta obvia es qué podríamos hacer para revertir la situación. Posibles soluciones hay muchas, están en boca de todos los amantes del hockey en España. Que si construir más pistas, abaratar los costes de competición, realizar una mayor divulgación de este deporte y tantas otras cosas, la mayoría de ellas ciertas y razonables.

Pero al final las cosas las hacen las personas, y es por ello que quizás haya un punto de partida sin el cual todo lo demás sean iniciativas estériles. Me refiero a que los clubs de hockey que hay actualmente en España deberían tomar consciencia de sí mismos, abrir la mente y llegar a acuerdos entre ellos. Son los clubs los que hacen posible el hockey, con su esfuerzo, con las personas voluntarias que trabajan de forma altruista y con sus malabarismos para cuadrar presupuestos irrisorios.

Cuando rompan las barreras que les mantienen enfrentados y subyugados a intereses ajenos, quizás entonces asistamos a un acuerdo global que busque el desarrollo de ligas donde todos los niveles tengan cabida, donde crezca el número de jugadores en cada club, donde un adolescente que juega al hockey vea una posible continuidad futura a su pasión, y donde finalmente los clubs sean los protagonistas de su futuro. Si estamos siempre recurriendo a las viejas fórmulas, si entramos en bucle en los clichés que otros nos inculcan y no somos capaces de salir de nuestra zona de confort, nunca conseguiremos cambiar nada. Alguien dijo “si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo”…  que obvio y qué difícil de llevar a cabo.

 

 

Comenta esta noticia





Apoya a

Tu donativo nos ayuda a seguir contándonte lo que otros callan.